+ Deportes Miércoles, 8 de mayo de 2013 | Edición impresa

Adriana Pérez: con "ritmo" y elegancia

Cuando Adriana Pérez conoció a Sergio, los dos eran alumnos del Instituto Nacional de Educación Física, donde se recibieron de profesores. Ambos coincidieron tiempo después no sólo en la relación de pareja que los convirtió en marido y mujer sino también en el inmenso amor por la equitación y los caballos de salto.

“Adri”,  como se la conoce en la intimidad del hogar y como también la identifican sus alumnos, con su llamativa elegancia y singular belleza, se convirtió en una de las amazonas más destacadas de la década del ‘80, cuando compitió en distintos concursos realizados en Mendoza, San Juan, San Luis y Córdoba.

En 1986 logró el título de campeona mendocina de tercera categoría, cuando saltó 1,20 metro de altura con la monta de Ritmo, su caballo preferido. En su ascendente y exitosa trayectoria también montó a Deser, participó en las ediciones 1986, ‘87 y ‘88  del Cordillerano de San Juan y saltó en más de una oportunidad 1,30 metro de altura en otra demostración de sus notables condiciones.
 
En julio de 1990, cuando estaba embarazada de cinco meses, saltó sin faltas con su hijo Lucas en el vientre en el tradicional Campeonato Centro de la República, que se desarrolla anualmente en Córdoba. Como profesora, en otro hecho que demuestra su pasión por el deporte hípico, dio clases hasta dos días antes del parto.

En la época en que aún competía, Adriana se recibió de Instructora de Equitación, título otorgado por la Federación Ecuestre Argentina, actividad que desarrolla como profesora en la Escuela de Equitación El Establo, que dirige junto a su esposo Sergio. En la actualidad trabaja con un grupo de 40 alumnos de distintas edades desde los dos años y medio en adelante, en su mayoría mujeres.

Con gran orgullo nombra a algunos de sus discípulos más destacados por los logros que han alcanzado en distintas épocas y campeonatos: Noemí Andino (Campeona Nacional 2004), Sol Alonso (Campeona Mendocina), Ana Laura Virdó, Vanina Zárate, Andrés Alonso, Malena Ricci, Stefano Urtubay, Laura Brugnoli y Josefina  Menéndez. Además de Pilar Céspedes, que es nuestra compañera de tareas en el diario Los Andes, en  la coordinación de las páginas de Sociales que se editan todos los días sábados en el Suplemento Estilo.
 
Cuenta Pilar, que monta a Zeta, en la amable charla con Más Deportes: “El caballo es un compañero, un amigo, el esclavo más venerado;  hace lo que uno quiere porque uno lo adora”.
Con  una expresiva sonrisa, Adriana, que es descendiente de árabes, comenta que también es profesora de danzas árabes y de dabke (folclore árabe) y que además de ama de casa también es jardinera, ingeniera y arquitecta, porque siempre está en todos los detalles para el embellecimiento de las pistas de El Establo, en Chacras de Coria.