Descubren cómo mejorar rendimientos de gerberas

Los trabajos desarrollados por la EEA Mendoza INTA revelan que esta flor tiene alto potencial de desarrollo debido a los suelos y el clima local.

Puede que las flores no sean esenciales para nutrir nuestro organismo -como otros cultivos-, pero sí tienen el poder de alimentar a las personas de otra manera: desde el deleite de los sentidos, la estética y como emblema emotivo. Así las cosas, dentro del escenario nacional, la provincia ocupa un lugar relevante como el segundo productor del país después de Buenos Aires.

Cabe destacar al respecto el aporte del INTA, a nivel local, que ha brindado a los productores el conocimiento sobre la genética adecuada y ha impulsado el asociativismo del sector.

En Mendoza, el INTA trabaja con la especialidad de floricultura desde 1996, año en que, desde el programa Cambio Rural, se comenzó a dar respuesta a productores del oasis Norte.

Este trabajo sostenido experimentó un salto cualitativo casi 10 años después, cuando en 2004 la Agencia de Extensión Rural (AER) Luján de Cuyo construyó un invernáculo para realizar diversos ensayos de nuevas especies, adaptación y manejo de cultivo.

Los resultados de tales ensayos fueron y son compartidos con los productores a través de capacitaciones, charlas, visitas a campo, visitas a proveedores y productores de otras provincias (principalmente Buenos Aires) y de otros países, como Chile y Brasil.

Mendoza produce gerberas en cantidad

Esta flor es muy requerida por el consumidor debido a la diversidad de colores y su duración en el florero (20 días). Es utilizada para arreglos florales, ramos de novia y para que luzca sola en un florero, ya que su vara larga y firme así lo permite.

En la provincia hay 6 productores que la están cultivando: uno en San Rafael y el resto en el Gran Mendoza. Si bien es una planta cara para el productor, porque debe pagar royalty, al igual que con la alstroemeria (comprometiéndose además a no multiplicar), su muy alto rendimiento de flores por planta la vuelven una opción a considerar.

Vale mencionar que de la rentabilidad que se obtiene por planta el primer año de cultivo, el costo de la misma representa solo el 25%. A partir del segundo año dicho costo queda amortizado, puesto que los porcentajes que corresponden a royalty resultan insignificantes.

Resultados destacados

En los ensayos con gerbera se buscó conocer primero la fisiología de la planta, para poder hacer un mejor manejo. De este modo, se tomaron datos como el rendimiento de varas de flores por planta, alto de la vara y peso, diámetro de la corola y la duración en el jarrón a post cosecha.

Después de 10 años de investigarla se puede afirmar que la especie gerbera se adapta muy bien al clima de Mendoza, obteniéndose varas de calidad y el mayor rendimiento de flores por planta del país. Un rendimiento mayor incluso que los porcentajes dados por la bibliografía. 
También es válido considerar que la productividad varía según los meses del año:

-setiembre y octubre fueron los meses más productivos en todos los años de ensayo.

-de abril a julio las plantas produjeron menos y las flores fueron de menor altura.

Algo que puede ser especialmente atractivo para el productor es que en Mendoza la planta de gerbera dura un año más que en otras regiones. En esta provincia se puede aprovechar un cuarto año con las plantas productivas y sin que la calidad de las flores decaiga. Es una especie que solo se cultiva bajo invernáculo para flor de corte, pero también existen gerberas que son para jardín.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA