Política Jueves, 14 de abril de 2016 | Edición impresa

Cristina desafió al PJ, que no la apoyó

“Me pueden meter presa pero no me van a callar”, dijo desde los Tribunales. Pidió crear un frente ciudadano que presione al peronismo por negociar con el macrismo al que, a su vez, acusó de traicionar al 51% del electorado.

Por Mario Fiore - Corresponsalía Buenos Aires

Cristina Kirchner aprovechó su primera visita a los Tribunales en calidad de imputada para relanzarse políticamente y posicionarse como principal referente de la oposición.

La ex presidenta utilizó un escenario montado en la explanada de los Tribunales Federales de Retiro -adonde acudió para declarar por escrito en la causa del dólar futuro- para disparar munición gruesa contra el presidente Mauricio Macri y el Poder Judicial, y para desafiar al peronismo que le dio la espalda ni bien ella dejó la Casa Rosada hace cuatro meses, que ahora negocia leyes con el oficialismo en el Congreso. 

“Me pueden citar 20 veces más, me pueden meter presa, pero lo que no pueden es hacerme callar”, dijo Cristina Kirchner en el arranque de su discurso, que duró 62 minutos y que fue celebrado por miles de militantes que se acercaron a Comodoro Py para apoyarla. 

Debajo del escenario, el cristinismo duro se mostró en pleno. Estuvieron los principales nombres del anterior gobierno como Aníbal Fernández, Oscar Parrilli, Carlos Zannini y Axel Kicillof; líderes de los sectores no peronistas K, como Martín Sabbatela; figuras emblemáticas como el ex juez Raúl Zaffaroni y Hebe de Bonafini y también algunos actores como Dady Brieva. Desde el Congreso, dos colectivos llegaron a Retiro con unos 70 diputados y diez senadores. 

Cristina Kirchner denunció abiertamente ser víctima de una persecución política y, al igual que en el escrito que presentó ante el juez Claudio Bonadio, afirmó que el gobierno de Macri y un sector del Poder Judicial conspiran contra su libertad. Para poner en relieve su situación, la comparó con las persecuciones que sufrieron Hipólito Yrigoyen y Juan Perón tras ser derrocados.

“Siempre hubo intentos moralizadores, acusaciones de corrupción, que sólo buscan arrebatar los derechos adquiridos a las clases populares”, sostuvo. “Estoy segura de que si pudieran prohibir la letra K del abecedario lo harían”, conjeturó. 

La segunda parte de su discurso fue destinada a Macri, con quien buscó todo el tiempo confrontar. El Presidente fue el único dirigente político al que nombró con todas las letras. Ironizó con que “llevó a Argentina al mundo” pero por el escándalo de los “Panama Papers” y recordó que la Corte Suprema del menemismo lo absolvió en 1995 en un caso de contrabando agravado. 

“Pero todo esto fue tapado por los medios”, rezongó. “Se la pasaron buscando la ruta del dinero K y encontraron la ruta del dinero M. ¿Se imaginan si hubieran descubierto a mi nombre empresas y cuentas off shore?”, aguijoneó. 

Las críticas al Presidente no sólo fueron por su pasado como empresario (también lo acusó de ser parte de “la patria contratista”) sino por sus cuatro meses de gobierno. “Nunca he visto tantas calamidades producidas en 120 días”, dijo. “Hoy hay cientos de miles de despidos, persecución ideológica, tenemos industrias en crisis, comercios cerrados, tarifazos impresionantes en servicios de los que la gente no puede prescindir”. 

También achacó al Presidente haber defraudado la voluntad popular. “Ganó diciendo que no iba a devaluar, que no iba a echar, que no iba a haber tarifazos ni ajustes. Por eso yo no quiero ocuparme sólo del 49% (que votó a Daniel Scioli) sino que quiero interesarme por el 51% que lo votó”. 

El último tramo de su discurso fue destinado al peronismo que le ha dado la espalda y que ayer no se movilizó para apoyarla. Cristina Kirchner propuso a la militancia crear un “frente ciudadano” que abrace a todos los partidos y a los independientes con el fin de reclamarle masivamente al Gobierno nacional “que cuide a los argentinos”. Dijo que debería haber un “domingo de reflexión” en el que todos los ciudadanos se pregunten si están mejor ahora o antes de diciembre. 

El desafío al PJ tradicional vino cuando les dijo a sus seguidores: “Cuando los dirigentes no respondan a ustedes, tomen la bandera y marchen adelante, no esperen salvadores ni Mesías”, instó. Tras cartón, recriminó a los sindicalistas haber hecho huelgas por el impuesto a las Ganancias “y ahora les están echando gente como perro”. 

Luego, apuntó a los peronistas que negocian leyes con Cambiemos. “Ese frente ciudadano debe requerirle al Congreso que se convierta en una escribanía del pueblo, de sus derechos y de todas las conquistas. Es una responsabilidad de todos los partidos de la oposición”, sostuvo.

“La democracia exige que cada uno represente a quien lo votó. Fijémonos en los que dicen una cosa en los medios y votan otras cosas en las bancas”, agregó en alusión a los ex kirchneristas devenidos en socios tácticos del macrismo.

Denuncian a Bonadio y Sturzenegger

Luego de que la ex presidenta presentara un escrito ante Claudio Bonadio, un grupo de diputados del Frente para la Victoria presentó una denuncia penal contra el juez federal y el titular del Banco Central, Federico Sturzenegger.

El escrito, que recayó en el juzgado federal de Sergio Torres.  Así, los legisladores K retoman los argumentos dados por Alejandro Vanoli, que culpan al macrismo por la devaluación y la pérdida millonaria que trajo aparejada por los contratos celebrados en dólar futuro. 

En el caso de Bonadio, se lo acusa de prevaricato, “al dictar resoluciones contrarias a la ley y fundadas en hechos falsos”.

Brutal agresión a una periodista

Mercedes Ninci, la periodista de Canal 13 y Radio Mitre  fue agredida en los Tribunales de Comodoro Py por militantes K, realizó su descargo sobre el episodio y dejó detalles contundentes de cómo fue la agresión.

“Fui muy temprano, porque sabía que iba a ser muy difícil. Y cuando estaba haciendo el móvil para Longobardi, no me dejaban hablar", narró . “La primera agresión fue física. Me golpearon y putearon mientras salía al aire. Me llevaron hasta una valla. La Cámpora se adueñó de la calle Comodoro Py”.

Según relató Ninci, fueron cuatro las veces que fue agredida e increpada por los militantes K. “Un tipo me pegó un golpe en el estómago y me mandó al piso. Golpeé la cabeza contra el pavimento”, agregó.