Sociedad Jueves, 20 de agosto de 2015

“Hasta nunca”: cerró Argentina Maternity luego del escándalo de alquiler de vientres en Mendoza

Delitos Complejos abrió una investigación por un caso tan sospechoso como escandaloso. Los “prestadores” se victimizan y cierran la web.

Por Laura Antún

Luego de que la que la fiscal de Delitos Complejos Claudia Ríos abriera una causa de oficio por un extraño caso de “gestación por sustitución” en Mendoza, más conocido como “alquiler de vientres”, la “empresa” involucrada cerró su web.

Lo hizo hoy a las 3 de la mañana, con una carta en la que se comparan con los “Favaloro de la maternidad subrogada”.

El caso que despertó las alertas y llevó a la fiscal a abrir una investigación fue el de dos hombres que intentaron salir a Chile con una lactante de apenas 38 días y sin la mamá.

Luego se supo que la mamá es una mujer de la zona de Los Barrancos, Godoy Cruz, que recibió dinero por prestar el vientre y que entregó a la bebé, a la que ni siquiera dio de mamar. Y que uno de los hombres es un médico de la exclusiva zona de Las Condes, Santiago de Chile.

Lo que más llamó la atención es que la misma empresa, hace poco, logró un fallo a favor de una pareja de Buenos Aires que se quedó con un bebé de 7 meses, gestado en el vientre de otra mujer de Los Barrancos y con la misma empresa no inscripta: Argentina Maternity.

Argentina Maternity acusa a la Policía Aeroportuaria, a los periodistas y a la justicia de “homofóbicos” con pensamientos de “la edad media” por impedir la salida de la lactante con dos varones, sin mamá presente y con un permiso que no tenía fecha de regreso. Con el correr de las horas se sabe que la organización, o empresa, o web, le dio plata a la mujer de la zona vulnerable a cambio de gestar y dar a luz a la bebita que intentaban llevarse. 

“Esta vez ganó la homofobia, el prejuicio y el abuso de autoridad. Hoy es un día triste para los Derechos Humanos Reproductivos”, ponen en la carta de despedida, que sigue con un “hasta nunca”.

“Al hacerse público el primer caso en Mendoza de gestación por sustitución se evidenció que muchos funcionarios públicos no están preparados para esto”, afirman.

“Un periodista inescrupuloso inventó una historia macabra sobre nosotros, alimentado por una abogada inmoral, y publicó una nota que "vendiera". Esa nota periodística nos vinculaba a cosas espantosas como la trata de personas, la venta de niños, la explotación de personas y situaciones tan aberrantes como falsas”, asegura.

Lo cierto es que Delitos Complejos investiga varias líneas, y una de ellas puede ser el delito de trata de blancas con fines reproductivos.

Porque a las mujeres de Los Barrancos les dieron dinero, pero a la que dio a luz a la beba que quisieron llevarse a Chile le hicieron decir que había estado de novia con el médico de Las Condes. 

Ahora se sabe que es mentira y que Pascual fue quien prestó el servicio de subrogación a los chilenos. El abogado también salió en los diarios de todo el país porque representó a la pareja de Buenos Aires que logró quedarse con un bebé gestado en el vientre de la otra joven de la zona vulnerable de Godoy Cruz.

Argentina Maternity ataca también a la fiscal por poner en tela de juicio el lucro con seres humanos.

“La misma Fiscal Dra. Claudia Ríos investiga de oficio un caso, por una actuación homofóbica de la Policia de Seguridad Aeroportuaria (PSA) que impidió la salida del país a un papá con su hija por el hecho que "les pareció raro ver a dos hombres con una bebé", al mejor estilo medioevo. Se investiga y se filtra información bajo secreto de sumario a la prensa”, se quejan.

“Y los ataques de ciertos periodistas contra Argentina Maternity y contra el Dr. Juan Pablo Rojas Pascual comenzaron nuevamente, las mentiras y las extorsiones”.

Es decir, Rojas acusa a los medios de extorsionarlo, cuando nadie le pidió nada a cambio.

Cómo comenzó la historia

La Policía Aeroportuaria fue la que dio la señal de alerta. A los efectivos les llamó la atención que dos varones sacaran a una recién nacida lactante y sin la mamá, con un permiso en mano por tiempo indeterminado. Y no los dejó salir.

Ahora se sabe que la mamá que firmó el permiso en realidad es la “gestante” de Los Barrancos, una zona sumamente vulnerable de Godoy Cruz, quien dio a luz a la beba y no la vio más.

De Los Barrancos es también la gestante del bebé que partió a Buenos Aires luego del fallo de finales de julio del juez Carlos Neirotti, del Primer Juzgado de Familia, quien autorizó a una pareja bonaerense a quedarse con un chiquito de 7 meses.

“Estamos interviniendo de oficio. Estamos tratando de investigar si existe un delito. En este caso qué delito y contra quién”, dijo ayer Ríos a diario Los Andes.

Es que, a medida que pasa el tiempo, se van conociendo más puntos oscuros de Rojas y Argentina Maternity: varias parejas confesaron que se ofrece el servicio “desinteresado” por 400 mil pesos.

Es decir, la pareja debe desembolsar este dinero a la empresa, que ni siquiera está inscripta como tal, y a cambio obtiene una madre subrogante.

Otro punto oscuro es por qué las mamás son de la misma zona vulnerable. ¿Alguien las recluta? ¿A cambio de qué?

En el caso de la pareja chilena, el presunto padre o dador de esperma de la bebé es un médico de la exclusiva zona de Las Condes, Santiago.

En un primer momento, y cuando le preguntaron a la mujer que dio a luz a la bebé, ella dijo que había estado de novia con el médico y que le firmó el permiso para que los abuelos de Chile la conocieran. Un permiso sin fecha de regreso.

Pero ahora se sabe que la chica dio a luz en el hospital Español y que entregó a la nena, una beba que es la más vulnerable de esta historia. 

“Me han consultado muchísimos clientes por los servicios de Rojas Pascual”, afirmó a este diario Fabiana Quaini, reconocida abogada de derecho internacional de familia. “Yo les digo que no lo hagan”.

“Si quieren hacer eso que lo hagan en EEUU, que está regulado”, afirma Quaini.

Es que en Argentina hay un vacío legal. No se sabe si alguien acompañó en el embarazo a las mujeres de Los Barrancos, no existe contrato legal de por medio y no hay un marco jurídico claro.

Quiani asegura que solo lleva casos de familiares o de amistades comprobables que quieran hacer la sustitución de vientres como algo altruista y sin fines de lucro. “En este momento estoy llevando una mujer que esta llevando en el vientre al bebé que su hermana no puede gestar”.

“No haría ni por casualidad algo así si no fuera familiar o de una amistad comprobable”, asegura.

¿Tráfico humano y trata de blancas?

Según trascendió, ya hay denuncias de varias parejas que afirman que la agencia o empresa -no tiene definición legal- Argentina Maternity les pidió 400 mil pesos por un bebé de vientre alquilado.

En el medio queda la nebulosa del derecho de ese bebé a la identidad, del derecho de la madre gestante y del derecho de la pareja que paga, ya que nada está claramente regulado.

Por ahora, la justicia quiere saber de dónde sacaba Argentina Maternity a esas mamás de bajos recursos que según ellos prestaban sus vientres de forma “altruista” para que otras parejas pudieran ser padres.

La gestante de la bebita que quisieron sacar por Chile declaró ante Delitos Complejos y se supo que en realidad prestó el vientre. Nunca fue novia del médico chileno. 

La mujer puede haber incurrido en el delito de “tornar incierto el estado civil de las personas”.

Porque la bebé nació en el hospital Español, figura como hija de ella pero luego no tuvo contacto. ¿Cuál es el estado de esa bebé? ¿De quién es si la pareja que la tiene es chilena? ¿Quién ampara a la menor?

La pareja de Chile también deberá declarar, aunque su intención pueda haber sido buena. Se sospecha que pagaron por el servicio y que se llevaban a la nena para criarla en ese país.

También serán citadas las autoridades del hospital Español, ya que los nacimientos de bebés de vientre de alquiler de Argentina Maternity han sido en ese nosocomio y su personal avisó a la Justicia de Menores cuando vio las irregularidades.