domingo 11 de abril de2021

Aniversario

Espíritu colaborativo y optimismo: dos claves para cambiar el mundo pos pandemia

En el 137 aniversario de Los Andes, dos referentes de la estrategia, y la gestión del optimismo plantearon con claridad, cómo se hace para salir de la crisis.

El cumpleaños de diario Los Andes este año se festeja de manera distinta, como ocurrió con la mayoría de los argentinos después del 20 de marzo. Hoy nos encontramos de forma virtual, y es un momento para pensar hacia adelante.

Desde ese punto de vista, y de manera virtual, los capacitadores Javier Garrido (autor, académico y consultor chileno-español, especializado en estrategia), y Marita Abraham (speaker internacional-autora de Gestión del Optimismo- facilitadora consultora y neurocoach experta en neurocomunicación), dieron dos puntos de vista distintos, pero complementarios, sobre cómo aprovechar la crisis, para empezar a darle la vuelta.

“Hay que entender que desde el punto de vista antropológico y sociológico, las sociedades siempre se desarrollaron desde la cooperación, la competencia y el conflicto. La estrategia no escapa a esa tendencia, no es solo competitiva, necesita del ciclo, y naturalmente deberíamos tender hacia la cooperación en este momento. Los grupos sociales en general se desempeñan mejor y crecen mejor cuando cooperan, lo que hemos entendido es que no podemos suponer un mundo ideal que siempre coopere, pero sí sabemos, habiendo entendido las variables del ciclo que podemos alargar esta fase (anterior al conflicto),”, señaló el estratega Javier Garrido.

El especialista señaló que el modelo cooperativo estratégico hace que las empresas presenten mayor resiliencia ante los embates sociales. La comunidad tiende a cuidarlas, porque siente que le pertenecen.

Para Garrido, las empresas “debieran poner ojo hacia el life style digital”, porque la pandemia aceleró formas de vida intermediadas por la tecnología; también deberán “poner el ojo” en “modelos que mejoren las oportunidades de resiliencia dentro de las operaciones”.

“Trabajar desde casa ya es un commodity, las personas valoran su tiempo de forma distinta a la que estaban acostumbrada antas de la pandemia, y se requerirá un esfuerzo adicional del área de recursos humanos para lograr modelos adaptables y flexibles”, señaló.

La capacitadora Marita Abraham planteó cómo el optimismo “es una forma de accionar sobre las propias fortalezas, de encender el cerebro y entender que se necesitan héroes capaces de dar vuelta la situación de crisis”.

“Los pesimistas guardan el dinero, se guardan ellos, porque piensan que lo que viene es pésimo, necesitamos gente con inteligencia e ideas. El cambio ocurre fuera de nosotros, pero podemos liderar una transformación, necesitamos transformación, hoy estamos en un lugar y en un momento, pero podemos empezar a soñar en el día después, en quién seremos y cómo nos encontraremos (con qué fortalezas). Hay que salir de la tormenta para lograr un nuevo amanecer”, alentó.

Por otro lado, Abraham destacó que a este año todavía le queda mucho para dar, en el buen sentido, y dependerá de cada uno “hacer algo pequeño para marcar la diferencia”, y podría ser algo simple como “comunicarnos positivamente”.

“La comunicación puede abrir puestas o cerrarlas, proyectarnos o hundirnos, hay que analizar la comunicación con la familia, los empleados, y todos los que nos rodean, pero aquí hay líderes, gente que piensa”, destacó.