Sociedad Jueves, 18 de febrero de 2016

Murió el “Rey de la Cafetera” y cumplieron su deseo: sus restos descansan en ese artefacto

Renato Bialetti fue el inventor de la famosa "espresso Moka". Su última voluntad fue que sus cenizas quedaran en una de sus máquinas.

Por Redacción LA

Renato Bialetti murió la semana pasada en Ascona, comuna de Suiza, y había pedido que sus cenizas terminaran en el modelo más grande de sus cafeteras "Moka". El empresario inventó, publicitó y vendió él mismo alrededor del mundo sus famosas máquinas.

Sus hijos aparecieron con la cafetera en la iglesia de Casale Corte Cerro, pueblo natal de Bialetti, ubicado en la región de Piedemonte, al norte de Italia.

La extraña imagen de una cafetera reemplazando a la típico féretro no sorprendió a quienes asistieron al funeral, ya que conocían la voluntad de Bialetti de ser bendecido por el cura en una cafetera.

La Moka fue inventada por Bialetti junto a Luigi De Ponti en 1933 y vendió mas de 300 millones de ejemplares en todo el mundo, convirtiéndose en un símbolo del país. En la máquina figuraba la caricatura de un hombre con un bigote, un símbolo que terminó siendo una gran idea de marketing en los años 50.

En Italia la Moka sigue siendo un clásico insustituible para las familias a pesar de las innovaciones que han surgido en el mundo de las cafeteras espresso.

Bialetti vendió la empresa en 1986. Hoy la marca fabrica sus productos en Rumania.