Sociedad Viernes, 26 de septiembre de 2014 | Edición impresa

Mendoza se puede recorrer por Google

Desde ayer a la tarde, el Street View incluye a varias ciudades argentinas.

Por Leonardo Oliva - loliva@losandes.com.ar

Lo primero que despierta Google Street View es la curiosidad por lo más cercano. “A ver cómo se ve mi casa”, es la primera reacción de cualquier usuario del servicio que permite recorrer las calles de miles de ciudades de todo el mundo desde la pantalla de una computadora.

O de la de un celular, una tablet y hasta un televisor inteligente con conexión a internet. Desde ayer, esa curiosidad la pueden satisfacer todos los mendocinos, ya que Google liberó las cientos de fotos que tomó en la provincia en el último año.


Así, por primera vez las calles de Mendoza (y de casi todas las ciudades del país) están disponibles para ser recorridas con esta herramienta tan útil como polémica allí donde ha llegado.


En pocas palabras, Street View permite una vista en 360 grados de cualquier espacio público de una ciudad a través de fotografías unidas por un complejo sistema informático desarrollado por Google.

Accediendo desde el navegador de la computadora conectada a internet (o de cualquier otro dispositivo móvil), el usuario puede buscar la ciudad que desea recorrer en forma virtual (porque está por viajar allí o porque no tiene otra forma de conocerla por ahora) y empezar el tour por sus calles, parques y otros espacios públicos (no hay fotografías de interiores).

Es gratis y arrastrando el ratón uno puede sentirse como si estuviera allí, caminando en tres dimensiones. Por supuesto, no se interactúa con nadie (las personas que se ven son parte de la fotografía y tienen la cara borrada), por lo que la sensación es la de estar viajando en el espacio y como si el tiempo se hubiera detenido por unos instantes.


Las callecitas mendocinas tienen ese no sé qué...
Esquina de Chile y Espejo: si giramos a la izquierda están el teatro de Independencia y el hotel Hyatt; a la derecha vemos un café; atrás está la plaza Independencia; y adelante podemos caminar por Espejo viendo cada una de las fachadas, los árboles, las acequias y hasta la basura que alguien dejó tirada allí cuando Google hizo las fotos.

La escena es una de las tantas que Street View muestra de Mendoza: también se puede recorrer todo el centro de la ciudad, el Parque San Martín, el barrio Bancario de Godoy Cruz o la plaza central de San Rafael, entre decenas de sitios mendocinos.

No todo estará disponible hoy, anunciaron a Los Andes desde Google, sino que las fotos se irán a publicando en los próximos días hasta completar el catálogo de imágenes que se tomaron en el último año.


El servicio es bien útil para el sector turístico, pero también sirve para que comercios se muestren gratis ante el mundo o hasta para evaluar la compra de un inmueble según el contexto en el que está situado, entre otras utilidades.


“Todo el procesamiento de imágenes es bastante largo y complejo, sobre todo por el volumen e imágenes recopiladas”, admitió Maite Iturria, gerente de Google Street View para América Latina, quien detalló a Los Andes el mecanismo de relojería que se pone en funcionamiento para ensamblar las fotos y reconstruir en forma virtual una escena de una ciudad como Mendoza.


“Las fotos se toman con una cámara instalada en el techo de los autos, una especie de pelota de fútbol que tiene 15 lentes que apuntan en diferentes direcciones”, comenzó a explicar la ejecutiva de Google.

“A medida que el auto avanza, cada 5 metros hace un disparo y saca una fotografía con los 15 lentes. Con esas imágenes Google reconstruye la escena con información extra que recolectan unos lasers que lleva el auto, que permiten entender a qué distancia están los objetos, como la fachada de los edificios con respecto a los árboles o autos. Así se calibra la profundidad de esa imagen”, agregó.

A estos datos hay que agregar la información que recolectan dos antenas de GPS que lleva el auto: cuando la cámara hace un disparo, los GPS capturan la posición exacta del sitio fotografiado, que después se embebe en Google Maps, el servicio madre de Street View que permite ubicar exactamente cada ‘panorama’ en el mapa.


Seguirán tomando imágenes
En Google, admitieron que Street View era un producto bastante esperado en nuestro país, aunque no explicaron a qué se debió la demora: Argentina es el sexto país de Latinoamérica que cuenta con este servicio (ya lo tenían México, Brasil, Chile, Perú y Colombia).


Será por eso que cuando los autos de Google comenzaron a recorrer las calles de Buenos Aires y las provincias generaron un suceso particular. “Fue una experiencia muy linda, la recepción fue fantástica.

Las fotos se subían a las redes sociales, salían en los medios. Había ansiedad por ver las calles de las ciudades en Google”, dijo Iturria, quien adelantó que la toma de imágenes no es definitiva y que las fotos se van a ir actualizando a medida que pase el tiempo.

Para ello, además de los autos lanzarán a las calles el primer grupo de personas que llevan cámaras montadas en mochilas, con la misma tecnología que los autos, pero que permiten entrar a lugares donde no pueden aquellos: parques, estadios, plazas, etc. En otros lugares del mundo Google también ha usado bicicletas para tomar las imágenes y hasta motos de nieve. 


Todo vale para llegar a los sitios más inaccesibles con el mayor realismo. “El objetivo nuestro es construir el mapa perfecto”, cerró Iturria.

¿Invasión a la privacidad?

Google Street View ha generado polémica allí donde ha desembarcado. La mayor parte de las veces producto del temor de algunos por una supuesta invasión a su privacidad.

Google se defiende y dice que nunca muestra rostros ni patentes de autos y que, si a alguien le molesta una foto, puede reportarla para que sea retirada. Lo que no dice es que el proceso para ello es largo y, poquísimas veces, la imagen es borrada.


“Para nosotros la privacidad de los usuarios es una preocupación siempre. Con Street View, durante el procesamiento de las imágenes, usamos dos pilares para proteger la privacidad de quien pase caminando o autos circulando: difuminar rostros y patentes -dijo Maite Iturria-.

Además, una vez que las imágenes están disponibles, cualquier usuario que no se sienta a gusto con las imágenes publicadas puede reportar esa imagen, completa las razones por las cuales considera que es inadecuada, Google analiza el caso y, si corresponde, en menos de 48 horas elimina la imagen”, indicó.


Según aseguró, en Argentina durante la toma de fotos con los autos solo tuvieron un reclamo en La Plata, que no llegó a mayores. Y contó que igual se adaptan a las leyes de cada país: por ejemplo, en Japón tuvieron que bajar la altura de las cámaras porque los departamentos allí son más bajos y podían entrar en las imágenes el interior de los hogares.