domingo 11 de abril de2021

Policiales

Echaron al fiscal Giunta de Violencia de Género

Tras la denuncia de su esposa, fue desplazado. Ahora estará en la fiscalía de Instrucción de Maipú-Luján, de donde ya fue trasladado en 2010 por armar una causa. Flavio D'amore será su reemplazante.

  • miércoles, 26 de julio de 2017

El fiscal denunciado por su esposa por maltrato, Fernando Giunta, fue desplazado del cargo que tenía al frente de la fiscalía de Violencia de Género de la provincia de Mendoza.

Bajo la Resolución 706, el procurador de la Suprema Corte, Alejandro Gullé, decidió realizar un enroque en las fiscalías, con Flavio D'amore, quien se desempeñaba hasta ahora en la fiscalía de Instrucción 25, de Maipú-Luján de Cuyo.

De esta manera, desde hoy D'amore estará al frente de una de las fiscalías más importantes, o por lo menos a la que el Gobierno provincial ha dado importancia en los últimos meses con su creación, impulsando las causas de violencia contra las mujeres.

Fernando Giunta fue denunciado el 10 de julio por su esposa. Lo acusó de violencia verbal y económica. Dicha denuncia no quedó alojada en la fiscalía de Violencia de Género y pasó a la Correccional, a cargo de Gabriela García Cobos, justamente para que el expediente no sea investigado por empleados que trabajaban con el denunciado.

Luego de ser acusado, el fiscal Giunta decidió tomarse licencia, coincidiendo justo con el arranque de la feria judicial. Desde hoy estará en la fiscalía de Instrucción 25.

De vuelta

Paradójicamente, Giunta vuelve a una fiscalía donde no le fue muy bien ya que en 2010 fue denunciado por "armar" una causa por el homicidio de Marcos Cardozo, de apenas 11 años, ocurrido el 19 de agosto de 2009 en Luján de Cuyo.

En su momento, el caso Cardozo se transformó en un trastorno para la Justicia local, luego de que un testigo arrepentido, Ricardo Ferreyra, denunciara que había sido "apretado" por policías de la seccional 11 de Luján y por el fiscal Fernando Giunta para declarar como testigo protegido, dando por sentado que la causa Cardozo había sido "armada".

La denuncia fue tomada por el entonces fiscal especial Eduardo Martearena, quien determinó que los policías de la comisaría 11 de Luján implicados tenían responsabilidad, pero no así el fiscal Fernando Giunta.

El caso pasó luego a manos de la fiscal especial Claudia Ríos, quien terminó imputando a los policías y también a Giunta, en este caso por falsedad ideológica, privación ilegítima de libertad agravada, coacción y fraude a la administración pública.

Finalmente, en 2013, el juez de Garantías, Ariel Spektor, declaró la nulidad de la imputación que Claudia Ríos realizó contra su colega de Luján-Maipú.

Más tarde Giunta fue salvado por el Jury de Enjuiciamiento y lo trasladaron a Las Heras-Lavalle para luego recalar en la fiscalía de Violencia de Género, donde, por otra denuncia, tuvo que volver a irse.