• Sábado, 13 de agosto de 2016
  • Edición impresa

Ser zurdo, una “maldición” a la hora de aprender a escribir

Los neurólogos recomiendan para los niños que usan la mano izquierda herramientas que les faciliten la escritura. Igual, deben adaptarse a vivir en un mundo para diestros.

Sandra Conte - sconte@losandes.com.ar

Aunque han quedado atrás los tiempos en que a los zurdos se les obligaba a usar la mano derecha e incluso se les ataba la izquierda en la escuela para evitar que la utilizaran, las personas que tienen una predominancia del lado izquierdo siguen enfrentando algunas dificultades.

Emplear ciertos elementos como tijeras, abrelatas, instrumentos de cuerdas o la palanca de cambios del auto puede representar un desafío. Uno particular se presenta al momento de aprender a escribir. 

Hoy se celebra el Día Internacional del Zurdo, una fecha cuya designación es atribuida a dos organizaciones estadounidenses: Left-handers International (en 1976) y el Club de los Zurdos (en 1992).  El objetivo fue concientizar al 85 a 90% de la sociedad, que es diestra, de lo que implica usar la mano izquierda.  

La psicopedagoga especialista en neuropsicología Silvia Domínguez explica que los zurdos son personas que tienen la dominancia lateral en el costado izquierdo. Esta puede ser motriz (manos y pies) o sensorial (oídos y ojos).

Para determinar si alguien es zurdo existen pruebas estandarizadas que miden la velocidad, precisión y fuerza con que se realizan ciertas actividades con uno y otro lado. En los niños se puede detectar a los 4 ó 5 años, cuando se les pide que realicen una tarea que requiere destreza, como peinarse, cepillarse los dientes o escribir.  

Si bien el ser zurdo no implica que el niño vaya a tener más dificultades en el aprendizaje de la lecto-escritura, sí enfrentará algunas complicaciones al escribir.

Esto, porque la escritura occidental va de izquierda a derecha, por lo que el pequeño va tapando las letras con su mano a medida que avanza. Además, señala Domínguez, quien usa la mano izquierda empuja el lápiz -en lugar de arrastrarlo- por lo que el trazo le resulta más arduo y es probable que se canse más rápido. 

María Cecilia Parnisari cuenta que para escribir coloca la hoja de modo horizontal, de manera que no hace los trazos de izquierda a derecha, sino de abajo hacia arriba. Esta estrategia, sin embargo, hace que le resulte casi imposible utilizar el pizarrón cuando da clases. Aún más si tiene que usar un fibrón, ya que va borrando con la mano lo que escribe. 

Cuando era chica, detalló, le era más sencillo escribir “mamá” de derecha a izquierda, pero como el resultado era “amam”, no pudo hacerlo.

Hace un tiempo se compró unas tijeras para zurdos y así como sus alumnos se ríen de su letra en la pizarra, descubren que es muy complicado para ellos cortar con este elemento. Con excepción de uno de sus cursos, en el que se da una rareza: unos 10 estudiantes, de un grupo de 30, son más hábiles con la mano izquierda.

Florencia Salvarezza, neuróloga integrante del equipo de Facundo Manes y directora del Instituto de Neurociencias y Educación, explica que el proceso de alfabetización es más complicado para un niño zurdo porque va tapando con la mano lo que escribe. De ahí que recomiende buscar herramientas que lo faciliten, como cuadernos para zurdos, evitar que use lapiceras con cartucho de tinta para que no se manche y sentarlo de manera que no choque codos con su compañero de banco. 

Silvia Domínguez destacó la importancia de que se determine qué lado tiene dominancia en un niño en sala de 4 ó de 5, ya que se le puede enseñar de qué manera agarrar el lápiz, ubicar el codo y mover la muñeca al escribir para evitar que gire la hoja y el cuerpo, con las consecuencias que esto puede tener en la postura y en la columna. 

Además, detalló que en internet pueden encontrarse  algunos ejercicios para chicos zurdos, de acuerdo a su edad. La especialista también recomendó utilizar útiles para quienes utilizan la mano izquierda, como lapiceras y lápices con un agarre especial para que no tengan que hacer tanta fuerza al escribir (lo que suele generar un callo en el dedo medio). 

Pero sobre todo, Domínguez insistió en la necesidad de que las docentes de nivel inicial estén capacitadas para hacer un abordaje de la zurdera y para detectar predictores que pueden indicar alguna dificultad en el aprendizaje de la lecto-escritura. Aunque aclaró que los zurdos no tienen mayor predisposición para esto, a menos que, como ocurría antes, se los obligue a usar la mano derecha. 

Agustín Fayad cuenta que siempre termina con la mano manchada al escribir, pese a que levanta el brazo y gira la hoja. También se le complica utilizar las tijeras y tuvo que acostumbrarse a usar el mouse, que está del lado derecho de la computadora. Pese a eso, nunca compró elementos especiales. Es que así como hay diestros que tienen muy poca destreza con su costado izquierdo, los zurdos han tenido que desarrollar habilidad con ambos, en un mundo que para ellos está un poco más al revés.

 

El mal augurio de la izquierda

Como la historia la escriben los vencedores y los zurdos son apenas 10 a 15% de la población, la izquierda no sólo no ha sido muy tenida en cuenta sino que fue estigmatizada. Así, quien se levanta “con el pie izquierdo” no tiene muy buenas probabilidades de que la suerte lo acompañe durante el día, y quien “viene por izquierda” no lo hace con buenas intenciones. 

Aún más, si arde la oreja derecha están hablando bien de uno, pero si ocurre lo mismo con la otra están refiriéndose de modo negativo. Y la distinción entre diestra (derecha) y siniestra (izquierda) incluye un sentido adicional para la segunda, ya que lo siniestro no es sólo lo que se encuentra a la izquierda sino también algo perverso o tenebroso. 

Algunos mitos sobre el zurdo, que se pueden encontrar en la página www.zurdos.cl, son que, según aparece en un Tratado de Psiquiatría de 1921, el serlo era considerado como sinónimo de demencia, y en los años ’60 se relacionaba con la dislexia. 

Muchas religiones también han ofrecido una valoración negativa de la izquierda. De acuerdo al cristianismo, sólo se puede utilizar la mano derecha para bendecir; el diablo suele ser retratado como zurdo y Jesús “se sienta a la derecha del Padre”.

En el Islam, todo lo que provenga de la mano izquierda se considera impuro. Sin embargo, para el budismo la izquierda simboliza la sabiduría; por eso, al meditar se coloca esta mano bajo la derecha, para simbolizar que la sabiduría es la base sobre la que debe apoyarse toda la práctica espiritual. 

Algunas personalidades destacadas que además usaban la mano izquierda son Miguel Ángel, Leonardo Da Vinci y Ludvig Van Beethoven, y más cerca en el tiempo Lionel Messi, Diego Maradona, Manu Ginóbili, Charly García, Barack Obama, Paul McCartney, Robert De Niro y Angelina Jolie.