Sociedad Jueves, 30 de octubre de 2014

Los ríos están otra vez pobres de agua y Mendoza entra en su quinto año en emergencia hídrica

Transportarán un volumen de agua que no superará la media histórica debido a las pocas nevadas. Apelan al cuidado del recurso hídrico.

Por Redacción LA

Nuevamente los ríos de Mendoza transportarán un volumen de agua que no superará la media históric,  debido a las escasas nevadas caídas hasta setiembre de este año.

Así, el pronóstico de escurrimientos para la temporada 2014-2015 repetirá las condiciones de los últimos cuatro periodos y la provincia se sumergirá en su quinto año consecutivo de emergencia hídrica por la crisis de los ríos Mendoza, Tunuyán, Diamante y Malargue. En tanto que el río Atuel ingresará en su sexto año en rojo. 

Así lo dio a conocer hoy el Departamento General de Irrigación (DGI), que además mostró su preocupación por seguir profundizando las medidas que se vienen aplicando para evitar la escasez de agua en todos los oasis y asegurar todos los usos que tiene este recurso hídrico para la población.

Lo preocupante es que al evaluar la cantidad de nieve caída y calcular el pronóstico de escurrimiento hídrico, el año hidrológico en los ríos variará entre la consideración de “seco” y “pobre”.

Se considera “seco” a los valores de derrame por debajo del 65% del valor promedio histórico. En cambio es “pobre” cuando el derrame esté entre el 65% y 85%, por debajo de la media histórica.

“Esto quiere decir que los ríos de Mendoza transportarán un volumen de agua inferior a la media histórica. Es necesario que de una vez aprendamos a cuidar el agua. Más allá de las obras que se puedan hacer, acá lo importante es que tengamos en cuenta que vivimos en un lugar donde el agua no se puede derrochar. Un derroche en el uso poblacional e industrial, implica una menor disponibilidad para otros usos, como el agrícola”, dijo el titular de Irrigación, José Luis Álvarez.

En las investigaciones se trabaja de manera coordinada con el INTA, UTN (Universidad Tecnológica Nacional), INTI (Instituto Nacional de Tecnología Industrial), UNCuyo y Fuerzas Armadas, entre otras.

Mendoza en el contexto global

La emergencia hídrica es una alerta a nivel mundial y Mendoza no es ajena. En este contexto diferentes países han tomado medidas extremas para preservar el recurso hídrico.

En España recomendaron cubrir los embalses con un manto de polímero para evitar la evaporación.

En Brasil el gobierno del estado de San Pablo gastó más de US$ 3,5 millones en lluvia artificial. El sistema prevé vuelos de aviones que siembran sustancias especiales sobre los núcleos de condensación (nubes).

En Colombia, a raíz de las fuertes sequías, se realizan actualmente perforaciones subterráneas en las zonas afectadas por las sequías. Así, pondrán en funcionamiento  por lo menos 200 molinos extractores de agua.

En Perú, ante la ausencia de lluvias, se declaró la emergencia al agro y la ganadería en distintas ciudades.

En California, Estados Unidos, se aplican multas de hasta 500 dólares por día a quienes desperdicien agua en jardinería, paisajismo o lavado de vehículos.

Profundización de las medidas

Las acciones llevadas a cabo por el DGI en los períodos de emergencia hídrica “han logrado mitigar los impactos y atender todos los usos del agua en Mendoza (poblacional, agrícola, industrial, recreativo)”, según señalaron desde ese organismo.

Las acciones son:

1. En relación a la adaptación al cambio climático

-Priorización del uso poblacional y productivo del agua

-Plan de obras

Continuar con la modalidad de obras por administración, las cuales son construidas por los mismos regantes con financiamiento y supervisión del DGI. Esto implica mayor compromiso de los usuarios y reducción de costos.

Continuar con la ejecución de obras estratégicas para el sistema hídrico. Durante el periodo de corta de agua se invirtieron $ 110 millones en reparación, construcción e impermeabilización de cauce.

Durante 2014 se comenzarán con las obras para la construcción de los tres reservorios de riego más grandes de Mendoza. Los mismos poseen una superficie de 42 ha. Además, se modernizará la Red Terciaria del tramo Inferior del Río Mendoza (sexta zona de riego). La inversión será de U$S 30 millones e incrementará la producción de 10 mil hectáreas. El plazo de construcción será de 36 meses.

Estudio del proyecto que busca lograr un mayor almacenamiento para el Carrizal: Esta iniciativa tiene como finalidad recuperar el volumen útil del embalse, que regula los caudales provenientes del río Tunuyán.  En este sentido, la  principal obra que se propone es un recrecimiento del aliviadero. Esta acción estructural permitiría recuperar un 40 % del volumen perdido.

Continuar con la construcción, remodelación y puesta a punto de 86 kilómetros de cauces distribuidos entre Lavalle y San Martín. A 9 meses del inicio de obras, el avance es de un 35% y ya se perciben grandes beneficios en la 5° zona de riego.

-Capacitación a usuarios en técnicas de riego. Para ello se editarán manuales de riego con distribución masiva. Además se coordinarán acciones con el INTA (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria)

-Campaña de comunicación en coordinación con el Gobierno de Mendoza.

2. En relación a la eficiencia

-Monitoreo focalizado en la distribución del agua: esto implica la figura de “guardias en la calle” para penalizar por desbordes y mal uso del agua.

-Reparación y mantenimiento de canales en forma permanente.

-Optimización a través de planes como el  “10 mil compuertas”, el cual prevé la reparación y reemplazo de piezas en desuso o deterioradas.

-Control de calidad de efluentes industriales: se inspeccionará el 100 %  de los establecimientos industriales en toda la provincia; con la finalidad de cambiar conductas a través de la penalización, capacitación y financiamiento para obras a través del FTyC (Fondo Transformación y Crecimiento).

3. En relación a la tecnología y la innovación

-Puesta en marcha de la Medición Instantánea de Caudales Online (MIDO). Su finalidad es medir en forma instantánea el caudal de agua que recorre el sistema hídrico provincial. De esta manera, con datos en tiempo real, se mejora  la distribución y eficiencia del riego. El mismo tiene 170 puntos de medición funcionando;  500 nuevos puntos previstos para 2015 y  3000 puntos funcionando de acuerdo a los estipulado en el Plan Agua 2020.

-Balance Hídrico: Determina la oferta y la demanda hídrica existente en la provincia de Mendoza. Es un mandato constitucional incumplido. Se presentará a la Legislatura Provincial durante 2014 el balance correspondiente al río Tunuyán Superior. Se realiza con la asistencia técnica de instituciones internacionales, nacionales y provinciales, y, además, utiliza un sistema de procesamiento de información único en Argentina.

-Cuadros de turnos de riego online. Permitirán a las inspecciones de cauce y usuarios acceder rápidamente a la programación sistematizada del riego.