Sociedad Lunes, 10 de octubre de 2016 | Edición impresa

Generación Millennials, menos motivada para el trabajo

Según un estudio de una universidad, la generación (entre 18 y 24 años) no encuentra motivación cuando ingresa al mundo laboral. Los especialistas dicen que se encuentran oficinas que funcionan con la lógica pre internet. También señalan que no les gusta

Por Federico Fayad - ffayad@losandes.com.ar

Con el objetivo de analizar las motivaciones laborales de los trabajadores argentinos, la Universidad Siglo 21 desarrolló una investigación centrada en las distintas generaciones.

Los Millennials (entre 18 y 24 años), la generación X (entre 35 y 49 años) y Baby Boomers (entre 50 y 65 años) de la que participaron 1.000 personas de ambos sexos, de diferentes ciudades del país, entre ellas Mendoza.

“Este estudio arroja datos que invitan a las empresas a plantear el desafío de ajustar el diseño de los puestos de trabajo atendiendo a las características motivacionales de las diferentes generaciones de trabajadores argentinos”, expresó Carlos Spontón, a cargo de la investigación de la Universidad Siglo 21.  

En este sentido, Graciela Baeza, referente de la consultora que lleva su apellido opinó que este estudio muestra que la franja más alta es la que suele estar más conforme con su ámbito laboral por cuestiones lógicas, es decir, porque ya no les es fácil reubicarse, porque están conformes con el lugar que ocupan y porque observan que es riesgoso decir, aunque sea en una encuesta, que su actual trabajo no cubre sus necesidades. 

“A la juventud, en cambio, no le gusta empezar de abajo, quieren ocupar un puesto importante al mes de estar trabajando. Por eso cuestionan absolutamente todo, incluso el hecho de que tengan que aprender las características de su puesto de trabajo”, explicó la especialista. 

En general, de los resultados de la encuesta se puede decir que en cuanto a emociones positivas en el trabajo, la generación Baby Boomer es la que se siente más feliz con su trabajo actual, ya que así lo reflejan el 60% de los trabajadores consultados. En tanto, las generaciones más jóvenes manifestaron niveles más bajos, la generación X un 52% y los Millennials un 47%. 

A la pregunta sobre el estímulo del trabajo, la generación de los más grandes son quienes tienen una conexión más positiva con su trabajo. El 44% se mostró de acuerdo con la consigna: “Mi trabajo es estimulante e inspirador”, mientras la generación X lo manifestó en un 35% y sólo un 26% de los Millennials. 

En tanto, respecto de las competencias en relación al desempeño laboral frente a la afirmación: “Soy competente en mi puesto de trabajo”, el mayor nivel de acuerdo estuvo en los Baby Boomers con un 68% frente al 64% de la generación X y el 52% corresponde a los Millennials.
Mendoza, como el país

En general los datos que arrojan las encuestas realizadas a los mendocinos coinciden con las estadísticas obtenidas a nivel nacional. Respecto de la felicidad laboral, quienes atraviesan la última etapa de su vida laboral 67% respondieron que tienen un alto grado de felicidad.

En tanto que las otras dos franjas la mitad respondió que es feliz y otra mitad que no lo es. 

En cuanto al agotamiento por estrés laboral, los Millennials (los más chicos) dieron el porcentaje más bajo (24%) en tanto que la generación X fue la que admitió tener más problemas por cansancio mental o físico en el trabajo. 

Respecto de cómo los diferentes grupos etarios perciben la forma en que su jefe lidera el equipo de trabajo, la Generación X fue la más satisfecha (48%), seguido por los Millennials, con el 42% de conformidad. 

Los Baby Boomers son quienes más satisfacción sienten con las tareas que realizan (77%) seguidos por la Generación X (68%) y por último aparecen los más jóvenes con 64% de acuerdo a las labores que les toca llevar adelante.

Para finalizar el estudio, los Baby boomers también reconocieron ser los más satisfechos con la empresa donde se desempeñan (63%), lejos de los Millennials (48%) y la generación intermedia (43%).

Para Baeza, el nivel intermedio es el que suele ser más crítico respecto a su entorno laboral, pero también admitió que son ellos quienes tienen un conocimiento más profundo de su lugar de trabajo, por lo que las observaciones que realizan son con fundamento. 

"Actualmente es el profesional más valorado. Es el que las empresas de Recursos Humanos más buscan, porque las empresas no quieren probar a la gente nueva y se los está buscando hasta para las tareas que no son tan complicadas", añadió la experta. 

Continuando agregó que los jóvenes no tienen muy adentrado el concepto de atender al público y la importancia que tiene, contrario a las otras clases.

“Es sabido que no hay mucha demanda de trabajo y actualmente se valora mucho la oferta que el mercado de brinda. Se es una empresa seria, la gente quiere quedarse trabajando, quiere hacer carrera”, apuntó Baeza. 

Para finalizar, dijo que las empresas de RRHH están trabajando en la “mente” empresarial, intentando convencer a quienes toman decisiones de que un empleado que ha pasado por dos o tres trabajos y todavía es joven puede ser mucho más valiosa que otra que sólo ha estado en un lugar, porque los primeros saben hacer más que los segundos, que han hecho lo mismo durante muchos años. 

Carlos Spontón, coordinador del Observatorio de Tendencias Sociales y Empresariales de la Universidad Siglo 21, las causas de la poca motivación que tienen los más chicos cuando ingresan al mundo laboral deben buscarse en varios fenómenos.

“Primero, hay que comprender que ellos se han criado en ambientes de alta tecnologización y los lugares de trabajo están diseñados todavía con la lógica de la etapa pre internet. Esto los hace sentir que viven una vida del pasado”, aseguró el especialista.

En segundo lugar, remarcó que sus jefes los lideran según la lógica de personas mayores, con otro tipo de premisas respecto a lo que necesitan.

“Muchos jóvenes no encuentran desafíos y tienen otras metas, como trabajar un tiempo y después buscar otro trabajo”, señaló Spontón. 

El representante de la Universidad dijo que las empresas deben tratar de estimular a sus empleados, tratar de generar recursos motivacionales.

“Los jóvenes piden más feedback de su tarea, más que los adultos, porque se informan más seguido y necesitan ese conocimiento para corregir lo que estén haciendo mal de manera más rápida y mejorar en menor tiempo”, deslizó el especialista. 

Aseguró que debido a la crisis laboral actual quienes habitualmente estaban a cargo de empresas han vuelto a zonas operativas, es decir, que han tenido que volver a “arremangarse”.

Y resaltó: “Eso implica nuevos desafíos, pero también nuevas preocupaciones por no saber qué es lo que ocurrirá”.