Sociedad Jueves, 26 de noviembre de 2015 | Edición impresa

Muy pocos eligen estudiar Matemática

Aunque la demanda de profesores es muy alta, la matrícula de alumnos en los institutos terciarios y universidades es escasa. Algunos incluso están pensando en cerrar la carrera. Por esta razón faltan docentes y muchas horas se cubren con ingenieros y cont

Por Sandra Conte - sconte@losandes.com.ar

Aunque es una de las materias básicas de la enseñanza, la matrícula del Profesorado en Matemática en los institutos y universidades donde se cursa la carrera es muy reducida, al punto que en algunos sitios están pensando en cerrarla. Debido a que hay pocos profesores de esta asignatura, es común que contadores o ingenieros estén al frente de la clase, tanto en las aulas de secundarios como terciarios y universidades. 

En Mendoza se puede cursar el profesorado como un terciario, de cuatro años de duración, que habilita para dar clases en el nivel secundario. Y también se puede estudiar el de grado universitario, que se extiende por el mismo número de años y posibilita tomar horas en todos los niveles: secundario, terciario y superior. Algunos institutos terciarios tienen además convenios con universidades para que quienes completaron el primero puedan acceder luego a la licenciatura. 

Laura Horta, decana de la Facultad de Educación de la Universidad Juan Agustín Maza, plantea con preocupación que en el profesorado, que se reabrió en 2013, sólo hay seis estudiantes y hasta ahora no hay inscriptos para empezar a estudiar el año que viene. La docente, ella misma profesora universitaria de Matemática, relató que decidieron volver a dictar la carrera, luego de que estuviera cerrada por casi 20 años, para revalorizar la enseñanza de esta materia; al punto que la cuota mensual es considerablemente menor que la de otros estudios. 

Horta detalló que a diferencia del terciario, quienes tienen título universitario pueden abocarse a la investigación y también realizar estudios de posgrado: especialización, maestría y doctorado. Además, están habilitados para dar clases en carreras como Ingeniería, mientras ahora están como profesores ingenieros, quienes no se han capacitado en Didáctica. La profesora y magister indicó que como Matemática es una ciencia básica, todos los colegas que conoce tienen trabajo e incluso más ofrecimientos de horas de las que pueden tomar. 

La UNCuyo también brinda un título de grado, aunque se trata de un profesorado universitario, y una licenciatura en Ciencias Básicas con Orientación Matemática. Florencia Tabarelli, secretaria académica de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales, explica que las dos carreras tienen un perfil diferente, ya que una apunta a la docencia y la otra a la investigación y producción científica. 

Tabarelli detalló que los cuatro profesorados y licenciaturas que se cursan en la facultad comparten un ciclo básico de dos años, pero que del total de 200 inscriptos para primer año apenas 25 o 30 se inclinan por Matemática. La mitad de la matrícula está interesada en Biología; Química ocupa el segundo lugar de interés, y Física y Matemática son las que menos alumnos atraen. 

Sobre los motivos de esta tendencia, que se observa en todo el país, Florencia Tabarelli estimó que uno de ellos puede ser que la junta calificadora de secundaria da el mismo puntaje a los egresados de institutos terciarios que a los universitarios, mientras el nivel de exigencia es más alto para los segundos. Y coincidió en que, como hay mucha demanda de docentes de esta materia, las horas se terminan de cubrir con otros profesionales que han tenido formación en Ciencias Exactas. 

En los terciarios

Víctor Manuel, rector del Instituto San Pedro Nolasco, comentó que hace dos años cerraron los profesorados en Física y Química y ahora están por egresar los últimos alumnos. En tanto, el de Matemática apenas tiene 10 inscriptos para 2016, aunque han logrado mantenerlo ya que se empieza a cursar junto con Biología. Como contraparte, señaló que hay muchos interesados en el profesorado en Nivel Inicial, que tiene la misma duración, de cuatro años. 

El directivo señaló que una de las razones por las que los jóvenes cada vez eligen menos Matemática es la escasa formación en ciencias “duras” en la secundaria, por lo que la elección sólo depende de que tengan una fuerte vocación docente. El instituto tiene un convenio con la Universidad del Aconcagua, para que los egresados puedan convertirse en licenciados, tanto en Matemática como en Gestión Educativa.

El panorama es diferente en el Instituto de Educación Superior de Formación Docente y Técnica Nº 9-002 “Tomás Godoy Cruz”, donde el profesorado de Matemática se empezó a dictar en 2001. Desde entonces, esta carrera de nivel terciario ha mantenido un número estable de ingresantes a primer año, que oscila entre los 90 y 100 alumnos (en dos divisiones); en gran medida, porque se trata de una formación específica y gratuita. Sin embargo, Silvina Fondere, la directora, comentó que son muchos más los que se inscriben para ser docentes de Nivel Inicial o Educación Primaria.

Lejos de la abstracción, tiene múltiples aplicaciones

Florencia Tabarelli, secretaria académica de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UNCuyo, indicó que en general estas carreras no tienen matrículas masivas. En cuanto a la Matemática específicamente, planteó que se piensa que es una ciencia totalmente abstracta y escindida de la realidad, cuando ocurre todo lo contrario: contribuye de un modo significativo a las aplicaciones tecnológicas. Esto tiene una particular importancia en un mundo informatizado. 

Así, detalló que muchos criterios de búsqueda de los buscadores de internet están diseñados por matemáticos. Lo mismo ocurre, añadió, con las correcciones de los GPS o sistemas de posicionamiento global. Y los modelos estadísticos requieren de diversos cálculos, campo en el que los especialistas en Matemática pueden realizar su aporte.