Aprovechá el momento de remodelar tu vivienda para aislarla térmicamente

Mejorar las condiciones de la vivienda es fundamental para tener una buena calidad de vida.

Son varias las razones por las cuales se decide hacer remodelaciones en una vivienda. Muchas de ellas por problemas como la humedad, grietas en paredes, filtraciones de agua, falta de luz natural, levantamiento o hundimientos en el piso, entre las más frecuentes; otras, por ampliaciones o modernización de ambientes.

Pero sean cuales sean los motivos de estas remodelaciones se convierten en una excelente oportunidad para mejorar la calidad de la vivienda y por consecuencia mejorar el confort, cuidar la salud de sus habitantes y algo no menor, reducir el consumo de energía y ahorrar en las facturas de servicios de luz y gas.

En toda remodelación alguna de las partes de la envolvente de la vivienda -techos, muros y pisos- se ve afectada y si se tiene en cuenta que esta envolvente es la protección del espacio interior y la principal interface en la relación con el ambiente exterior, resulta imprescindible que a la hora de tener que remodelar se piense en aprovechar ese momento para hacer cambios que transformen la casa en una vivienda saludable y eficiente energéticamente.

“La utilización de aislación térmica eficiente, con materiales como lana de vidrio, poliestireno expandido o poliuretano, genera beneficios y colaboran tanto en la mejora de la calidad de los ambientes interiores de las viviendas como en la salud, el confort y el descanso de los habitantes. Las aislaciones térmicas eficientes evitan las condensaciones superficiales en muros y cubiertas que causan la humedad y la aparición de moho en rincones, cerca de ventanas o detrás de muebles”, explica el Arq. Federico García Zúñiga, consultor técnico de ANDIMA (Asociación Nacional de Industrias de Materiales Aislantes).

Aquello que convierte a los materiales aislantes térmicos eficientes, en un recurso y solución de fácil implementación en las remodelaciones, es su bajo peso y densidad y su composición, que en conjunto actúan como aislantes de la temperatura en invierno y en verano.

Estos materiales aislantes térmicos eficientes utilizados en bajos espesores cumplen con la función aislante en forma muy eficaz por su bajo coeficiente de conductividad térmica (o alta resistencia térmica), propiedad que impide el paso de la temperatura. La utilización de estos materiales aislantes eficientes en cualquier tipo de construcción, son sin duda los que realmente cuidan la salud de las personas que viven en los hogares, ya que previenen de manera más eficiente la condensación del aire y la aparición de humedad. Sumado a que logran un ahorro de un 70% en las facturas de luz y gas consumidos para la climatización y un ahorro energético de un 35% sobre el consumo de energía total de un hogar.

“Las viviendas argentinas pierden energía por todas partes. Son coladores con formas de casas, que lo único que hacen es limitar el confort para sus habitantes y generarles gastos innecesarios”, comenta García Zúñiga. “La mejora de la eficiencia energética de la envolvente puede ayudar a reducir el consumo de energía para acondicionamiento térmico interior en más del 50%, lo cual impactará tanto a nivel individual como a nivel nacional”, finaliza.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA