Sociedad Lunes, 30 de mayo de 2016 | Edición impresa

Avances de la cirugía bariátrica para tratar a diabéticos

Este tema se trató durante el X Congreso internacional de C.B. que finalizó el sábado en Mendoza. Aval de entidades científicas.

Por Verónica De Vita - vdevita@losandes.com.ar

La llegada de la cirugía bariátrica para tratar a personas con obesidad fue un método verdaderamente revolucionario. Ahora promete mucho más: ser una herramienta útil para los pacientes con diabetes tipo 2. Es que se ha observado que luego de la intervención logran controlarse otras patologías asociadas a los desórdenes metabólicos que provoca.

Además de la diabetes, la hipertensión arterial, alteraciones en el colesterol y los triglicéridos han podido atenuarse y así devolver al paciente salud y calidad de vida. 

Luego de analizar las conclusiones de estudios al respecto 45 entidades médicas y científicas internacionales votaron a favor del aval a este tipo de tratamiento en una reunión realizada recientemente en Londres. 

Este fue además uno de los temas sobresalientes del X Congreso Internacional de Cirugía Bariátrica y Metabólica que se realizó en la provincia desde el 25 de mayo y concluyó el sábado pasado. 

La trascendencia del tema es tal que uno de los directores del congreso, el especialista Pablo Omelanczuk,  jefe de Departamento del Hospital Italiano de Mendoza destacó que el primer día del encuentro estuvo destinado al Simposio Cardiometabólico. 

“Imaginate un paciente que no  tenga que inyectarse todos los días insulina”, subraya el profesional y explica que “el 80% de los pacientes tiene mejoría, no se puede hablar de cura porque son enfermedades crónicas que no se curan, pero se logra suspender o disminuir la medicación”. Dijo que no se apunta solamente al peso, “vemos disminución de trastornos hepáticos, mejora de la hipertensión, en apneas del sueño y  trastornos articulares”. 

No sólo esto sino que al controlar estas enfermedades se evitan otras consecuencias más graves como por ejemplo a nivel cardiovascular. 

El médico, quien participó en la reunión de Londres, explicó que lo que se ha logrado es que las sociedades científicas vean los resultados que se obtienen con las cirugías “pero todavía no podemos decir que está aceptado por toda la comunidad científica” que está a la espera de más estudios para corroborar los logros.

Estos apuntan a conocer en profundidad el impacto de la intervención en aquellos órganos que han sido dañados por la diabetes lo cual se estima que podría estar disponible en un año. Se quiere saber si los efectos de las enfermedades renales, neurológicas o cardiovasculares pueden revertirse. 

Pero esto no sería para todos los pacientes sino que habrá que tener en cuenta variables como la edad o el deterioro. 

Participaron del congreso 1.050 profesionales de diferentes ramas de la salud, de los cuales 15% provenía de otros países latinoamericanos. Los temas abordados incluyeron mantenimiento del peso en el largo plazo luego de la cirugía, el impacto económico de la intervención, su aplicación en pediatría, adolescencia y embarazo, sexualidad,  soporte nutricional y ejercicio físico post cirugía e intervenciones quirúrgicas plásticas y reparadoras posteriores.

Omelanczuk destacó que este tipo de operaciones se realiza cada vez más porque se avanza en conocimiento y pese a ser compleja presenta menos riesgos para equipararla a cualquier otra, además de que hay más personas con obesidad. Más interés entre los 30 y los 48 años.