Como en 2013, se repetirá la ola de calor en los festejos de Año Nuevo

Como en 2013, se repetirá la ola de calor en los festejos de Año Nuevo

Las mínimas no bajarán de los 23° esta semana y las máximas rondarán los 36°. A esto se suma una alta humedad, lo que puede traer consecuencias en la salud.

Según los meteorólogos será un fin de año “acalorado”. Las altas temperaturas registradas los últimos días llegaron para quedarse algunas jornadas más. Se espera que los próximos días las máximas puedan alcanzar los 36 grados, lo cual ocurrirá justamente el viernes 1 de enero. En el marco de las celebraciones de Año Nuevo, esto implicará tomar ciertos recaudos y precauciones para evitar complicaciones, especialmente en el plano de la salud.

Los meteorólogos explican que las olas de calor tienen comportamientos que aunque, no son regulares, reaparecen cada dos o tres años de manera estimativa. “No es anormal, cada tanto aparece esta situación, es cíclico”, dijo la climatóloga Silvia Simonelli.

La última vez que se registraron tan altas temperaturas en esta etapa del año fue a fines de 2013 y comienzos de 2014. El 23 de diciembre de aquel año se registraron 39,5°, marca que se repitió varias veces en las semanas siguientes; incluso el 16 de enero de 2014 el termómetro marcó 41,5°C.

El fin de año de 2014 las temperaturas fueron más moderadas, aunque superaron los 30°. En esa oportunidad, la Navidad se vivió con una máxima de 35,3°.

Pero el mayor malestar lo provocan las mínimas, que no bajan de 20° lo cual afecta la recuperación del cuerpo y el descanso. En este sentido, el Servicio Meteorológico Nacional informó que para los próximos días las mínimas no bajarán de 23°.

La humedad

Pero a esta situación se suma la alta humedad, poco habitual en la provincia y que aumenta la sensación térmica.

Omar Becerra, auxiliar de pronóstico del Servicio Meteorológico con sede en Mendoza, dijo que durante estos días oscila entre 45 y 70%. “Si bien Mendoza tiene un clima árido y seco, los últimos años  ha ganado humedad, especialmente durante el verano”, señaló.

Simonelli se manifestó en el mismo sentido: “Estamos notando que, comparado con otros diciembres, este está un poco más húmedo”. Incide en esto la presencia de la corriente de El Niño, que aumenta la humedad y las precipitaciones.

Otro meteorólogo, Jorge Santos explicó por su parte que “por influencia de la corriente de El Niño hay muchos días con tormenta por mayor flujo de humedad, y por eso también se producen muchas precipitaciones en la montaña que están provocando  cortes de rutas por aludes en una zona geológicamente complicada”.

De la mano de esto, Simonelli señaló a la alta humedad con tormentas en el Litoral y a la presencia de mucho viento del Noreste, que la trae desde el lado Este del país no desde el Pacífico.

Celebrar con recaudos

Las altas temperaturas de la mano de la humedad pueden provocar el famoso golpe de calor. Los más afectados suelen ser los adultos mayores y los niños, especialmente por el riesgo de deshidratarse. Pero además, entre los primeros pueden presentarse problemas cardíacos o aumento de la presión arterial, tal cual señaló la doctora Simonelli.

Ocurre que en el marco de las fiestas ciertas prácticas pueden ser poco recomendadas en este contexto. El consumo de gran cantidad de comida, generalmente calórica, con alto contenido de grasa y azúcares es una de ellas.

Comer en exceso no es exclusivo de la noche del 31 sino también al día siguiente, ya sea porque se repite la reunión o porque sobró comida que las familias aprovechan los días siguientes.

Esto hace que el sistema digestivo esté sobrecargado; pero se suma que por las temperaturas extremas y las cantidades  que se preparan, ésta quede mal refrigerada y se rompan cadenas de frío. En esto colabora la posibilidad de que se produzcan cortes de energía. Tal situación puede conllevar intoxicaciones y problemas gastrointestinales.

Por la misma causa se bebe más, pero en estas fechas es habitual la preferencia por bebidas alcohólicas. Éstas producen un efecto vasodilatador con sensación de hipertermia.

Pero además, el alto consumo que lleva al estado de ebriedad termina por provocar accidentes de tránsito (uno de los principales responsables) e incluso favorecer que discusiones familiares que se generen en las reuniones terminen de manera violenta, tal cual suelen reflejar las crónicas policiales para esta fecha.

Finalmente, el calor hace que sea más la gente que se vuelca a los espejos de agua y que incluso opte por cauces de riego no aptos para bañarse, provocándose los accidentes y ahogos de todos los fines de año.

¿Y el 31?

Hoy el termómetro oscilará entre los 23° y los 35°, con la posibilidad de que se produzcan tormentas aisladas. Éstas podrían repetirse durante mañana a la noche, ya que la inestabilidad persistirá los próximos días.

Mañana las temperaturas serán de entre 23 y 33°.  En tanto, 2016 comenzará el viernes haciendo transpirar a los mendocinos con una mínima de 23° y una máxima que llegaría a 36°.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA