domingo 7 de marzo de 2021

Sociedad

Pablo Telias: “El horóscopo desvirtúa la astrología, no hay tantos cambios todos los días”

De visita en Mendoza, dice que el estudio de los astros sirve para el conocimiento y crecimiento personal. Y que tiene mala prensa por estos dudosos pronósticos.

  • sábado, 24 de junio de 2017

Conocer el futuro para responder preguntas determinantes como cuándo nos vamos a enamorar, cuántos hijos vamos a tener o cómo se desarrollará nuestra vida es una ilusión con la que muchos acuden a la astrología. Sin embargo, el estudio de la posición y movimiento de los astros se resignifica hoy como una búsqueda de conocimiento que intenta colaborar con el crecimiento de las personas. 

Así la define el astrólogo y filósofo Pablo Telias, reconocido por haber participado en varios ciclos televisivos nacionales y por asesorar a los creadores de la miniserie "Signos" (de HBO) y a su protagonista, Julio Chávez.

El experto, que ha dictado cursos en distintas partes del mundo, llegó a Mendoza para brindar dos talleres hoy. Creador de la página de internet Astrohumor.com, reconoce que la astrología goza de cierta mala prensa generada, entre otras cosas, por el horóscopo diario a los que ciertas personas (millones en realidad) acuden como si fuese el pronóstico meteorológico.

-¿Considera a la astrología como una ciencia?

-Más que como una ciencia, la astrología hoy se vive más como una búsqueda de conocimiento y lo que intenta es colaborar con el crecimiento de las personas. No pasa los métodos científicos porque la astrología no es tan cerrada para que los resultados sean siempre los mismos: con tal posición pueden determinarse diferentes eventos.

-¿Qué viene a representar una carta natal?

-La carta natal sería como un mapa que nos da pautas de cualidades con las que contamos, ciertas dificultades en ciertos caminos que podemos tener, qué rutas son las más facilitadas para alcanzar algunos propósitos y objetivos. Pasa a ser algo que colabora con el proceso de crecimiento, de comprensión de situaciones. Es reconsiderar a la persona con las características esenciales que tiene.

-Y ¿qué es lo que define esas características esenciales?

-Lo que nos define es cómo estaba el cielo el día que uno nació, que estarían todos los planetas conocidos en ciertos signos y en ciertas áreas de vida, eso va particularizando a cada uno. No todos los taurinos son iguales, son tantas estas variables que hace que haya mucha riqueza en la variedad de personas de Tauro, por ejemplo. Después está lo que llaman los tránsitos y la revolución solar, que marcan momentos oportunos para que se despliegue algo, que uno revise o que desarrolle algo.

-¿De allí parten las predicciones?

-Claro, pero más que adivinar sería aprovechar las oportunidades que propone la propia dinámica de la carta para hacer movimientos, cambios, crecimientos o síntesis.

"Lo que genera mala prensa es que a veces el astrólogo se pone en lugar de saber el futuro de la persona y se juega mucho con el miedo, la expectativa y los deseos del otro".

-¿De esta pretensión de conocer el futuro nace la mala prensa de la astrología?

-Lo que genera mala prensa es que a veces el astrólogo se pone en lugar de saber el futuro de la persona y se juega mucho con el miedo, la expectativa y los deseos del otro. Se puede saber una tendencia, por ejemplo, si está tal planeta en tal lugar o si el área de pareja es relevante, pero lo que puede pasar en el área no lo sabemos.

-¿Qué otro prejuicio rodea a la astrología?

-Se usó mucho y se sigue usando con el horóscopo diario, lo que es algo que la desvirtúa porque no hay tantos cambios para todos los signos todos los días. El horóscopo es más como mirar un pronóstico meteorológico, nos saca de la incertidumbre. Justamente por eso funciona, en cuanto a que hay lectores que quieren tener una referencia, pero en realidad astrológicamente no tiene una base muy fuerte.

-¿Entonces, cuál es el rol del astrólogo?

-Sería como una especie de consejero o guía para acompañar procesos o para despertar cualidades que estaban latentes. Lo que le falta a la astrología es darle al otro herramientas para que haga el proceso, pero sí puede sugerir dónde buscar o acompañar.

-¿Hay un auge de la astrología?

-Hay muchas personas interesadas, algunas para estudiarlo y otros para consultar. Yo creo que ha variado la búsqueda de la astrología para saber cosas muy puntuales y ha pasado a acompañar movimientos de búsqueda como la bioenergética, las constelaciones familiares, la biodescodificación. Muchas personas que acuden a esos movimientos emplean la carta como una herramienta más. De hecho, muchos psicólogos están aprendiendo astrología porque potencian su asistencia al otro con un elemento más que no tenían, eso también es bastante notable.

-¿Por qué elegiste el humor para difundir tus conocimientos?

-El humor fue fluyendo a partir de dar las clases, yo lo usé como un recurso pedagógico y empecé a detectar que a la gente le quedaba más aquello que había dicho en el nivel teórico graficándolo a nivel humorístico;  la comprensión más fuerte la hacían cuando se remataba con algún chiste que exageraba algunas de las características. A partir de ahí se empezó a generar esta idea de ‘astro humor’, que tiene un lado divertido de algunas cosas de las que uno solo puede reírse y otras que uno puede comprender un poco más a través de la exageración o la ironía.

Perfil

Pablo Telias es piloto comercial de avión, operador de bolsa, teólogo, filósofo, editor de videos y astrólogo. En esta última disciplina asesoró a la productora Polka y a sus guionistas para la miniserie “Signos” (2015).

Ha dictado cursos de Astrología en varias ciudades del mundo. En www.astrohumor.com difunde conocimientos astrológicos a través del humor. Además, en 2010 completó sus estudios de Teología y Filosofía en la UCA.

En Mendoza. Hoy dictará dos talleres, a las 9 y a las 15, en el Hotel Internacional Mendoza (Sarmiento 720, Ciudad).