martes 22 de septiembre de 2020

Castigo K: Cristina ignoró a Pérez
Política

Castigo K: Cristina ignoró a Pérez

El Gobernador participó, desde una empresa de Lavalle, de una videoconferencia con la Presidenta. Fue ubicado detrás del candidato kirchnerista a sucederlo, Guillermo Carmona, y ni siquiera fue mencionado. Después de Mazzón, la segunda víctima del cierre

Castigo K: Cristina ignoró a Pérez

Si quedaba alguna duda sobre el enojo de Cristina Fernández de Kirchner con la conducción del PJ mendocino y sobre el apoyo nacional a la línea kirchnerista que lidera Guillermo Carmona, quedó disipada en la teleconferencia que la mandataria encabezó en la tarde de ayer para inaugurar la ampliación de una línea elaboradora de legumbres “tetra pack recart” de la empresa Morilio, en el departamento de Lavalle.

El acto se realizó en consonancia con la presentación que la Presidenta hizo -desde el aeropuerto de Ezeiza- del nuevo Airbus A-330/200 de Aerolíneas Argentinas, y estuvo encabezado en Mendoza por el secretario de Comercio Interior, Augusto Costa, acompañado en primer plano por Carmona y relegando a un plano claramente secundario al gobernador Francisco Pérez.

Pero esa foto fue más notoria aún cuando luego de la telecomunicación, que duró unos cinco minutos y que implicó una breve charla de Cristina con Costa, con un representante empresarial (Víctor Fera) y con Nora, una de las trabajadoras de la planta. El contacto se cerró sin que la mandataria hubiera siquiera saludado a Pérez, a quien antes trataba cariñosamente de “Paco” en este tipo de cruces televisados.

Es cierto que a Carmona tampoco lo saludó, pero la ubicación del diputado nacional -precandidato a la Gobernación en la interna del FPV- en ese lugar relevante, indudablemente no fue una cuestión casual.

Además, desde primeras horas de la mañana, los asistentes de Carmona hacían llegar comunicados no sólo con el anuncio de la venida de Costa a la provincia, sino con la agenda de las distintas actividades que el funcionario nacional realizaría con el líder de Unidos y Organizados, y que tenía como corolario precisamente el acto en Lavalle.

“Costa viene claramente a apoyar la candidatura de Guillermo”, dijo una fuente muy cercana a Carmona.

De ese modo se justificaba la participación en primera plana de quien competirá con Adolfo Bermejo y Matías Roby en las PASO justicialistas del 19 de abril.

En tanto Pérez alcanzó a comentar, según se informó desde su entorno, que asistió al evento porque fue invitado y, lógicamente porque es el gobernador, y no se prestó a queja porque la Presidenta “habló con los que tenía que hablar”, por la charla con Costa, el empresario y la empleada de la empresa.

Claro mensaje interno
"No se descubre nada si se pone en relevancia que hay un alejamiento del kirchnerismo nacional con el PJ local", señaló un funcionario del gobierno de Pérez sobre los últimos acontecimientos internos del partido gobernante.

Es que después de que se definiera la fórmula Bermejo-Martínez Palau como la del oficialismo partidario la relación con la Nación adquirió mayor tensión, sobre todo porque no se tuvo en cuenta en el acuerdo al kirchnerismo mendocino, que terminó armando lista propia con Carmona (UyO) y Alejandra Naman (Nuevo Encuentro) y obligado a competir contra la estructura del PJ.

A menos de una semana de esa decisión, Cristina expulsó a Juan Carlos Mazzón del puesto que ocupaba desde 2003 en la Unidad Presidencia -oficializada por el decreto presidencial 381- y también por la casi nula participación, el sábado pasado, de funcionarios nacionales en la Fiesta de la Vendimia (sólo vino el ministro de Agricultura, Carlos Casamiquela).

El divorcio también se observó en el palco oficial del carrusel vendimial del sábado pasado, en donde Pérez y el vicegobernador, Carlos Ciurca, y casi todo el gabinete, estuvieron acompañando al único gobernador de otra provincia que llegó a Mendoza ese día, el bonaerense y precandidato presidencial Daniel Scioli.

Si bien en ese palco también estuvieron Carmona y Naman, quedó claro que la conducción del peronismo mendocino, incluido el propio Mazzón, es netamente sciolista. El kirchnerismo ayer le hizo notar que le hará pagar esa decisión.

En defensa de Máximo

La presidenta Cristina Fernández salió a defender a su hijo Máximo Kirchner, en la mira de la Justicia por la causa Hotesur y, tras compararlo con Antonio De la Rúa, hijo del ex mandatario radical, afirmó: “¡Cómo no lo van a atacar!” Fue en el acto que encabezó en el aeropuerto de Ezeiza y durante el que se comunicó con Mendoza.

Tras mencionar la tapa de un diario en 2001, en la que aparecía la cantante Shakira anunciando su casamiento con Antonio de la Rúa, la Presidenta bramó: “Después pienso en mi hijo que lo atacan tanto, ¿cómo no lo van a atacar? Prefieren otra cosa que alguien que organiza agrupaciones de jóvenes”.

Dirigiéndose a su hijo, la Presidenta señaló que “en lugar de estas cosas te ocupaste de agrupar jóvenes, muchas veces sacándolos de la droga para incorporarlos a la política. ¡Cómo no te van a atacar hermano!”

La mandataria defendió así la construcción política que emprendió su hijo con La Cámpora y admitió que “sería mucho más negocio que te dedicaras a otras cosas, pero tenés la sangre de tu padre y tu madre, de la política”.

“¡Cómo no te van a pegar hermano! Son las reglas de juego, te la tenés que bancar”, enfatizó la mandataria.