domingo 11 de abril de2021

Arquitectura

Tres tendencias que toman fuerza en el habitar, luego de un 2020 “a pura casa”

El Covid-19, el aislamiento social y la cuarentena aceleraron los procesos de cambio que se venían dando de manera paulatina y sutil. En este tiempo, donde las experiencias y las emociones se vieron potenciadas, se instalaron con más fuerza algunas tendencias en la forma de vivir nuestras casas.

  • Redacción LA
  • miércoles, 3 de febrero de 2021

Hoy te planteamos un análisis sobre las nuevas formas de habitar que tomaron mayor protagonismo en los últimos meses y que nos marcan el camino del 2021.

Reconfiguración de los espacios

En pocos días tuvimos la capacidad de reconfigurar nuestras rutinas de vida y la de todos los miembros convivientes de nuestra familia. Y con ello, le demandamos a los espacios que habitamos mayor capacidad de adaptarse a nuestras necesidades, más exigentes y cambiantes.

Nuestros dormitorios debieron ofrecernos espacios de trabajo o de escuela. Los livings de los más atletas se convirtieron en gimnasios. Las cocinas, en restaurantes que funcionaban para las 4 comidas del día. Con estos cambios también crecieron las consultas y la demanda de soluciones como camas rebatibles, camas escritorios que no pierden la verticalidad, puertas corredizas para dividir e integrar ambientes según cada necesidad, escritorios regulables en altura, etc.

Disfrutar de los procesos

Debimos hacernos el tiempo para ocuparnos de todo. La casa, el trabajo, las tareas de los más pequeños... Y parte de alcanzar el objetivo fue entender que debíamos descubrir cómo disfrutar de los procesos.

Cocinar podía pasar a ser una fiesta si se contaba con las soluciones que nos permitieran tener todo al alcance de la mano. O mantener el orden algo fácil de materializar con los espacios de guardado diseñados con este fin. La funcionalidad que nos ofrece confort nos otorga sensaciones gratificantes, facilitando nuestras tareas diarias.

Renovarse

Estar todo el día en casa nos hizo reflexionar sobre absolutamente todo, y así repasamos si cada espacio nos brindaba todo aquello que necesitábamos. Quienes no buscaban encarar grandes obras, pero sí un refresh, repensaron sus espacios y se animaron a incorporar pequeños cambios que representaran grandes transformaciones.

Desde soluciones inteligentes de diseño que sumaban funcionalidad y confort, como estaciones de carga USB en lugares estratégicos para los dispositivos o los organizadores de cajones para encontrar todo rápido, o el simple cambio de tiradores que ofrecían un nuevo look para nuestros muebles de living, comedor o incluso dormitorio.

Un aire nuevo que nos permitía sentir que nuestro hogar era el mejor lugar para estar, permanecer y cuidarnos. Cambios que durante mucho tiempo postergamos o que tal vez no habíamos pensado, pero que ahora que estábamos en casa identificábamos como propuestas que podían representar una nueva oportunidad para nuestros lugares.

El 2020 quedó atrás. Pero con grandes aprendizajes para disfrutar de nuestras casas que seguro nos darán mayor confort en el presente y el futuro. Se trata de conectarse realmente con nuestro hogar y seguir descubriendo el sinfín de oportunidades que nos ofrece para que sea siempre un gran aliado del bienestar personal y familiar.

Asesoró: Häfele