miércoles 23 de septiembre de 2020

Política

Inglaterra tildó de "ilegal" una orden judicial argentina contra petroleras en Malvinas

El gobierno británico acusó al país de "estrangular" su industria ante los embargos contra empresas que explotan hidrocarburos en las islas.

  • lunes, 29 de junio de 2015

El gobierno británico calificó hoy de "ilegal" la orden judicial presentada contra petroleras inglesas que operaban en las islas Malvinas, y acusó a la Argentina de querer "estrangular" la industria petrolera.

El ministro de Relaciones Exteriores de Reino Unido, Hugo Swire, advirtió que la legislación de Argentina "no se aplica" en las islas ni en las aguas que las rodean, y reiteró su reivindicación sobre la propiedad de la plataforma continental del archipiélago, donde se han descubierto reservas de petróleo.

"La ley doméstica argentina no se aplica en las islas Falkland"

"La ley doméstica argentina no se aplica en las islas Falkland ni en las aguas que las rodean, y la decisión políticamente motivada de atentar contra activos empresariales es un intento completamente inaceptable de ejercitar jurisdicción extraterritorial y no tiene ninguna justificación legal", apuntó Swire en un comunicado que difundió Cancillería.

En tanto, el pasado sábado 27 de junio la jueza federal de Río Grande Lilian Herraez ordenó embargos por más de 156 millones de dólares sobre bienes y activos de empresas británicas y estadounidenses denunciadas por la exploración y explotación ilegal de hidrocarburos en las Islas Malvinas.

El ministro Swire afirmó que "en los últimos días hemos visto el último ejemplo de la flagrante e inaceptable campaña de las autoridades argentinas para estrangular la industria de los hidrocarburos de las islas Falklands".

Asimismo, destacó que la acción judicial "tiene peligrosas implicaciones para los negocios globales" y urgió al gobierno argentino a "abstenerse de provocaciones injustificadas de este tipo".

"El plan de las Falklands para desarrollar su industria de hidrocarburos, con el apoyo y la experiencia de compañías de todo el mundo, es un emprendimiento comercial legítimo", manifestó.

En sintonía, reiteró que "los isleños tienen todo el derecho a decidir sobre su propio futuro, incluido a través del desarrollo de su economía".

Por su parte, el canciller Héctor Timerman afirmó que "el Reino Unido engaña a quienes viven en Malvinas diciéndole que tienen un derecho que las Naciones Unidas no les reconoce" y aseguró que "ningún país habla a favor" de la soberanía de Inglaterra sobre las islas sudamericanas.

Desde el Comité de Descolonización de las Naciones Unidas, en los Estados Unidos, el ministro recordó los 50 años de la Resolución 2065 de la ONU en la que el organismo internacional reconoció que había una disputa en la cuestión Malvinas e invitó a los países a iniciar negociaciones, y señaló que después de esa pronunciación, el país europeo "no sólo no modificó su postura sino que la empeoró".

Por último, en una entrevista que publicó el pasado domingo el diario Página/12, Timerman consideró que, "al negarse a dialogar, hace imposible" que Inglaterra "tenga aliados" en su disputa por la soberanía de las islas y enfatizó que "no hay ningún país que venga a hablar acá (por el Comité) a favor del derecho del Reino Unido".