Sociedad Martes, 20 de diciembre de 2016

Crecen los escándalos de abusos en la Iglesia: ahora investigan a dos sacerdotes en Salta

Se trata de curas de la iglesia de la Santa Cruz. Están denunciados por delitos sexuales presuntamente ocurridos entre 2009 y 2013.

Por Télam

La justicia de Salta investiga a dos sacerdotes de la iglesia de la Santa Cruz, de la capital provincial, por hechos de abuso sexual ocurridos entre 2009 y 2013 a raíz de la denuncia de dos integrantes del instituto religioso Discípulo de San Juan Bautista.

Fuentes del Ministerio Público de Salta informaron hoy que se trata de los curas Rubén Agustín Rosa Torino y Nicolás Parma, quienes oficiaban en la casa parroquial de la Iglesia de la Santa Cruz.

Tras la difusión de una investigación periodística del canal de noticias TN se confirmó que la fiscal penal 2 de la Unidad de Delitos contra la Integridad Sexual, María Luján Sodero, lleva adelante una serie de diligencias penales en torno a acusaciones contra ambos sacerdotes. 

Sodero informó que esos trámites surgen de acusaciones vertidas por dos ex integrantes del instituto religioso Discípulo de San Juan Bautista, creado por el padre Rosa en 1996 e intervenido desde hace poco más de un año, por decisión del Vaticano, por cuestiones relacionadas con drogas.

La ex integrante del instituto religioso volverá a presentarse en la fiscalía mañana para ampliar su declaración, pues en su denuncia sostuvo que otros miembros de la comunidad también habrían sido víctimas de abusos sexuales.

Las dos personas son el ex novicio Yair Gyurkovitz y la ex monja Valeria Zarsa, quien era mano derecha de Rosa en el instituto, que funciona en otras provincias argentinas y países de Latinoamérica.

Ambos acusaron a Rosa y Parma por supuestos abusos sexuales ocurridos entre 2009 y 2013.

La fiscalía dispuso la ubicación y declaración de los testigos que mencionó en su testimonio Gyurkovitz y trabaja para dar con los testigos aportados por Zarsa, algunos de los cuales se encuentran fuera de la provincia y del país, según voceros de la justicia.

La ex integrante del instituto religioso volverá a presentarse en la fiscalía mañana para ampliar su declaración, pues en su denuncia sostuvo que otros miembros de la comunidad también habrían sido víctimas de abusos sexuales.

Los dos denunciantes se refirieron a episodios de tocamientos, violencia verbal y psicológica a partir de situaciones de humillación, y declararon que algunos miembros del instituto eran tratados como esclavos y que no recibían atención médica o contención cuando sufrían alguna enfermedad, además de revelar otros detalles respecto al manejo de dinero de parte de los acusados.

Asimismo, señalaron haber dado a conocer los supuestos abusos y otros hechos de sometimientos a distintas autoridades de la Iglesia. 
En su denuncia, Zarsa aseguró haber recibido mensajes y ofrecimientos de dinero de parte de uno de los acusados.

Anoche, el canal TN emitió una entrevista a Rosa, quien negó las acusaciones, dijo desconocer las denuncias y desmintió que haya sido citado por la justicia penal.

"Mi vida siempre ha sido hacer el bien y ayudar a hacer el bien", dijo el sacerdote, que se encuentra recluido en la Finca La Cruz, a 24 kilómetros de la ciudad de Salta, y quien aseguró que si hubiera conocido alguna víctima sería "el primero" en ponerse a su lado.