sábado 23 de enero de 2021

Cobos, Cornejo y Bermejo, con mejor imagen
Política

Cobos, Cornejo y Bermejo, con mejor imagen

El ex vicepresidente lidera en Mendoza la intención de voto para la presidencia y para la gobernación. El intendente de Godoy Cruz es el otro radical con alta adhesión y el senador nacional es el más elegido entre los peronistas. Del Caño mantiene una alt

  • domingo, 14 de septiembre de 2014
Cobos, Cornejo y Bermejo, con mejor imagen

A poco menos de un año para el próximo turno electoral, los mendocinos comienzan a delinear sus preferencias. Es que aunque todavía silenciosa, la carrera que empezará a definirse el 9 de agosto de 2015, fecha que Cristina Fernández de Kirchner fijó para la realización de las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) y que continuará el 25 de octubre del próximo año con los comicios generales para elegir autoridades nacionales (presidente y vice, legisladores nacionales) ya comienza a hacer ruido. Si bien Mendoza aún no ha definido si adherirá o no al calendario nacional, los aprestos partidarios y las precandidaturas para la gobernación, las intendencias y la Legislatura, ya están a la orden del día.

Sin embargo, y mientras la política cocina sus acuerdos, la ciudadanía muestra esos esenciales avales que terminan ratificando aspiraciones o postergándolas para mejores tiempos. Así se desprende de una encuesta exclusiva que la consultora Reale Dalla Torre realizó para Los Andes, entre la última semana de agosto y la primera de este mes.

Imagen de la dirigencia provincial y nacional

Por lo pronto, entre los principales actores de la política provincial, el dirigente con mayor imagen positiva es el intendente radical de Godoy Cruz -y precandidato a gobernador- Alfredo Cornejo con un 43,45%. Un potencial que además se asienta en su escasa imagen negativa (8,01%). Un caso similar es el del senador nacional justicialista Adolfo Bermejo, quien exhibe una imagen positiva del 41,78% y una negativa mínima de 4,17%. En ambos casos, la imagen regular está medianamente atenuada: 24,44% para Cornejo y 16,51% para Bermejo.

Son los mejor posicionados en los partidos mayoritarios y, a un año vista, los más sólidos referentes para definir cara a cara sus aspiraciones, puesto que su buena imagen está también acompañada con generosos porcentajes de intención de voto. Aunque, por supuesto, aún falta que mucha agua pase por debajo del puente en el que se sienta a esperar la opinión pública.

Ambos dirigentes son seguidos de cerca por el ex gobernador Roberto Iglesias con una consideración positiva del 38,86%, que casi se neutraliza con la regular del 33,86% y una negativa del 14,51% y el actual mandatario Francisco Pérez, quien tiene entre los mendocinos una valoración positiva del 37,7%, una regular que casi lo empata, del 36,28% y una negativa del 23,77%. Un dato llamativo, muy cerca de ambos, aparece el diputado nacional trotskista, Nicolás del Caño con 36,36% (24,52 de regular y 9,59% de negativa). El último fenómeno político tras las legislativas de 2013, también mantiene alta su presencia en el electorado.

Más abajo, aparecen también en la consideración el intendente justicialista de Maipú, Alejandro Bermejo con 35,86 (15,43% regular y sólo 2,92% negativa); el diputado nacional justicialista Alejandro Abraham con 32,03% (24,52% positiva y 15,06% negativa); el director en YPF y precandidato justicialista Omar Félix con 30,45% (21,6% de regular y 8,34% negativa); el vicegobernador Carlos Ciurca con 26,35% (35,78% regular y 21,85% negativa); el intendente justicialista de Las Heras, Rubén Miranda con 24,94% (22,94% regular y 13,27% negativa) y la senadora nacional radical Laura Montero con 23,23% (13,26% regular y 5,75% negativa).

Respecto de los dirigentes nacionales, la mejor imagen positiva en Mendoza la tiene el radical Julio Cobos con un 58,29% (18,85% regular y 21,18% negativa). Lo siguen el puntano peronista disidente Adolfo Rodríguez Saá con 43,78% (28,02% regular y 22,44% negativa); el gobernador kirchnerista de Buenos Aires, Daniel Scioli 41,7% (33,28% regular y 18,6% negativa); la presidenta Cristina Fernández con 37,95% (23,10% regular y 38,45% negativa -obsérvese que tiene más imagen negativa que positiva-); el jefe de gobierno porteño y líder del Pro, Mauricio Macri con 34,86% (31,78% regular y 27,85% negativa); Sergio Massa con 31,61% (33,36% regular y 23,02% negativa) y el socialista santafesino Hermes Binner con 25,69% (24,19% regular y 12,76% negativa). El otro precandidato presidencial radical y senador nacional por Mendoza, Ernesto Sanz, con 23,35%, aparece lejos en la consideración.

Un caso aparte es quien cierra el listado, el polémico vicepresidente Amado Boudou, procesado en dos causas por negocios incompatibles con la función pública. Tiene un escasísimo 5,76% de imagen positiva, que acompaña con un 14,10% de imagen regular y una abrumadora imagen negativa del 75,89%.

Intención de voto a gobernador

Puestos a considerar a qué dirigente estarían dispuestos a votar para gobernador, los mendocinos se inclinan hoy y mayoritariamente por el radical Cornejo (22,27%). También sorpresivamente lo sigue Del Caño (15,10%). El peronista mejor ubicado es Adolfo Bermejo (14,18%) y detrás de él se ubica todo un lote de aspirantes justicialistas: Omar Félix (8,67%), Abraham (7,76%) y Miranda (5,84%).

El ramillete peronista lo rompe Montero (3,84%), la misma cifra que obtiene el ministro de Salud, Matías Roby. Luego, el Pro logra posicionar al concejal capitalino Gustavo Senetiner (2,59%) a quien le sigue el diputado nacional radical Enrique Vaquié con 1,17%. El dato que marca la distancia que todavía falta para las elecciones lo da el porcentaje de aquellos encuestados que “no saben” a quién votarán para gobernador: 13,93%.

Las cosas parecen modificarse sustancialmente cuando a los entrevistados se les propone “jugar” con la posibilidad de que Julio Cobos decline su precandidatura presidencial y compita por la gobernación en Mendoza, algo que si bien él mismo ha negado, forma parte de las especulaciones políticas cotidianas tanto en el oficialismo como en la oposición.

Si así fuera, Cobos exhibe “intacta” una intención de voto para gobernador del 35,36%, desplazando a Cornejo al segundo lugar con un 12,59% y muy cerca Del Caño, que se queda con el 12,43%. En esa misma simulación, Bermejo llega al 9,84%, Félix al 6,42%, Abraham al 5,5%, Miranda al 4,09%, Montero al 2,25%, Roby al 2,09% y Senetiner al 2%. Aquí, los indecisos se reducen a menos de la mitad del escenario anterior: el 5,59%.

No hay dudas de que Cobos configura un fenómeno dentro de la política mendocina, una marca registrada que no pierde vigencia y que puesto a competir en un cargo al cual no ha manifestado interés por estar enfrascado en la carrera presidencial, sigue manteniendo la preferencia en el voto de la gente. Y no sólo eso: resta votos a todos los demás competidores, los de su partido, pero también los del resto, incluso el peronismo.

Intención de voto a presidente

Como decíamos, el fenómeno Cobos mantiene firmeza entre los mendocinos, que en un 30,94% están dispuestos a votarlo para la Presidencia de la Nación. Mucho más abajo lo siguen: Scioli (20,10%), Macri (12,26%), Massa (9,26%), Rodríguez Saá (5,92%), Binner (5,42%), Carrió (3,17%), Randazzo (2,75%), Kicillof (2,67%), Sanz (2,09%) y De la Sota 1%. La cifra de indecisos es mínima: 4,34%.

Aquí como en el ítem anterior respecto de la intención de voto a gobernador, se propuso a los votantes que dieran sus preferencias para presidente en un escenario donde Cobos no participara (suponiendo que como se especuló antes, fuera a competir por la gobernación). El resultado fue llamativo, ya que subieron sus expectativas Scioli (22,52%); Macri (18,10%); Massa (12,93); Rodríguez Saá (9,17%); Binner (6,76%); Sanz (4,84%); Carrió (4,25%); Randazzo (3%) y De la Sota 1,5%. Aquí, y bajo la hipotética circunstancia de que Cobos no participara de la contienda nacional, dispara el aumento de la cifra de los indecisos en Mendoza, que alcanza al 13,93%.

Es decir que la presencia o ausencia de Cobos no sólo modifica la pelea presidencial en Mendoza sino que su eventual retiro provoca además el crecimiento de opciones tanto oficialistas como opositoras, resultando los mayores beneficiados Scioli, Massa y Macri principalmente, aunque no en demasía Binner, su socio político en UNEN.

Sin embargo, medidos por espacios políticos, la intención de voto cobra otra dimensión. El 29,69% dice estar dispuesto a votar candidatos del Frente Amplio UNEN (UCR, Partido Socialista, Coalición Cívica, Proyecto Sur, Libres del Sur y aliados). Un 26,21% manifiesta su adhesión a los candidatos del Frente para la Victoria; un 12,18% a los representantes del Pro; un 6,67% a los del PJ; un 7,92 a los del massista Frente Renovador (FR) y un 5% al Frente de Izquierda y los Trabajadores (FIT). Aquí los indecisos se ubican en el orden del 11,93%.

Por su parte, y en relación con la polémica vinculación electoral entre UNEN y el Pro, eje de las recientes polémicas y cruces entre la oposición, los mendocinos consideran mayoritariamente que sería positivo. Un 72,11% está de “acuerdo” con que Macri compita en las PASO con los presidenciales de UNEN bajo un mismo sello, mientras que el 24,10% dice estar en “desacuerdo” y sólo el 3,78% no tiene opinión al respecto y dice “no saber”.

El gobierno de Cristina divide en tres a la población

Las opiniones sobre el Gobierno nacional están más que repartidas en Mendoza. Las diferencias entre cada uno de los ítems no son para nada amplias y marcan -en todo caso- la profunda división y polarización que opera sobre el posicionamiento de la ciudadanía en general respecto al kirchnerismo.

Por lo pronto, y mayoritariamente, el 35,03% cree que el gobierno nacional es “malo”. Muy cerca están los que en cambio creen que es “regular”: un 33,19%. Y no muy lejos, los que por su parte estiman que es “bueno” con un 28,52%. Si bien mayoritariamente la sumatoria de las consideraciones “regular” y “malo” trepa casi al 70% (68,22% para ser exactos), el gráfico muestra también claramente la división en tres tercios muy parejos, sólo desequilibrados por el 3,17% que frente a la pregunta respecto a la última performance del kirchnerismo aduce “no saber” o “no contestar” que desvela siempre a los encuestadores.

Casi la mitad considera regular la gestión de Pérez

La gestión de Pérez es para los mendocinos mayoritariamente “regular”. Los números no son generosos ni complacientes con el mandatario provincial justicialista. Es que el 46,04% dice que el gobierno provincial es “regular”, mientras que el 26,94% cree que es un “buen gobierno”y un 24,85% lo considera directamente un “mal gobierno”.

Como se ve, la primacía de lo “regular” se ve eclipsada por la divisoria de aguas que en partes casi iguales ven a Pérez como el dirigente que está al frente de un buen o mal gobierno, según las opiniones.

En ese mismo sentido, a Pérez se le ha cuestionado su alineamiento acrítico con las políticas nacionales que enarbola el kirchnerismo. El Gobernador, que oportunamente se definiera como “un soldado de Cristina”, parece pagar ahora también gran parte de ese rechazo social hacia la gestión nacional. Casi el 50% de los encuestados, específicamente el 49,95%, asegura que Pérez “defiende poco los intereses de Mendoza”. La cifra apenas es contrastada con el 23,35% que estima que por el contrario “defiende bastante”, pero muy de cerca con el 20,43% que por su parte cree que “no defiende nada”. En el otro extremo, sólo un 4,17% estima que “defiende mucho”. Es poco para una provincia que hace alarde de su autonomía y de las bondades del devaluado federalismo.