Política Miércoles, 2 de julio de 2014 | Edición impresa

Con el jury suspendido, Campagnoli quiere que lo restituyan en sus cargos

Cree que el jury de enjuiciamiento está caído y pretende volver a la fiscalía de Saavedra y a la Unidad de Delitos de Autor Desconocido.

Por Lucio Fernández Moores - CC - Especial para Los Andes

El suspendido fiscal José María Campagnoli pidió ayer a través de sus abogados al Tribunal de Enjuiciamiento del Ministerio Público ser restituido en sus dos cargos, según se pudo saber.

Campagnoli quiere ser repuesto tanto en su cargo de titular de la fiscalía de Núñez-Saavedra como en la Unidad Fiscal de Delitos de Autor Desconocido (UFIDAD) por cuanto considera caído el jury de enjuiciamiento que se le llevaba a cabo por la licencia médica tomada por uno de los miembros del tribunal.

En el escrito, los abogados de Campagnoli, suspendido en diciembre pasado en sus dos cargos, atribuyeron al tribunal la responsabilidad de que haya fracasado el juicio al no haber dispuesto que el suplente de la representante de la Defensoría General de la Nación, María Cristina Martínez Córdoba, presenciara las audiencias.

Martínez Córdoba presentó el lunes de la semana pasada un certificado médico que indica un cuadro de estrés y fue licenciada justo en la jornada en la que debían escucharse los alegatos tanto de la Fiscalía como de la defensa.

Por eso el tribunal dispuso el lunes convocar a su suplente, Leonardo Miño, aunque técnicamente debería hacerse un juicio nuevo ya que este último no participó del debate ni escuchó a los testigos, como indica la ley. Según la defensa del fiscal, no, porque el juicio se cae por sí solo.

“El juicio fracasó por la propia conducta del presidente del tribunal, por no convocar a los suplentes por cuatro días de audiencias”, dijo el ex juez y ex diputado Ricardo Gil Lavedra, abogado defensor de Campagnoli, en referencia al fiscal Daniel Adler, quien encabeza el Tribunal de Enjuiciamiento y ayer habló de “terminar el juicio”.

La Federación Argentina de Colegios de Abogados (FACA), por ejemplo, tenía por propia decisión al suplente de su representante, Francisco Panero, entre el público. Pero los otros estamentos representados en el tribunal no. Es lo que pasó con la defensora oficial Martínez Córdoba, cuyo suplente no presenció las audiencias.

Si el juicio a Campagnoli llegara a hacerse de nuevo, de acuerdo con su defensa se estaría violando doctrina de la Corte Suprema de Justicia de la Nación sobre la “preclusión de los actos procesales”. Preclusión significa, según el diccionario de la Real Academia Española, “carácter del proceso según el cual el juicio se divide en etapas, cada una de las cuales clausura la anterior sin posibilidad de replantear lo ya decidido en ella”.

Si bien el tribunal no fijó nueva fecha de reunión de sus miembros, sí decidió convocar al suplente de Martínez Córdoba. Se presume que se reunirán el lunes y allí definirán qué hacer. Entre sus siete miembros se barajaban dos opciones: hacer el juicio de nuevo o hacerle ver las filmaciones y las actas al nuevo integrante que se suma. Ahora también deberán responder lo que dijo la defensa.