domingo 20 de junio de2021

Los árbitros en la mira
Los árbitros en la mira
+ Deportes

Los árbitros en la mira

En AFA quieren cortar por lo sano y buscan reestructurar el referato argentino para terminar con las internas entre el Sadra y la AAA, entre ellas la terna que nos representará en el Mundial.

  • sábado, 23 de febrero de 2013
Los árbitros en la mira
Los árbitros en la mira

Galopa con el caballo del comisario. La meta de cualquier árbitro con ambiciones es el Mundial. Y sólo resulta un privilegio para aquellos que son nominados “internacionales”. Desde diciembre, hay nueve jueces que pueden lucir el emblema de la FIFA a la altura del corazón.

A Pablo Lunati y Sergio Pezzotta, ambos del Sadra, los bajaron porque llegaron al límite de la edad. A Federico Beligoy, de la Asociación Argentina de Arbitros (AAA), por decisión de Julio Humberto Grondona. Y subieron a Mauro Vigliano, Silvio Trucco, Pablo Díaz y Diego Ceballos. Pero quedó inclinada la balanza a favor de la AAA, con cinco jueces. Otra determinación que sumó chispas a la histórica rencilla que desde hace años mantienen los gremios del arbitraje. Y justo a un año de la máxima competencia en Brasil, cada sindicato tiene su candidato.

Diego Abal (AAA) y Néstor Pitana (Sadra) parecen jugar una carrera en la que Patricio Loustau (AAA) es el tercero en discordia. Pero desde el Sadra escupen broncas por las designaciones de su postulado.

Porque aunque es cierto que el misionero dirigió Quilmes-Boca en la primera fecha, la semana pasada fue el árbitro de Arsenal-Atlético de Rafaela -un partido de tercer orden- y este lunes conducirá los destinos de San Martín-Newell’s. “Lo mandan a San Juan, donde el año pasado tuvo problemas en un partido con Rafaela”, se quejaron en el gremio que maneja Guillermo Marconi. El 27 de octubre, Pitana convalidó el gol del empate de los rafaelinos a pesar de que el asistente levantó la bandera marcando posición adelantada.

Luego, Rafaela dio vuelta el partido, por eso los ánimos están caldeados en la vecina provincia, además, porque Vigliano cobró un penal inexistente en Santa Fe que permitió que Colón llegara al 1-1.

Abal tiene el padrinazgo de Jorge Romo, ex presidente del Colegio de Arbitros y actual miembro de la Comisión Arbitral de FIFA. Y sigue adelante del resto, más allá del grosero error que cometió el 18 de marzo del año pasado, cuando convalidó un gol de Colón ante San Lorenzo, a pesar de que su asistente marcó correctamente el fuera de juego de Ariel Garcé. El propio árbitro reconoció su equivocación en su círculo más íntimo.

Por si fuera poco, el juez de 41 años e internacional desde 2008, no pasó las pruebas físicas de setiembre en Zurich, pero tuvo revancha en Asunción durante diciembre. El domingo, Abal dirigirá el clásico de Avellaneda, el encuentro más picante de la tercera fecha del Torneo Final, nada menos.

Loustau es hijo de Juan Carlos, el Pichi, mundialista en Italia '90 y uno de los mejores árbitros que tuvo la Argentina. Quedó marcado por el Superclásico del Clausura 2011, cuando reemplazó a Héctor Baldassi, afectado por una apendicitis. Pero se recuperó con buenas actuaciones. Hoy, corre de atrás.

En tanto, los asistentes con posibilidades son Juan Pablo Belatti (AAA), Hernán Maidana (Sadra) y Yamil Bonfá (AAA).

Interna a punto de estallar

Aunque Julio Humberto Grondona ya anunció que su fecha de vencimiento como líder de la AFA será 2015, el sillón está caliente. Y como titular de la Comisión Arbitral -tal cual fue rebautizado el Colegio de Árbitros por disposición de la FIFA- tomó una decisión fuerte: rodearle la manzana a su vicepresidente, Francisco Lamolina, cara visible de las designaciones de los referís, cuestionado por muchos dirigentes y enfrentado con los jueces más veteranos.

Luis Segura, presidente de Argentinos, y Alejandro Toia, secretario de la Asociación Argentina de Árbitros (AAA), asumirán sus funciones el lunes en ese cuerpo colegiado en el que, al menos por ahora, Pancho tiene la penúltima palabra. Porque está claro que el martillo lo baja Don Julio. Y en ese sentido, el impacto de su golpe puede agitar aún más la feroz interna de los hombres del silbato.

“Lamolina es el cilindro de la rueda de una bicicleta: todos los rayos lo apuntan a él”, dijo una persona vinculada a la historia del arbitraje argentino, cada vez más abajo de la lupa y con un presupuesto de 1.500.000 pesos mensuales. La presencia de Segura obedece a un cargo político, ya que el jerarca de La Paternal es la mano derecha de Grondona.

También, a una reorganización laboral que tiene como meta pasar a relación de dependencia a los casi 500 jueces del staff para evitar futuros juicios. Toia, en tanto, es pesado entre los árbitros de su gremio y tiene una relación cercana al mandamás de AFA, en cuyos pasillos se dice que su titular le consiguió el puesto para ahorrarse una onerosa indemnización. Otros, que la meta es desplazar a Lamolina, con quien el secretario de la AAA tuvo un encontronazo en la última fecha del Torneo Inicial, cuando fue designado para dirigir Rafaela-Vélez, lejos de su familia, cuando era su último partido como profesional, y por lo que se negó a viajar al interior.

Los tantos se aclararon, ya que tanto Segura como Toia mantuvieron reuniones con el emblema del “siga, siga” . Pero Pancho puso límites y se lo hizo saber a su gente más afín: si siente que su poder se recorta a la hora de las designaciones está dispuesto a pegar un portazo. Sólo de Grondona son aceptadas las “sugerencias”.

Segura será el nexo entre el Comité Ejecutivo y la Comisión Arbitral. Obviamente, filtrará los reclamos de sus pares, que suelen patalear por los fallos de los jueces y pedir designaciones a piaccere . “Hasta los líneas a delivery quieren”, deslizó un allegado a la  AFA. Esta semana, sin ir más lejos, el referí del derby de Avellaneda generó polémica. Racing no quería ningún afiliado al Sindicato de Arbitros de la República Argentina (SADRA) por la conocida simpatía de su secretario, Guillermo Marconi, con Independiente. Y en la vereda roja espantaba Germán Delfino, y finalmente, el dedo favoreció a Diego Abal.

Lamolina está en la mira, por otro lado, de los árbitros más grandes. A cargo de una renovación que ya lleva un año y medio, los experimentados se sienten usados. “Nos quieren limpiar, pero a la hora de jugar los clásicos, los que salvamos las papas somos nosotros” , confió un juez de vasta trayectoria.

El caso de Pablo Lunati (45 años) es sintomático. A pesar de que había decidido colgar las tarjetas en diciembre, Grondona le pidió que continuara hasta junio. ¿A cambio de ocupar el lugar de Pancho? Lunati está cruzado con Lamolina, quien dijo que cuando llegó a su cargo, “estaba sospechado y a 300 metros bajo el mar”. Tampoco es visto con buenos ojos por Sergio Pezzotta (45), Juan Pablo Pompei (44), Federico Beligoy (43), Saúl Laverni (43) y Carlos Maglio (47). Bajo esta coyuntura, la camada joven, encabezada por Patricio Loustau (37), Néstor Pitana (37), Mauro Vigliano (37), Germán Delfino (34), Silvio Trucco (34), Pablo Díaz (33) y Diego Ceballos (33) está muy expuesta.

Así, por más coloridas que ahora sean sus camisetas, es imposible que el referato no se siga viendo negro, con una interna que está a punto de estallar.

Control antidoping para los jueces

Hace poco tiempo que se puso en funcionamiento y varios de los verdaderos intérpretes se han pronunciado a favor y en contra de los controles antidoping a los que están siendo sometidos los árbitros argentinos que nuclean a quienes dirigen en Primera A, B Nacional, Primera B Metropolitana y Torneo Argentino A. Si leyó bien.

La Asociación del Fútbol Argentino se acopló a la normativa de la FIFA y desde que arrancó el Torneo Final, los jueces son ‘investigados’ de la misma manera que sucede con los futbolistas en el tema pruebas antidopaje, aunque con la diferencia que en el caso de los ‘hombres de negro’, sus estudios no se realizan por sorteo, como sucede habitualmente con los casos de los jugadores después de cada partido, sino que se hacen en las pruebas físicas que deben rendir cuando son convocados por el Colegio de Árbitros.

Ahora bien ¿qué tipo de ventaja puede sacar un árbitro si ha consumido alguna sustancia prohibida para la práctica del deporte profesional? En la tarde de ayer, después del encuentro por la B Nacional entre Almirante Brown y Douglas Haig de Pergamino (1-3), el juez asistente, Roberto Reta, uno de los dos mendocinos que están dirigiendo en las principales categorías de nuestro fútbol (el otro es Cristian Navarro -también asistente-), dio su opinión sobre el tema en cuestión: “El próximo miércoles, en Córdoba, nos presentamos para dar otra prueba física y allí se nos hará el control antidoping. La verdad que es algo nuevo y que puede causar asombro en el público en general, pero desde mi punto de vista es importante porque de esa manera también nosotros mostramos el profesionalismo que tenemos”.

A lo que agregó: “Al principio hubo rumores de que había gente (por otros pares suyos) que no estaban de acuerdo con este tipo de controles, pero con el correr de los días todo tomó su curso y nadie puso peros. Acá hay algo que es necesario que la gente debe saber. Los árbitros somos empleados de AFA y debemos obedecer cuando se nos pide este tipo de situaciones”.