lunes 1 de marzo de 2021

Imagen: Konkreta Soluciones
Arquitectura

Sistemas pasivos de seguridad alimentaria, para que la cocina sea más saludable

Las cocinas pueden ser más saludables si incorporamos sistemas pasivos que contribuyen a mejorar la seguridad alimentaria y, por tanto, nuestra salud.

  • Redacción LA
  • domingo, 17 de enero de 2021
Imagen: Konkreta Soluciones

Al hablar de Sistemas Pasivos de Seguridad Alimentaria nos referimos a materiales, aparatos, equipamientos y herramientas de última generación que nos proporcionan un plus de seguridad e higiene frente a posibles contaminaciones microbiológicas, sin que sea necesario modificar sustancialmente nuestros hábitos.

Las cocinas saludables están concebidas como un espacio preparado para:

  • Facilitar el desarrollo de unas correctas prácticas de manipulación de alimentos.
  • Favorecer la limpieza, la higiene y el mantenimiento.
  • Proporcionar las condiciones ambientales apropiadas (temperatura, humedad, ventilación, etc.) para conseguir un espacio saludable.
  • Disponer de zonas diferenciadas de almacenamiento, manipulación, cocinado, residuos, etc.

7 propuestas para que tu cocina sea más saludable

1. Materiales y revestimientos: Materiales y superficies higiénicas para evitar la proliferación de microorganismos.

2. Frigoríficos y otros electrodomésticos: Heladeras con recubrimiento interno con partículas de plata limitante de crecimiento bacteriano. Lavavajillas con piezas antibacterias para mayor protección.

3. Herramientas y utensilios de cocina: Tablas de cortar anticontaminación cruzada dotadas de colores según el tipo de producto. Cuchillos y herramientas con tratamientos antimicrobianos.

4. Otros sistemas: Dispensadores automáticos de agua y jabón con sensor. Purificadores de aire y unidades de filtración que reducen la carga microbiológica del ambiente. Campanas extractoras y sistemas de control ambiental que evitan temperatura y humedad de riesgo biológico.

5. Mobiliario: Tratado con barniz antibacterias que garantiza una cobertura ilimitada. Los componentes higienizantes no se van con la limpieza diaria ni el paso del tiempo, sino que duran toda la vida del mueble. No altera las características de los materiales y está totalmente libre de componentes tóxicos para contacto humano.

6. Textiles: Con tratamientos antimoho, antivirus y antibacterias. Trapos de cocina con código de color para evitar contaminaciones cruzadas.

7. Limpieza y desinfección: Utensilios de limpieza e higiene que también deben higienizarse, pero que están dotados de aditivos que evitan la proliferación masiva de microorganismos entre lavado y lavado.

En el marco del Nuevo Paradigma de Seguridad Alimentaria en el que se plantea no solo el efecto de los alimentos en nuestro organismo (sensoriales, nutricionales, sanitarios, etc.) sino también el impacto de las personas en la seguridad de los alimentos, estos Sistemas Pasivos deberán cumplir, además, con otros requisitos relacionados con su composición y proceso de fabricación:

  • Composición de materiales reciclados provenientes de procesos de economía circular.
  • Fabricación sostenible, con bajo impacto en el medio ambiente.

Asesoró: los Sistemas Pasivos de Seguridad Alimentaria (SPSA) son un concepto desarrollado por la microbióloga Maite Pelayo, portavoz técnico del Instituto Silestone.

Fuente: Arquimaster


Por las redes