miércoles 5 de agosto de 2020

El bono Aconcagua de Mendoza marca el antecedente de un juicio ganado a los buitres
Economía

El bono Aconcagua de Mendoza marca el antecedente de un juicio ganado a los buitres

Cuando la provincia reestructuró deuda y creó el nuevo "bono Mendoza", le ganó en los tribunales neoyorquinos al fondo Greylock Global.

El bono Aconcagua de Mendoza marca el antecedente de un juicio ganado a los buitres

Cuando Mendoza decidió en 2004 reestructurar el bono de 250 millones de dólares denominado Aconcagua, que había sido emitido con legislación de Nueva York, fue una operación que logró ganar en un planteo judicial al fondo Greylock Global.


El Aconcagua fue emitido en 1997 por el gobierno del justicialista Arturo Lafalla con vencimiento en 2007 con una tasa del 10 por ciento anual.
Este título se canjeó por el nuevo Bono Mendoza, con condiciones más flexibles de cumplimiento, es decir, pago de capital e intereses en 14 años a una tasa anual del 5,5 por ciento.

La provincia tuvo problemas para lanzar el canje ya que el fondo Greylock Global, que tenía apenas 2,5 millones de dólares trataba de impedir la reestructuración.


El juez de Nueva York, Harold Baer, le dio la razón a la provincia y la operación se lanzó.

El canje obtuvo un 64,4 por ciento de adhesión y entonces la provincia apeló a la Cláusula de Salida Consentida para modificar el artículo del contrato del Aconcagua en el que Mendoza renunciaba a su inmunidad soberana como Estado.

La provincia recuperó su inmunidad soberana y a partir de ese momento y los bonos en manos de los holdouts se tornaron inservibles ya que no se podían usar para trabar ningún tipo de embargo.


Como con esos títulos no se podía embargar ni activos ni pagos de Mendoza, los holdouts no tuvieron otra opción que ingresar al canje, de modo que se cerró la operación.

Uno de los reclamos que hizo Greylock Global al juez fue que Mendoza necesitaba del 100 por ciento de adhesión para activar la cláusula de salida consentida, pero el magistrado dio lugar a la posición argentina de que se requería de una mayoría simple.

Fallo definitivo

Fue en enero de 2006 cuando la Corte Federal de Nueva York rechazó en forma definitiva la apelación del fondo buitre Greylock Global. A partir de ese moento, a lso bonistas que rechazaron la reestructuración no les quedó otra que aceptar la renegoaciación y pasar del  Bono Aconcagua al bono Mendoza 18.

En su momento, la gestión de Julio Cobos contó con el apoyo de la Nación, como Néstor Kirchner como presidente, en épocas donde el gobeorbno radical de Mendoza tenía buena relación con el kirchnerismo.

Hoy, la situación que atraviesa Argentina ante los holdouts encabezados por NML international, es a la inversa. Ante el fallo del juez Thomas Griesa en contra del país, quien apeló es el Gobierno nacional, que finalmente recibió el no definitivo de la Corte de Apelaciones y fue cuando Griesa ordenó el pago a los buitres.