martes 20 de octubre de 2020

El teletrabajo pasó de ser un beneficio optativo y valorado por el empleado a ser una obligación para una mayoría importante de personas. / Mariana Villa
Aniversario

Home office, de beneficio optativo a una obligación

De pronto, improvisadamente, 3,3 millones de personas comenzaron a trabajar desde sus hogares.

El teletrabajo pasó de ser un beneficio optativo y valorado por el empleado a ser una obligación para una mayoría importante de personas. / Mariana Villa

El teletrabajo no nació con la pandemia, hace mucho que existe e incluso su uso era creciente, pero con la cuarentena hubo un cambio sustancial, pasó de ser un beneficio optativo y valorado por el empleado a ser una obligación para una mayoría importante de personas.

Este beneficio siguió siendo valorado y útil para algunos y para otros un desafío a resolver. El trabajo se mezcló con la vida personal y cotidiana de la gente. La vida se transformó dentro de la casa. Tareas escolares, cuidados de padres, de hijos, de enfermos, tareas domésticas en los mismos horarios de trabajo, reunión por Zoom en el mismo horario que las clases por Meet, casas que no tienen lugares preparados para trabajar, sin dispositivos para cada miembro de la familia, conectividad limitada que no alcanza para todos.

En las empresas el cambio también fue profundo. Digitalización de procesos, incorporación de tecnología de comunicación virtual, trabajo por horario reemplazado con trabajo por objetivos, formación en entornos virtuales con desconocimiento de las herramientas, cambios en la forma de comunicación y revisión de liderazgo y el trabajo en equipo en estos entornos, mantener la motivación a pesar de la distancia y la angustia que produjo en muchas personas no sólo la pandemia, sino la posibilidad de perder su trabajo. Toda esta transformación se desarrolló en una semana, cuando un cambio cultural suele llevar entre tres y cuatro años. De pronto, improvisadamente, 3,3 millones de personas comenzaron a trabajar de esta manera.

Desde Gestión Consultores realizamos todos los años un relevamiento sobre el uso de beneficios que otorgan las empresas a sus colaboradores, el beneficio de home office hasta el año pasado se utilizaba principalmente en empresas de Software y en empresas que no tienen líneas de producción, ni atención al público. El resto, mayoritariamente en posiciones gerenciales.

La nueva realidad implica para las personas el desafío de lograr encontrar el tiempo y el lugar para desarrollar su tarea y lograr los objetivos, poner límites tanto en su trabajo como en casa, lograr disfrutar de su trabajo en el hogar.

El desafío para las empresas es incorporar la tecnología necesaria, como también alcanzar la transformación cultural y digital, potenciar la agilidad, la flexibilidad y la innovación que implica líderes que puedan trabajar con equipos multidisciplinarios, multiculturales, y multigeneracionales. La empresa debe asumir el desafío del cambio hacia un teletrabajo realizado en forma programada, paulatina y organizada.