martes 11 de mayo de2021

Carlos Freire: "Los plantines de tomates para industria, la vedette”
Carlos Freire: "Los plantines de tomates para industria, la vedette”
Fincas

Carlos Freire: "Los plantines de tomates para industria, la vedette”

Es como consecuencia de las heladas y la baja competitividad de otros cultivos. El ejecutivo señaló que los aumentos que han tenido en los costos de producción no los han trasladado totalmente a sus precios.

  • jueves, 24 de octubre de 2013
Carlos Freire: "Los plantines de tomates para industria, la vedette”
Carlos Freire: "Los plantines de tomates para industria, la vedette”

La producción de tomates con destino industrial en Argentina en la temporada 2012-2013 alcanzó las 415.000 toneladas en 6.963 hectáreas cultivadas.

Estas cifras significan un aumento del 15,3% en la producción y del 3,4% en la superficie cultivada con respecto a la temporada anterior, según un estudio de relevamiento realizado por Asociación Tomate 2000. El incremento de superficie se debió principalmente a que en Cuyo, especialmente en la provincia de Mendoza, aumentó la superficie en 442 hectáreas.

En este sentido es que desde el vivero San Nicolás en Junín, Mendoza, su gerente, Carlos Freire, habló con Fincas sobre las proyecciones para este año en relación a la venta de plantines para la producción de este cultivo.

Asimismo, menciona la realidad del negocio y las dificultades competitivas del sector. Sin embargo, puntualizó que esta temporada, a pesar de haber comenzado un poco fría, sin muchos pedidos y consultas, ya está pareciéndose a la anterior y se espera que la superficie y producción crezcan.

-¿Con cuántos plantines está trabajando el vivero?

-Nuestro vivero cuenta con una capacidad para producir unos 70 millones de plantines hortícolas por temporada (6 meses). Este año no podemos precisar ya que seguimos trabajando, pero esperamos tener una ocupación de aproximadamente el 75%.

-¿Qué porcentaje destinan a plantines de tomate de cultivares para industria?

-Del total de la producción del vivero, aproximadamente entre el 70% y el 80% es para tomates de cultivares para industria.

-A comparación del año pasado, ¿cómo se ubicó la producción?

-Podemos decir que se ha incrementado, por lo que estimamos terminará en un 10% más. Esto se da particularmente por las heladas que hubo en San Juan y Mendoza, que hicieron que muchos productores perdieran sus cultivos y optaran por retomar la actividad con productos tardíos como es el del tomate de industria.

-¿Cuál es el destino de esta producción?

-El destino de nuestra producción abarca Salta, Catamarca, La Rioja, San Juan, Mendoza y Río Negro. Normalmente, son clientes desde hace años y trabajamos con ellos porque valoran nuestra calidad y no porque no tengan viveros cercanos.

El cliente estima esto por sobre el costo que implica trasladar en camiones los plantines, que en muchos casos es uno de los ítems más caros que deben asumir los productores de otras provincias.

-Con respecto a 2012, ¿la demanda creció?

-Por heladas y baja competitividad de otros cultivos, la demanda de tomates para industria aumentará. Este es el caso del ajo que no ha tenido un muy buen año en lo que respecta a precios que se están pagando en el mercado interno y externo, propiciando a ser una industria poco rentable, principalmente para el productor.
 
De este modo, es que muchos optan por cultivos con mayores oportunidades de negocio y trabajo. Entre ellos se ubica el del tomate para industria, que a pesar de sufrir los avatares de todo el sector, hoy se encuentra entre los cultivos más rentables.

-¿De qué depende esta rentabilidad?

-El tomate de industria, al igual que otros cultivos hortícolas, depende mucho de la capacidad de producción en la tierra. De este modo, más allá de que los precios acompañen o no una temporada, es importante que el productor logre buenos rendimientos.

-Además de lo mencionado, ¿a qué se debe el crecimiento del sector?

-Año a año, el sector de este cultivo ha tenido mayores oportunidades de negocio, principalmente en el mercado interno más que en el externo, dado por una industria que se ha aglutinado para pujar hacia adelante. Asimismo, hay otros cultivos, como mencioné, que están teniendo precios bajos de mercado doméstico.

Por el otro lado, la exportación no ha sido una vía de escape rentable, dadas las condiciones políticas y económicas de Argentina. Es así que el productor apuesta a producir más tomate, impulsado por un consumo interno fuerte, donde la producción no ha logrado satisfacer la demanda.

Más allá de esto, hay que tener en cuenta que el consumo ha decaído y no es el óptimo porque las personas no tienen un poder adquisitivo ideal mes a mes, por lo que eligen siempre optar por aquellos productos de temporada, que son más económicos, y así equilibrar la canasta familiar.

-Los precios de los plantines, ¿aumentaron con respecto al 2012?

-Con respecto al año anterior nuestros costos sufrieron un aumento de entre el 25% y 30% en general, lo que no implica que se hayan podido trasladar al sector. Del total, en algunos casos hemos podido incrementar un 20%, dependiendo de las variedades de las semillas, tipo de cultivo y bandeja.

¿Cuáles han sido los costos más significativos?

-En general, todos los ítems han aumentado, acompañando a la inflación argentina. Podemos decir, que algunos de ellos son, en nuestro caso, el telgopor, insumos químicos, mano de obra, semilla, combustible y energía.

De todos ellos, difícilmente podemos trasladar todos los aumentos al producto final, ya que los precios de mercado no acompañan esta situación. Es así que intentamos acompañar de la forma que más podemos la realidad del sector.

-¿Con qué tipo de variedades para tomates cuentan?

-Teniendo en cuenta las industrias con las que trabajamos, hoy en día los más demandados son los tomates perita. En nuestro caso esto se debe a que en el vivero el 95% de nuestros clientes piden este tipo de variedad.

-¿Cuál es la situación del sector?

-Esta es una actividad muy complicada. En general, el sector hortícola, si no es por una cosa es por otra, siempre sufre alguna embestida, ya sea por cuestiones climáticas o por caídas de precios, del consumo, entre otras cosas. Entonces es difícil llevarlo adelante. En nuestro caso en particular, la trayectoria y foco en la calidad han dado confianza en los productores y en las industrias que nos siguen eligiendo.

Considero que será un año complicado. Aún es difícil de determinar ya que la vuelta del negocio recién es a los seis meses, cuando recuperás los costos y ves la ganancia. Pero considero, que 2013-2014 serán años en los que el productor deberá agudizar y aumentar su producción para lograr una mayor rentabilidad, y nosotros como viveristas tendremos que eficientizar los pasos para disminuir los constantes aumentos de costos y su impacto.

-¿Han realizado inversiones en tecnología para mejorar la rentabilidad del negocio?

-En realidad todo el tiempo estamos desarrollando proyectos para mejorar el negocio. No solo para obtener una mayor rentabilidad y ahorrar costos, sino para ofrecer un producto de excelencia.

Entre las inversiones que hemos realizado se destacan las cámaras de fertilización, riego por goteo, capacidad de invernadero, mejoramiento en el transporte, entre otros.

A su vez, cada año hemos ido incorporando tecnología, con el fin de mecanizar la actividad y de este modo ahorrar en costos. Principalmente, el de mano de obra, que muchas veces es difícil de conseguir, sobre todo en lo que respecta a personal calificado e idóneo.