Sociedad Miércoles, 3 de julio de 2013 | Edición impresa

Demolerán una parte de la Legislatura en riesgo de derrumbe

Es un anexo del edificio original clausurado por la Municipalidad en 2003 por su endeble estructura. Construirán allí un auditorio.

Por Ignacio de la Rosa - idelarosa@losandes.com.ar
La decisión ya está tomada y la obra tiene hasta fecha de inicio: miércoles 17 de julio. El ala este de la Legislatura provincial, un sector rectangular de 11 metros de ancho por 40 de largo y más de 100 años en pie, será demolido y los trabajos comenzarán dentro de dos semanas para avanzar con un viejo proyecto en el lugar: la construcción de un auditorio y sector de servicios, también dependiente de la Casa de las Leyes.

Sin embargo, el proyecto del nuevo espacio se discutirá y definirá más adelante, por lo que lo único que es un hecho hasta el momento es el derribo del mencionado anexo.

Se trata de un sector que no es parte de la construcción original y que está en desuso desde 2003 por falta de habilitación municipal. Durante varios años en el lugar funcionaron las oficinas de diputados y, actualmente, está abandonado, a excepción de una sala de la biblioteca que está en el sector, una cocina y un depósito.

"El objetivo es preservar el casco histórico y revalorizar este sector con la construcción de un auditorio y de un subsuelo con cocina, baños y un depósito. Y de ese modo liberar la sala de los Gobernadores y el salón de los Pasos Perdidos, que es donde hoy se hacen encuentros y reuniones grandes y no están pensados para esto", destacaron el presidente de la Cámara de Diputados, Jorge Tanús, y la arquitecta a cargo de la obra, Marilina Brandi.

Por su parte, Edgardo Priori (de la Dirección de Patrimonio de la provincia) indicó que se trata de un edificio que no forma parte de la construcción original, sino que es una ampliación que se construyó después.

"Hemos estado trabajando en el proyecto de derribar y limpiar esa zona y ya está aprobado, al margen de cualquier proyecto de auditorio. La única condición es respetar la fachada que, pese a no ser del mismo edificio, se construyó con el mismo estilo de todo el frente. Después se analizará el proyecto de auditorio", indicó Priori.

Viejo proyecto

Hace ocho años, cuando Raúl Vicchi era presidente de la Cámara de Diputados, una ordenanza de la Municipalidad de Capital inhabilitó el área que ahora será derribada. Las oficinas de los diputados que allí se encontraban debieron ser desalojadas, la Cámara alquiló locaciones en edificios céntricos para los legisladores (hasta que quedó listo el edificio de calle Espejo) y desde ese momento en el lugar se fueron acumulando escombros, grietas y otros síntomas característicos del abandono.

"La parte que ahora se va a derribar es la última que fue construida, pero la que está más deteriorada. Primero se levantó todo el casco histórico, que funcionaba como un club social, y después este se agregó como dependencias de servicios (vestuarios y otras instalaciones). Según las investigaciones de los arquitectos Ricardo Ponte y Silvia Cirvini, volcadas en el libro ´Tras los Pasos Perdidos', el edificio para el club social empezó a construirse en 1889 y recién en enero de 1896 empezó a utilizarse para tal fin. No hay un plano que date de esa fecha, pero sí de 1909, que es cuando el Estado lo compra, y ya figuran las dependencias de servicios, por lo que deducimos con Ponte que la construcción de las dependencias es prácticamente contemporánea a la del casco histórico, o sucedió pocos años después, entre fines del siglo XIX y principios del XX", explicó Brandi.

Los trabajos y estudios previos a la decisión de derribar comenzaron en diciembre de 2011 y participó el Colegio de Arquitectos, la dirección de Patrimonio, la UN Cuyo, el Ministerio de Infraestructura y la Municipalidad de la Ciudad de Mendoza.

"Armamos una comisión con todos esos actores y de esas reuniones se resolvió rescatar la fachada en el frente y limpiar el interior, que va a quedar cubierto", continuó la arquitecta.

Para iniciar las obras, la Municipalidad exige la desratización del lugar (hace dos meses se hizo una y se repetirá en los próximos días), mientras que la recomendación de Patrimonio fue que se salven algunos muebles viejos y libros que están en el lugar. Sucede que parte de una de las salas de la biblioteca está comprometida con el sector a limpiar.

"Ya se están sacando algunos muebles y estamos terminando un trámite municipal para poder empezar. El 10 se hará la apertura de sobres de las empresas oferentes, el 12 se adjudicará la obra y los trabajos comenzarán el 17 de julio", resaltó Brandi. La demolición durará 60 días hábiles y costará cerca de 500 mil pesos.

"Es una decisión postergada que quisimos hacer después de comprar el edificio en el que hoy están los diputados (en calle Espejo), pero no pudimos. Hay una disposición de la Municipalidad que establece que no es una zona apta para trabajo ni que haya oficinas y nunca pude ponerme de acuerdo con (el ex vicegobernador Cristian) Racconto para empezar. Pero con la llegada de (Carlos) Ciurca empezamos a avanzar", explicó Tanús, agregando que es un sector riesgoso para el tránsito de personas.

"Ese lugar siempre tuvo riesgo. Es un anexo, una ampliación que hoy está en muy mal estado y que, al no ser parte del edificio original, no tiene muchos requisitos. Nos pusimos de acuerdo en no tocar la fachada que se había hecho siguiendo la del caso histórico", indicó el subdirector de Patrimonio.

{fotorem:539732:fotorem}