Conmoción por la muerte de una nena de 3 años por maltrato

Se descubrió la noche del martes, cuando Luciana, de 3 años, fue abandonada en la guardia de una clínica. El hecho sorprendió a los mendocinos y también fue noticia nacional. La pareja hoy sería imputada.

Edición Impresa: jueves, 09 de enero de 2014
imagenes
zoom
Conmoción por la muerte de una nena de 3 años por maltrato

Aquí vivía la niña junto a su madre y padrastro. (Marcos García / Los Andes)

Oscar Guillén - oguillen@losandes.com.ar

Luciana Milagros Rodríguez, una pequeña de tres años, murió el martes por la noche presuntamente después de haber sido golpeada. Ocurrió en una casa usurpada de Capital, donde vivía con su madre -una prostituta adicta a las drogas- y su padrastro, un cuidacoches con antecedentes penales. Ambos están detenidos y hoy serán imputados.

Ayer, cuando el caso explotó en los medios, los parientes de la menor cargaron públicamente contra la Dinaf. La situación era conocida por el Gobierno desde marzo de 2013. A partir del 31 de diciembre pasado, cuando Luciana fue llevada a una comisaría por un cuidacoches con signos de malos tratos, hasta el 7, que murió, la Dinaf sólo se dedicó a realizar un trámite para judicializar el asunto pero no lo concretó.

La fiscal

El caso es investigado por la fiscal capitalina Daniela Chaler, quien ayer por la tarde esperaba el resultado de la necropsia para calificar el hecho. Trascendió que el expediente sería calificado como homicidio agravado. En el caso de Jorge Gabriel Orellano Carrizo (36) el agravamiento sería la alevosía (basado en el estado de indefensión de la nena).
 
En cuanto a la madre -Rita Evelin Estefanía Rodríguez Ríos (24), el agravamiento sería el vínculo. La madre podría quedar afuera del acto criminal, ya que en el momento en que habría ocurrido la muerte de la niña ella no estaba en la casa y se enteró recién cuando, por la noche, regresó. Por eso resulta importante saber a qué hora falleció Luciana.

Abandonada en una clínica

Un quiosquero de la zona roja de Capital explicó que el martes a las 22.30 Orellano salió de la casa ubicada en Entre Ríos 358 de Capital llevando a la niña en brazos y se dirigió a la Clínica Santa María, ubicada a una cuadra de la vivienda.

"La llevaba como una bolsa, la tiró en un consultorio y se fue a su casa", explicó el testigo.

El personal de la clínica, al ver que la menor estaba muerta, denunció el caso a la policía, que llegó minutos después.

En ese momento, "llegó la madre y dijo que ella no estaba desde la tarde, que había ido al cumpleaños de su madre". Los uniformados, ya con las instrucciones de la fiscal capitalina Daniela Chaler, llevaron a la madre hasta la clínica para que reconociera el cadáver. En ese momento, la fiscal ordenó que la detuvieran.

Minutos más tarde, cuando llegaron los bomberos, la casa fue allanada y sacaron a Orellano custodiado. "La gente lo quería matar, todo el mundo gritaba. La policía lo salvó", explicó el comerciante.

El martes por la noche, la fiscal ordenó allanar la vivienda usurpada por la pareja hace tres meses según la versión oficial, aunque vecinos afirman que vivieron allí el último año. La medida judicial debió suspenderse porque la casa no contaba con energía eléctrica (ni agua, ni gas), por lo que no se podía ver nada.

Ayer por la mañana, la requisa continuó, con la presencia de la fiscal Chaler. "Se detectaron manchas de sangre en el piso y también en prendas de vestir, pero secas", aclaró a los periodistas que coparon la cuadra desde las primeras horas de la mañana.

La funcionaria del Ministerio Público informó que la pareja estaba detenida e incomunicada.

Por el momento, no se sabe qué causó la muerte de la nena. A simple vista, el cuerpo presentaba algunos hematomas y una lesión en la frente, aunque -siempre a simple vista- ningún signo exterior de haber sido golpeada.

La niña fallecida era hija de Rodríguez, quien a la vez tiene dos hijas con Orellana: una de 6 meses y otra de 1 año y 6 meses. Las dos estaban con su padre cuando murió su hermanita mayor.
 
La justicia ordenó, tras la detención de los padres, que fueran llevadas al hospital Notti, donde los médicos comprobaron que las niñas estaban bien de salud, sólo "en situación de abandono" (con falta de higiene y algunos hematomas leves).
Más notas de esta sección
Copyright 2010 Los Andes | Todos los derechos reservados