domingo 20 de junio de2021

Mundo

Alepo en manos de las fuerzas regulares y los rebeldes en fuga

El gobierno de Assad logra de esta manera su mayor victoria contra las tropas opositoras, apoyadas por EEUU y los países europeos.

  • viernes, 23 de diciembre de 2016

El gobierno sirio anunció ayer la reconquista de Alepo, segunda ciudad del país, su mayor victoria contra los rebeldes desde el inicio de la guerra en 2011.

El último convoy de rebeldes y sus familiares abandonó anoche, bajo un clima gélido, el este de la ciudad, donde resistieron durante meses una campaña de bombardeos aéreos y terrestres de inusitada violencia.

“Gracias a la sangre de nuestros mártires y a los sacrificios de nuestras valerosas fuerzas armadas, así como a las fuerzas auxiliares y aliadas (...) el estado mayor de las fuerzas armadas anuncia el retorno de la seguridad en Alepo tras su liberación del terrorismo y de los terroristas y la salida de los que seguían allí” anunció un comunicado del ejército.

“Esta victoria representa un giro estratégico (...), subraya la capacidad del ejército sirio y sus aliados para ganar la batalla contra los grupos terroristas y plantea las bases de una nueva fase para sacar al terrorismo de todo el territorio de la República Árabe Siria”, agregó.

Al perder su bastión, en ruinas a causa de los violentos bombardeos, la rebelión experimenta su peor derrota desde el inicio de la guerra.

Un responsable rebelde estimó este jueves que ha sido “una gran pérdida” para los insurgentes que combaten al régimen de Assad.

“En el plano político es una gran pérdida”, reconoció Yasser al Yussef, responsable del buró político del grupo rebelde Nurredin al Zinki.

“Para la revolución es un período de retirada y un giro difícil” declaró a la AFP.

Corresponsales de esta agencia oyeron disparos de celebración en la parte oeste de Alepo al caer la noche.

El ejército sirio y el Hezbolá chiíta libanés (aliado del gobierno) “se han desplegado en el último reducto que controlaba la rebelión, y donde intervendrán los desminadores” indicó por su parte el director del Observatorio sirio de Derechos Humanos, Rami Abdel Rahman.

Con esta victoria, el gobierno controla ahora las cinco principales ciudades de Siria: Alepo, Homs, Hama, Damasco y Lattaquié.

Es una victoria compartida con sus aliados rusos, que irrumpió en el conflicto sirio en septiembre de 2015, e Irán.

La toma de Alepo constituye en cambio un fracaso para los aliados de la oposición, como las monarquías del Golfo, Turquía y los países occidentales, que veían en los rebeldes una alternativa al gobierno de Assad, que controla el país con mano de hierro desde hace medio siglo.

A causa de la rivalidad entre Rusia y los occidentales, liderados por Estados Unidos, la comunidad internacional se mostró paralizada ante el drama humanitario.