lunes 19 de abril de2021

Arquitectura

Yendo de la cama al living

En tiempos de pandemia y teletrabajo, más de uno seguramente se sentirá reflejado en este tema de Charly García. ¿Cómo podemos optimizar estos espacios, y qué muebles nos conviene tener para que sean más cómodos y eficientes?.

  • Redacción LA
  • martes, 9 de marzo de 2021

Tanto el espacio del dormitorio como el living o estar han visto resignificado su uso. Te dejamos algunas ideas para que puedas hacer más llevaderos tus días de home office en el hogar.

El dormitorio

Los muebles básicos son la cama, la mesita de noche y el armario ropero, apto para ropa y accesorios. En algunos casos, principalmente en dormitorios de chicos y adolescentes, se incorpora un área escritorio que puede incluir fácilmente una computadora (hoy más necesaria que nunca).

Cómo distribuir los muebles. El principal elemento de un dormitorio es la cama, dispuesta de manera que nos permita tener suficiente espacio para otras actividades. Junto a la cama siempre debe ir la mesa de noche, una a cada lado si se trata de una cama de plaza y media o dos plazas. El escritorio siempre es aconsejable ubicarlo cerca de la ventana para ganar luz natural y el monitor de la computadora de espaldas a la ventana, para que no nos moleste el reflejo. De la misma manera ubicaremos el televisor.

Elegir los muebles de dormitorio. Las variedades de camas son muchas. Las hay con respaldo y sin respaldo; sommiers o colchones comunes. Es importante elegir con criterio e información una buena cama, ya que se trata de algo más serio que un simple objeto de decoración. Un detalle importante es el respaldo. Debe ser acorde a la decoración general, pero suficientemente cómodo como para apoyarnos al leer o ver televisión.

Algunas ideas. Como alternativa estética, se puede reemplazar la mesa de noche por un baúl, un estante sujeto a la pared o una cajonera. Si el espacio es reducido y nos falta lugar para guardar cosas, podemos optar por colocar un cajón o algún sustituto debajo de la cama. Siempre es conveniente que el armario de la habitación tenga puertas corredizas. Si queremos disimular el televisor, la mejor opción es colocarlo dentro de un mueble con puertas que permanezca escondido hasta el momento en que deseemos verlo.

El living

El living tradicionalmente fue el área reservada para el descanso y la reunión, pero hoy también se transforma en nuestra oficina e incluso, en el aula del colegio.

Siempre es fundamental contar con un espacio de cómodos sillones en dónde podemos reunirnos con amigos y familia, o utilizarlo como área de lectura, reposo o simplemente para mirar televisión. Es muy común verlo integrado directamente al comedor, adecuándose en ese caso a las dimensiones de la casa o departamento. Los muebles que incluye un living clásico son: sillones -tal vez alguna butaca, fiaca o puf complementarios-, mesas bajas (central y laterales), mesa o mueble para audio o televisión, y otros elementos decorativos, por ejemplo biblioteca, esquinero o repisa.

Cómo distribuir los muebles. El living se distribuye a partir de un grupo de sillones en torno a una mesa central baja. Ya sea de un cuerpo, de dos o de tres, los sillones quedan muy bien si se le agrega algún otro tipo de asiento: una silla antigua, un butacón o un puf. La mesa central puede ser rectangular, cuadrada o redonda, dependiendo en parte del espacio que dejan los sillones. Se pueden agregar otras mesas complementarias, bajas y pequeñas, útiles para apoyar una lámpara, adornos o elementos circunstanciales, por ejemplo un vaso, un libro o un cenicero. También podemos incorporar fácilmente una biblioteca, una repisa o algún tipo de modular, similar a los que se utilizan en el comedor. Hoy en día es muy común, además, la presencia en el living de un televisor, un equipo de audio o un Home Theatre común a toda la familia. Si algo de esto ocurre, entonces, debe estar todo dispuesto para poder atender a la pantalla cómodamente desde todas las direcciones.

Elegir los muebles. Ante todo es conveniente definir si el living va a ser un área de paso o un lugar de uso continuo y permanente. Si el living es poco transitado, entonces podemos elegir los muebles teniendo en cuenta nuestros gustos y costos. Si, en cambio, será un área de uso diario, habrá que asegurarse muebles fuertes y telas fuertes y lavables. Luego podemos pensar en los accesorios tales como mesas laterales, bibliotecas o muebles para equipo de audio o televisión. Recordemos que la incorporación de un sistema de televisor o similar en el living, supone un tratamiento especial del conjunto para lograr una buena visión.

Algunas ideas. La mesa central del living debe guardar una distancia mínima de entre 40-50 cm. de los sillones. Como detalle estético, pueden usarse dos mesas cuadradas juntas en lugar de una sola rectangular. Otra opción interesante es utilizar una mesa trasparente, de vidrio o acrílico, para lucir el piso o la alfombra. Si disponemos de poco espacio podemos utilizar mesas nido: un conjunto de tres mesas pequeñas de distintas alturas que encajan una debajo de la otra. Si el living es la primera estancia de la casa, es útil disponer de un pequeño espacio como recibidor. Esto puede lograrse, simplemente, colocando un mueble bajo en una de las paredes cercanas a la entrada, para apoyar llaves, cartas, etc. También podemos incorporar un paragüero, un perchero o un armario exclusivo para abrigos. Si deseamos separar ambas zonas, entonces podemos hacerlo por medio de un biombo, un mueble o una biblioteca de dos caras.