Vendimia Domingo, 8 de marzo de 2015 | Edición impresa

Coviar: “Los daños producidos ya no podrán ser reparados”

Reclamaron un tipo de cambio diferencial para las economías regionales y sacar los excedentes que presionan el precio del vino. Pérez pidió que se revea el PEVI.

Por María Soledad Gonzalez - sgonzalez@losandes.com.ar

Tras diez años de Desayunos, por primera vez, la Coviar, se corrió de su discurso basado en los reclamos estructurales de la vitivinicultura y planteó sin titubeos los problemas de la coyuntura. En doce puntos y con un discurso duro y contundente, Hilda Wilhelm, presidenta de Coviar, dejó en claro cuáles son los problemas que aquejan a la vitivinicultura argentina. Reclamaron un tipo de cambio diferencial para esta economía regional y retirar los excedentes. 

“El precio que recibimos por nuestra uva, el mismo en pesos que hace cuatro años, no nos alcanza para cubrir los costos, lo que nos lleva inexorablemente a la desaparición. Hoy, todas las protestas son válidas. Todas. Tan grave es, que hay daños que ya no podrán ser reparados”, sostuvo Wilhelm, quien agregó que la vitivinicultura pasa por una inédita situación como consecuencia del sobrestock vínico.

Durante su alocución, la presidenta de Coviar volvió sobre la misma frase que utilizó el año pasado en su discurso “en condiciones normales de competitividad: no sobra ni un productor, ni una hectárea de viña, ni un grano de uva, ni un litro de vino; ni una sola bodega”, recalando que “sin inflación y con un dólar competitivo esta misma vitivinicultura no tenía un litro de excedente”. 

Desde Coviar destacaron que los gobiernos provinciales no cumplieron con el objetivo acordado por los gobiernos provinciales de mantener 4 meses de stock, como una forma de preservar los equilibrios del sector. Reclamaron un tratamiento diferencial para que las economías regionales vuelvan a tener competitividad, aunque aclaró que eso no implica un pedido de devaluación. 

“Esta noble actividad no imagina, ni pretende depender de subsidios, operativos complejos de dudoso o nulo impacto, está acostumbrada al esfuerzo, a la innovación y a competir con los mejores del mundo”. 

El discurso que cayó muy bien entre varios sectores, también hizo referencia a la minería como una actividad que compite por el agua, ya que “proponen rápidas ganancias para actividades meramente extractivas”. 

Wilhelm abogó nuevamente por la sanción de la Ley de Usos de Jugo Naturales, al tiempo que aseguró que la declaración del Vino Argentino Bebida Nacional parece hoy olvidada y “desplazada en la consideración de las autoridades, por bebidas industriales de capitales multinacionales que se arrogan ser símbolo de lo popular”, sentenció sin titubear en el Hotel Hyatt. 

Crisis mundial, cero inflación

Tanto el ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de Nación, Carlos Casamiquela, como el Gobernador de la provincia de Mendoza, Francisco Pérez, evitaron hablar de inflación y de pérdida de competitividad de la industria y aseguraron que la crisis vitivinícola se debe a un escenario mundial de venta de vinos complejos y la especulación en la cadena de distribución que distorsiona los precios. 

“En el mundo pasan cosas que impactan sobre nuestros problemas, lo que hay es una crisis mundial que no se va a resolver en el corto plazo”, señaló Casamiquela en clara referencia al consumo mundial de vino, la devaluación de las monedas como el rublo o el euro y la dificultad para abrir nuevos mercados. 

Anuncios

El representante de la Nación trajo algunos anuncios, asegurando que ya están disponibles recursos por $ 215 millones de los cuales $ 145 millones serán aportados por el Ministerio y el resto por las provincias. Además confirmó que enviarán los fondos para que siga el operativo Proviar II.

Por su parte, el gobernador Francisco Pérez, anunció tal como lo había adelantado Los Andes, la implementación de un operativo de uvas para elaboración de vinos  destinados a exportación, con un aporte de $ 1 por kilo de uva que se pagará en forma directa al productor, a lo que se sumará un mínimo de $ 0,60 por kilo que pagará la bodega. 

“Este operativo permitirá colocar en el exterior un volumen no menor a los 120 millones de litros de vinos blancos, garantizando un precio mínimo al productor”, dijo el mandatario, quien además agregó que tras operativo de retiro de excedentes que se puso en marcha, la Provincia captó sólo 30 millones de litros de vino que estaban en manos de más de 470 productores, con lo que se ha convertido en la cuarta tenedora de vinos del país detrás de Fecovita, Peñaflor y RPB. 

Aún sin nombrar el alza de los costos como uno de los factores que inciden en la actual crisis, Pérez arremetió nuevamente contra la cadena de distribución. 

“Cómo puede ser que el productor reciba $ 2 por el litro de vino, la bodega menos de $ 6 por la venta al supermercado y sin embargo el supermercado en la góndola lo vende en $ 14, más del doble”, sostuvo.

Nuevamente el gobernador le pidió a la Coviar que revise sus objetivos: “Lo que quiero transmitirles claramente es la necesidad de volver a sentarse a hablar de temas estructurales, estratégicos y de largo plazo. Sin esto, seguiremos apagando incendios año tras año, actuando en la coyuntura y destinando cuantiosos recursos de todos los mendocinos, sin lograr resolver los problemas estructurales del sector”.

Agregó: “Debemos retomar la discusión y la planificación estratégica, aprovechando las oportunidades que nos brinda el mercado de bebidas, para consolidar todo lo bueno que se hace pero para ampliar los horizontes hacia otros tipos de vinos y bebidas elaboradas a partir de nuestras uvas, aprovechando sus bondades, su diversidad territorial, de gustos y aromas, dirigidos a los segmentos de consumo que más crecen en nuestro país, así como en el exterior”.

Las repercusiones del sector

Varios referentes de entidades  vitivinícolas estimaron que las medidas anunciadas por el gobierno fueron insuficientes, aunque destacaron el discurso emitido por Coviar. 

Eduardo Sancho, presidente de la Asociación de Cooperativas Vitivinícolas Argentina - Acovi- sostuvo que “las medidas son simples: hay que sacar los excedentes y hay que dar un tipo de cambio diferencial para las economías regionales. Todas las otras medidas que se puedan tomar ayudan un poco, pero no sirven sino vale la uva, el productor no puede vivir de subsidios. Todos los subsidios que se den son ineficientes si no se sacan los excedentes y tenemos ese tipo de cambio diferencial”.

Juan José Canay, presidente de Bodegas de Argentina, estimó que “por primera vez, desde Coviar se planteó en forma realista lo que está pasando en la industria, no necesariamente se escuchó el reclamo, porque no hubo mucha respuesta, pero por lo menos se planteó la situación y eso es bueno”. 

Por su parte, José Zuccardi, presidente de la Unión Vitivinícola Argentina, recalcó la necesidad de lograr un cambio diferencial para las economías regionales: “comparto los términos del discurso de Hilda. La vitivinicultura necesita medidas estructurales que le permitan crecer y desarrollarse a nivel global, tenemos la calidad, tenemos las condiciones para hacerlo. Más allá de las medidas de coyuntura que van a impactar de diferentes maneras, tenemos que hablar de los grandes problemas que la vitivinicultura tiene y el principal es que todos nuestros competidores han devaluado”. 

Por su parte, José Molina de la Asociación de Productores Vitícolas de San Juan, estimó que “la crisis vitivinícola afecta a todos los sectores y a todos los destinos. Más allá de la problemática estructural que podamos llegar a tener, el tipo de cambio y la situación internacional no contribuye a que podamos salir”.

Piden renovar la Ley de Vinos

Durante su discurso el gobernador Francisco Pérez aseguró que tras los cambios en los hábitos de consumo se requiere de una revisión de los marcos normativos, como es el caso de la Ley Nacional de Vinos que tiene 55 años y debería ser revisada.

En este sentido, el presidente del Instituto Nacional de Vitivinicultura, Guillermo García, sostuvo que “antes de la desregulación de Cavallo, el INV tenía facultades en materia de regulación de la vitivinicultura”.

Agregó además: “Ya hemos elevado tres proyectos de ley, ninguno de ellos con una modificación profunda sino con adaptaciones emergentes. En principio, buscamos volver a tener la facultad de regular las plantaciones. Hay temor en el sector privado, pero en este tema, la verdad es que hoy tenemos la necesidad de regular, de la misma forma que lo hace la UE, Uruguay y los consejos de regulación de las denominaciones de origen”. 

Anuncios

Fondos para que Proviar II siga operativo.
- Nación hizo efectiva la asignación de recursos de 215 millones de pesos.
- 40 millones para ser operados a través de los centros vitivinícolas de Coviar.
-Decreto de la eximición del impuesto a los vinos espumantes.
-Línea de crédito a través del Banco Nación, por 300 millones de pesos. En su primera etapa se otorgarán 50 millones con una tasa subsidiada por el MAGyP de nueve puntos. 
-Operativo de compra de uva para vino con destino a exportación con subsidio de $1.