Política Domingo, 10 de abril de 2016 | Edición impresa

Investigan a Cristina y De Vido por lavado de dinero

El fiscal federal Marijuán imputó a la ex presidenta, a quien fuera el ministro de Infraestructura durante los 12 años K y también al mendocino Fábrega, ex presidente del Nación y el Central.

Por DyN / Télam / CC

La declaración de Leonardo Fariña en la causa de “La Ruta del Dinero K”, regida la figura de "arrepentido", llevó al fiscal del caso, Guillermo Marijuán, a redactar un requerimiento para iniciar un nuevo proceso en el que incluyó en calidad de imputada a la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner y el ex ministro de Planificación Federal, Julio De Vido.

Pero también aparece un personaje central de la arquitectura financiera de los Kirchner: el financista Ernesto Clarens, quien trabajó en las redes societarias de la economía de Néstor Kirchner y su familia, y también en la del acusado de ser su testaferro, el empresario Lázaro Báez.

El fiscal Marijuán promovió la investigación por el presunto delito de “lavado de activos” contra la ex presidenta aunque aún no su indagatoria.
Marijuán incluyó entre los imputados también al ex presidente de los bancos Nación y Central, el mendocino Juan Carlos Fábrega, y al empresario de la construcción, Carlos Wagner.

También sumó  a un socio y a un chofer de Báez en la lista de investigados que ya constaban en la causa que lleva adelante el juez federal Sebastián Casanello, dijeron fuentes allegadas a la fiscalía.

En ese contexto, el fiscal evalúa solicitar la declaración indagatoria de la ex presidenta, aunque esa decisión la adoptará recién cuando regrese a la Argentina tras un viaje que emprendió anoche a los Estados Unidos, en el marco de la investigación por otro caso de presunta corrupción, conocido como “Cerro Dragón”.

La novedad se conoció apenas cuatro días antes de que la ex presidenta deba declarar ante la Justicia, pero en el marco de la causa que investiga la venta de dólar a futuro decidida por la gestión anterior.

Fuentes cercanas a la fiscalía dijeron que el impulso ampliatorio de la investigación por lavado de activos fue consecuencia de la declaración de la víspera de Fariña, a quien Marijuán le propuso una detención domiciliaria en un lugar del interior del país y con identidad cambiada.
Ese planteo aún no fue resuelto por el juez Casanello.

Fariña aportó dos “bolsas” con documentación que llevó su abogada, Giselle Robles, y prometió entregar nuevos documentos, cuya llegada -explicó- estaba esperando desde Uruguay.

Tras la declaración, Casanello pidió informes sobre las operaciones de compra-venta de dólares de Lázaro Báez y su hijo Martín y extraerá copia de los dichos de Fariña para enviarlos a otros juzgados que investigan irregularidades en la adjudicación de obra pública, como el de Julián Ercolini, explicaron fuentes del caso. 

Además no se descarta el envío de exhortos al exterior y la eventual realización de algún viaje para corroborar dichos de Fariña, quien el viernes declaró como acusado, sin prestar juramento. 

Pese al secreto de sumario, trascendió que se ordenaron allanamientos en Chaco, a la empresa Sucesiones Adelmo Biancalani, que estaría vinculada al empresario Lázaro Báez, detenido el martes último por la misma investigación.

Fariña reveló información sobre hechos que dijo haber presenciado y otros referidos a la manera en que se direccionaba la adjudicación de obra pública en el kirchnerismo.

En lo referido a las maniobras de lavado de dinero, el señalado como “valijero” en la causa apuntó principalmente a Báez y a su hijo Martín. Según dijo, las maniobras comenzaron principalmente luego de la muerte del ex presidente de la Nación, Néstor Kirchner. 

Fariña explicó con detalles concretos la metodología de fuga de capitales al exterior y dijo que por lo que él siempre supo, el vínculo era entre Báez y Néstor Kirchner, por la amistad que los unía. 

En relación a esto habló de la adjudicación de obra pública en beneficio del empresario, que era un empleado bancario que creó su constructora días antes de que Kirchner asumiera la presidencia en 2003 y facturó al Estado más de 20 mil millones de pesos durante el kirchnerismo.

Fariña aseguró que la relación no fue la misma con el Gobierno luego del fallecimiento del ex presidente, momento en el que ubicó la mayor cantidad de maniobras de fuga de capitales. 

“Si Néstor Kirchner estuviera vivo, Marijuán también habría impulsado la investigación respecto de él”, dijeron las fuentes consultadas.

Entre los nombres que habría mencionado Fariña y que Marijuán propuso investigar, aparecen el de un contador encargado del armado de sociedades en el extranjero y otro personaje hasta ahora poco mencionado en el expediente, quien sería chofer de Báez.

Cuando en las redes sociales arreciaban versiones sobre una inminente detención de Cristina Fernández, otras fuentes descartaron esa medida coercitiva y explicaron que Fariña mencionó a la ex presidenta pero no al punto de disponer una medida de tamaña trascendencia.
Báez y su contador Daniel Pérez Gadín están presos por orden de Casanello y la Cámara Federal resolverá si los excarcela.

Qué implica la imputación

La imputación decidida por el fiscal Guillermo Marijuán sobre Cristina Fernández de Kirchner en la causa conocida como “La ruta del dinero K” da a la ex presidenta, formalmente, la condición de sospechosa de haber participado en la operatoria de lavado de dinero que se investiga.

Estar imputado en una causa judicial significa “haber entrado en el radar de los sospechosos de haber cometido el ilícito”, explicó un prestigioso penalista.

Quien está imputado en una causa penal ya no podrá declarar como testigo en la investigación de los hechos. Sólo podrá ser interrogado bajo la modalidad de declaración indagatoria, lo que da al imputado la posibilidad de negarse a prestar testimonio, entre otros derechos y garantías.

Para que un fiscal impute, ante el juez de la causa, a una persona, no necesita más que una sospecha, que aún podría ser leve. Sin embargo, una imputación debe tener elementos que sostengan esa sospecha. “La imputación es un punto de partida; es bien diferente del procesamiento, para el que se requiere una semiplena prueba”, detalló el abogado penalista consultado. 

Lo que contó Fariña

Leonardo Fariña afirmó durante su declaración de casi 12 horas el viernes que se reunió con Néstor y Cristina Kirchner en la residencia presidencial y pidió que se crucen sus teléfonos con las antenas de esa localidad para comprobar eventualmente su presencia en Olivos. 

En su indagatoria, también nombró al ex ministro de Planificación Federal y actual diputado Julio De Vido. En cuanto a Báez, también dio un número de teléfono exclusivo que usaba para hablar con el dueño de Austral Construcciones. 

Fariña había dado el nombre de una “empresa madre” de la cadena de firmas fantasma creadas en el exterior para lavar dinero y que tendría sede en España. Precisamente, en ese país el ex contador de Báez tiene tres empresas constituidas en Barcelona.

Otro trascendido señala que Fariña, para conseguir ser considerado un arrepentido, dio el nombre de una mujer que sería testaferro de Báez y tendría varias empresas a su nombre.

Detenido y monitoreado

Leonardo Fariña permanece detenido en el penal de Ezeiza, pero ahora en una celda monitoreada por cámaras de seguridad y bajo las condiciones del Programa Nacional de Protección de Testigos, luego de haber declarado durante más de once horas en la causa que investiga la ruta del dinero K.

El ex valijero, que el viernes involucró a Néstor y Cristina Kirchner, así como a otros funcionarios de la administración kirchnerista, se encuentra detenido desde hace dos años por un caso de evasión fiscal. 

El programa de protección de testigos, al que ayer se acogió Fariña, tiene como objetivo garantizar la seguridad e integridad física de los declarantes e incluye distintas medidas, como la protección especial de detenidos e incluso, el cambio de identidades.

Los involucrados en el caso

Cristina Fernández. La ex presidenta fue imputada por lavado de dinero luego de que el “valijero” Leonardo Fariña declarara el viernes que en el anterior gobierno hubo maniobras de sobreprecios en la obra pública y lavado de dinero. La Justicia buscará determinar ahora qué vínculos existen entre Cristina Kirchner y el empresario Lázaro Báez, amigo íntimo y socio de Néstor Kirchner.

Lázaro Báez. El empresario patagónico fue detenido el martes pasado en la causa por lavado de dinero en la que ya estaba imputado. Creó su emblemática empresa Austral Construcciones -concesionaria de la mayoría de las obras públicas en el Sur- 18 días antes de que Néstor Kirchner llegara al poder, el 25 de mayo de 2003.

Julio De Vido. Como Cristina Fernández, el ex ministro de Planificación Federal quedó imputado en la causa por lavado de dinero que llevan adelante el fiscal Guillermo Marijuán y el juez Sebastián Casanello. Perteneció al círculo íntimo del poder y ocupó su cargo durante los 12 años de kirchnerismo.

Daniel Pérez Gadín. El contador de Lázaro Báez y Néstor Kirchner también fue detenido el pasado martes. Está sospechado de ser el “armador” de la operatoria de lavado de dinero y habría sido el nexo entre Báez y el financista Federico Elaskar y el “valijero” Leonardo Fariña.

Leonardo Fariña. Detenido hace dos años por la compra de un campo en Mendoza, que reveló Los Andes, declaró ayer bajo la figura de “arrepentido” y salpicó a lo más alto de lo que fuera el poder kirchnerista. Conoció a Báez en 2010. Era quien trasladaba las valijas con dinero desde Santa Cruz a la financiera SGI, que creó Elaskar.

Federico Elaskar. Está procesado en la causa y declaró esta semana, pero permanece en libertad. Fue dueño de la financiera SGI hasta que, según denunció, Pérez Gadín se la compró a través de una extorsión.

Martín Báez. El hijo del empresario también está procesado en la causa pero permanece en libertad. Es socio de su padre en la mayoría de las compañías y apareció en el video donde se ve a un grupo de personas contando fajos de dinero en “La Rosadita”, como se empezó a llamar a la financiera SGI.

Ariel Pérez Gadín. Hijo del contador de Báez, también aparece contando dólares en “La Rosadita”. Está procesado en la causa por lavado.

Fabián Rossi. Está procesado también en la causa al ser denunciado por Elaskar y Fariña como quien inscribió una compañía en Panamá, firma que se utilizaba para la triangulación.