Siete consejos para elegir un sistema de videovigilancia

Los kits de videovigilancia son una buena alternativa.
Los kits de videovigilancia son una buena alternativa.

Seguridad, cuidado y reducción de gastos son las necesidades más demandadas por los clientes. Las características clave a tener en cuenta para comprar un kit de calidad y adaptado a cada necesidad.

Cada día son más las personas que recurren a sistemas de videovigilancia en busca de protección, tanto para sus hogares como para sus negocios. Estos son una herramienta imprescindible en la previsión de casos policiales y también para la resolución de los mismos. Pero, además, pueden contribuir en la reducción de gastos de seguridad, especialmente en lo que se refiere a la contratación de personal, y en la vigilancia no solo de bienes materiales, sino de niños y ancianos cuando se quedan solos en determinados momentos del día o la noche.

Estos casos que se presentan pueden ser parte de las necesidades de los clientes. “Los requerimientos o los presupuestos disponibles pueden variar mucho en los distintos casos, pero cada uno de ellos puede ser cubierto a partir de las diferentes opciones que se pueden encontrar dentro de estos sistemas”, explica Franky Su.

Los kits de videovigilancia se presentan como una alternativa recomendable, ya que además de estar diseñados específicamente para monitorizar de forma controlada una determinada área, suelen ser más accesibles a nivel económico. Sin embargo, hay que tener en cuenta ciertas características antes de optar por una alternativa u otra:

  • Calidad de la imagen: este punto es determinante, y es que de nada sirve un sistema de vigilancia compuesto por varias cámaras de seguridad, pero cuya resolución no permita distinguir elementos básicos como rostros, números de placas o un modelo de vehículo, por ejemplo.
  • Ángulo de visión: dependiendo de la ubicación de las cámaras, es posible que se requiera de un ángulo de visión mayor o menor. Lo mínimo recomendable es un sistema con cámaras de ángulo de 70 grados. Si se busca un mayor ángulo de visión, se puede optar por cámaras de hasta 135 grados de visión.
  • WiFi: no todas las cámaras incluyen WiFi; sin embargo, es un buen valor agregado porque facilita el acceso al sistema de imagen de la cámara desde cualquier dispositivo. La instalación, por otro lado, suele ser considerablemente más sencilla.
  • Audio: un buen valor agregado es que las diferentes cámaras que conforman el kit de vigilancia, incorporen sistema de audio.
  • Sensor de movimiento: es recomendable que las cámaras incorporen un sensor de movimiento. ¿La razón?. Ahorra espacio en el almacenamiento del disco duro, ya que solo graba cuando capta movimiento o acción.
  • Visión nocturna: es importante asegurarse de que el kit de videovigilancia incorpore la característica de visión nocturna, de lo contrario, el sistema de vigilancia es muy vulnerable en las noches, especialmente si no hay mucha iluminación alrededor.
  • Almacenamiento: otro aspecto importante es el almacenamiento. Muchas cámaras tienen una capacidad de almacenamiento mínima, la cual puede ampliarse, en muchas ocasiones hasta 6TB.

“Los sistemas de videovigilancia son un complemento de seguridad que, junto a un buen sistema de alarma y otros dispositivos, puede marcar una gran diferencia en el nivel de protección de nuestros bienes materiales y lo que es más importante aún, de nuestros seres queridos. Solo debes elegir la opción que mejor se adapte a tus necesidades, presupuesto en función de la mejor relación calidad precio”, comenta Franky Su.

Asesoró: Dahua

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA