martes 4 de agosto de 2020

Uso del vidrio en arquitectura hospitalaria (imagen: Proyecto Ciudad Sanitaria de Formosa).
Arquitectura

Uso del vidrio en arquitectura hospitalaria

El vidrio es uno de los materiales más elegidos a nivel global para la construcción de espacios sanitarios, una tendencia innovadora que ya puede verse implementada en nuestro país.

  • Redacción LA
  • domingo, 5 de julio de 2020
Uso del vidrio en arquitectura hospitalaria (imagen: Proyecto Ciudad Sanitaria de Formosa).

La utilización del vidrio tanto para fachadas como para delimitación de espacios interiores es una tendencia mundial debido a las diversas ventajas que proporciona el material: es resistente, versátil, reutilizable, genera confort y luminosidad en los ambientes sin recurrir a fuentes de energía no renovable.

En lo que respecta a espacios que requieren mayor nivel de asepsia, como hospitales y centros de salud, el vidrio es el material ideal para cerramientos internos ya que permite grandes visuales, es más resistente y durable (no se raya o corroe al limpiarlo), es ignífugo, proporciona hermeticidad y resiste los más altos estándares de higiene. Utilizado en fachadas, también elegido porque es perdurable, de fácil colocación o reemplazo, es hermético y permite el ingreso de luz natural contribuyendo al ahorro energético.

El arquitecto Osvaldo Mario Donato, reconocido especialista en ingeniería hospitalaria, reconoce la adaptabilidad del vidrio tanto para exteriores como interiores en estos espacios y explica que: “Un edificio dedicado a la salud debe dar una imagen total asepsia. En este sentido, el vidrio es el material más recomendado por sus innumerables ventajas y también por su adaptabilidad a los diferentes zonas climáticas. Por ejemplo, en el desarrollo que llevamos adelante en Hospital Interdistrital Evita también denominado Ciudad Sanitaria, ubicado en el polo sanitario de la ciudad de Formosa, se utilizó vidrio para fachadas y techos, así como también como cerramiento y divisor de ambientes en todas las áreas internas del establecimiento: alta complejidad, odontología, maternidad, pediatría, hemoterapia y laboratorio”.

En este sentido, el vidrio templado puede ser utilizado como revestimiento interior para puertas de quirófano, mientras que los cerramientos o paredes de vidrio resisten lavados diarios y a su vez permiten tecnología aplicada al material (se pueden insertar pantallas o sistemas de control de luminarias por ejemplo), ideales para salas de reuniones en el ámbito clínico. A su vez, el vidrio es ampliamente utilizado para dividir espacios, ofrece superficies vidriadas, sin obstrucciones y sutilmente translúcidas, que permite el máximo ingreso de luz natural difusa sin producir sombras.

Fuente: Arquimaster y VASA Vidriería Argentina