sábado 16 de enero de 2021

Sup. Economía

Pymes: los beneficios de la nueva ley

El gobierno local deberá adherir mediante una normativa, así las firmas locales pagarán menos impuestos, accederán a créditos y acelerarán trámites, entre otros beneficios.

  • domingo, 30 de octubre de 2016

Alivio fiscal, fomento a inversiones, menos retenciones, más crédito, son algunas de las medidas reglamentadas por la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) en la nueva Ley Pyme 27.264.

Los cambios impositivos significarán un gran empuje para las 80.653 pequeñas y medianas empresas de Argentina, según datos de la Fundación Observatorio Pyme (FOP), de las cuales 20.269 son manufactureras, 25.156 comerciales y 35.228 de servicios.

Cabe destacar, que en el país las empresas de menor tamaño son el motor de trabajo. Se calcula que el 98% de las firmas en Argentina son Pymes, generando el 70% del empleo privado formal, por lo que son más de 4,2 millones de personas que se dignifican de trabajar en este segmento de compañías.

Sin embargo, en los últimos años éstas empresas sufrieron los avatares económicos. En base a estadísticas del Gobierno nacional entre 2012 y 2015 cerraron 8.500 Pymes y en la última década aumentó el peso de las grandes empresas frente a las pequeñas y medianas.

Es así, que en este período, la presión tributaria, falta de inversión y casi nulo acceso al crédito dejaron a gran parte del sector económico del país en una situación insostenible.

Por ello, es que la nueva Ley viene a alivianar gran parte de las problemáticas que pequeñas y medianas empresas vienen reclamando a los gobiernos.

Cabe destacar que para que las pequeñas y medianas empresas de Mendoza puedan gozar de los beneficios planteados en la nueva Ley es importante que el Gobierno provincial se adhiera, así como las demás provincias de Argentina.

En base a esto, Lorenzo Nieva, de la Dirección de Desarrollo Tecnológico y Empleo del Ejecutivo, afirmó que la Provincia se adherirá, aunque ahora están trabajando y realizando un análisis profundo con la Dirección jurídica, para establecer que esta nueva reglamentación “no tenga un costo fiscal para la provincia.

Por lo tanto, vamos a adherir, pero antes debemos rever algunos puntos”.

Para acceder a estos beneficios, la Pyme tiene que estar categorizada como tal en la página de AFIP y deberán estar registradas online en la página del ente: www.afip.gob. ar/pymes.

Con el objetivo de que más empresas se beneficien con dicha ley, este año el Gobierno nacional actualizó los criterios para definir las categorías de micro, pequeñas y medianas empresas (Mipymes).

De este modo, es que la Secretaría de Emprendedores y de la Pequeña y Mediana Empresa determinó que serán consideradas en la categoría las compañías que parten de montos de ventas anuales de $ 2 millones para las del sector Agropecuario; $ 7,5 millones en Industria y Minería; $ 9 millones en Comercio; $ 2,5 millones en Servicios; y $ 3,5 millones en Construcción.

Mientras que la nueva categorización establece máximos de ventas anuales de $ 160 millones en el Sector Agropecuario; $ 540 millones en Industria y Minería; $ 650 millones en Comercio; $ 180 millones en Servicios y $ 270 millones en Construcción.

Principales beneficios de la ley

Entre muchos de los beneficios que plantea la nueva reglamentación, algunos de los puntos más importantes se desprenden del alivio fiscal, como es el caso de la eliminación del Impuesto a la Ganancia Mínima Presunta. Son 1.300 millones de pesos que se transferirán del Estado a las Pymes.

Además, habrá compensación del impuesto a Créditos y Débitos Bancarios como pago a cuenta de Ganancias. Para micro y pequeñas empresas hasta el 100%, y 50% para medianas (Resolución General AFIP 3.946).

Otro punto en este marco regulatorio, es el diferimiento de la liquidación del IVA de 30 a 90 días de facturado para micro y pequeñas empresas. Esto implica 5.000 millones de pesos adicionales para el financiamiento de corto plazo para las pymes.

Esto se debe a que muchas de las firmas reciben el pago a 90 días de facturar. Por ello, el Estado acompaña estos plazos, con el objetivo de aliviar la caja de las empresas.

Es decir que el IVA de junio se pagará en setiembre, el de julio en octubre, y así sucesivamente. Para las medianas tramo 1 se acumulan tres meses para realizar el pago, es decir el IVA de junio, julio y agosto se paga en setiembre, y así sucesivamente.

Cuando existan saldos acreedores y deudores de impuestos que no puedan ser compensados según normativa vigente, el contribuyente podrá solicitar su devolución por la vía de un bono fiscal, según mecanismo a definir por la AFIP.

Además, ante las trabas burocráticas y las dificultades que resultan para muchas de las empresas realizar trámites, es que la nueva Ley establece un esquema simplificado de determinación y liquidación de impuestos para las Pymes, así como atender en una ventanilla única que le facilite la operatoria impositiva.

No element of type reference found.

Fomento a inversiones

Con el objetivo puesto en que las empresas puedan ahorrar y que esos montos luego los trasladen a inversión, es que la nueva Ley Pyme trajo algunos beneficios para este fin.

Entre ellos, se destaca la desgravación del impuesto a las Ganancias, hasta el 10% de las inversiones realizadas.

Además, podrán obtener un bono fiscal por el IVA de las inversiones realizadas no recuperado. Este beneficio se incrementará entre un 5% y un 15% para pymes de economías regionales.

Apoyo estatal

Se crea un consejo pyme que analizará las cadenas de valor, el comercio exterior y el otorgamiento de créditos productivos a pymes, monitoreará la situación de las pymes regionales y propondrá medidas adicionales.

Se instala el Repro por ley y se suben los topes para el caso de las pequeñas y medianas empresas en un 50%, lo que significa que podrá recibir por medio de un trámite simplificado, rápidamente, hasta $ 9.060 ( 1,5 salarios mínimos) por trabajador en riesgo.

Menos retenciones

La presión impositiva y retenciones por parte de todos los eslabones gubernamentales, municipio, provincia y nación, ha sido uno de los grandes reclamos.

Atentos a ello, es que la 27.264 elevó los umbrales de retención de IVA, en 135%, y de percepción de Ganancias, en 400 por ciento. Mientras que para las microempresas se otorgan certificados de no retención de IVA automático.

Crédito y mejoras para exportadores

Muchas de las pequeñas y medianas empresas de Argentina se vieron en la encrucijada de cerrar o achicar costos, ya que el acceso a crédito, principalmente para capital de trabajo, ha sido casi imposible para las firmas, teniendo en cuenta que la banca privada establece tasas que hacen nulo el acceso a ellos.

En base a estos reclamos, renovaron la Línea de Crédito de Inversión Productiva, ampliando del 14% al 15,5% el cupo prestable de la banca comercial destinado a las pymes. Esto supone 63.000 millones de pesos adicionales en el segundo semestre del 2016, con una tasa del 22%.

Ampliaron el porcentaje asignado al descuento de cheques en la Línea de Crédito de Inversión productiva para que más pymes puedan acceder a financiamiento de corto plazo. También lanzaron la línea Primer Crédito Pyme, a través del Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE) del Ministerio de Producción.

Con esta línea, las pymes que en los últimos dos años no pudieron acceder a financiamiento bancario podrán hacerlo a tasas preferenciales del 16% y con un plazo de hasta 7 años, para montos de entre $ 500 mil y $ 5 millones.

Y habrá más bonificaciones de tasa y acceso a financiamiento para capital de trabajo, inversiones y eficiencia energética a través de los Programas del Ministerio de Producción. Con tasas que van del 9% al 18%, plazos hasta 7 años y montos hasta 10 millones.

En cuanto a los exportadores, se extiende de 180 a 365 días el plazo para el ingreso de divisas.