Derecho ciudadano a elegir

Edición Impresa: viernes, 09 de agosto de 2013
Derecho ciudadano a elegir

Por Vicente S. Reale - Sacerdote católico

Nuevamente los ciudadanos argentinos hemos sido doblemente convocados a las urnas. Las PASO del domingo próximo y las legislativas de octubre.

Elegir a nuestros representantes es uno de los derechos -y, también, de las responsabilidades- de todos los argentinos mayores de dieciséis años.

Esos representantes a veces nos enorgullecen y nos hacen mucho bien; otras -las más- significan una burla superlativa al voto ciudadano y una decepción más en este arduo camino de construir democracia.

Por este camino transitan dos actores: los ciudadanos y sus representantes.

Sería bueno que nos tomáramos algunos minutos para reflexionar sobre las responsabilidades "prácticas" de cada uno de ellos.

Los ciudadanos

Sabemos de sobra que "ser" y "sentirse" ciudadanos es mucho más que vivir en el suelo argentino e ir a votar.

Ciudadano es quien "construye la ciudad" (en sentido social), quien "se relaciona con otros para lograr un bien común"; quien "busca, primariamente, el bien de todos"; quien "vive en sociedad" porque así lo elige; quien "da algo a esa sociedad y recibe de ella".

Emitir un voto es sólo parte de esa construcción comunitaria que llamamos sociedad democrática y me atrevería a decir que aquella acción no es la de mayor relieve:

- Muchos llegan a las urnas porque "es obligación multada".

- Otros porque desean, de verdad, elegir a quienes consideran más capaces y honrados para las funciones asignadas.

- Los hay que están conformes con la actuación de los legisladores o del gobierno en turno y desean que continúen con su tarea.

- Por el contrario, se visibilizan quienes desean que se cambien ciertos legisladores o ciertos gobiernos.

- Muchos votan "por interés": para no perder el trabajo, para seguir enriqueciéndose a costa de otros, porque les prometieron "un puesto en el Estado, para favorecer a quienes le favorecen, por un subsidio que le ayuda a vivir?

Pero después del acto electivo y de sus resultados, hay mucha vida por delante.

- Lo primero que cabe a los ciudadanos responsables y dignos de tal nombre, es "actuar honradamente" como deseamos y exigimos que lo hagan quienes han sido elegidos como nuestros representantes.

- Los ciudadanos debemos "controlar" el actuar de los elegidos. Ellos no son nuestros dueños ni dueños de la república. Nos representan.

- Debemos exigir que cumplan con lo que prometieron o, en caso contrario, pedir la revocatoria de sus mandatos.

- Es preciso conocer sus "verdaderas y verídicas" declaraciones de patrimonio personal, tanto antes de asumir sus cargos como después de dejarlos.

- Tenemos derecho a exigir que se plebisciten y se llame a referendos en las decisiones más importantes que inciden en el presente y en el futuro de todos los argentinos, como por ejemplo: los recursos de la Anses; la privatización de Aerolíneas Argentinas y de YPF; el sistema financiero nacional, la reforma judicial, la responsabilidad del campo y de la industria en el desarrollo armónico del país; la megaminería, la conveniencia o no de tantos "subsidios temporales" que se perpetúan, la inflación y la pérdida del poder adquisitivo, etc.

Los representantes

No podría ser de otro modo en nuestras sociedades grandes y plurales: los ciudadanos debemos delegar, en un número reducido de personas, la triple facultad de legislar, gobernar y hacer justicia. Cierto, en otros tiempos fue distinto. Hoy creemos que la forma democrática, representativa y federal, es la mejor para estos tiempos.

Esto implica que los ciudadanos debamos agruparnos a fin de compartir ideas, proyectos y posibles acciones para llevar adelante la gobernabilidad de la sociedad y del país. Surgen así los partidos políticos de donde, a su vez, saldrán los candidatos a ocupar las distintas instancias constitucionales que ayudarán al correcto ensamblaje y marcha de la sociedad.

Todos (TODOS) quienes ejercen alguna función pública, están allí en nombre y por elección -directa o indirecta- de los ciudadanos (además de ser pagados por estos). Por eso son representantes y no patrones. Incluida la administración de Justicia. Y por eso, también, casi todos ellos han perdido credibilidad y legitimidad: porque no responden a las tareas y responsabilidades para las que fueron elegidos y por las que habían establecido un "contrato social y moral" con los ciudadanos.

¿Qué opinan -ustedes, candidatos- de lo que está sintiendo hoy la ciudadanía ante todo este entramado de dimes y diretes, de arreglos y desarreglos, de alianzas y rompimientos, de aprietes visibles y encubiertos, de dineros públicos entregados a provincias, gobernadores y legisladores amigos en épocas electorales?

¿Y los cambios de camiseta? Claro, ¡para servir mejor a los ciudadanos!

¿Será verdad que a todos los que hacen política partidaria les preocupa el presente y el futuro de nuestra vida nacional? ¿Será cierto que quienes están ocupando u ocuparán responsabilidades ejecutivas, legislativas y judiciales lo hacen con mucho sacrificio y altruismo (¿vocación?) en aras del bien de todos?

Aunque nos duela, los hechos son los hechos. La inseguridad, el aumento de la drogadicción y la disolución social tienen un denominador común: la pobreza y la exclusión social. Sigue siendo verdad el hecho de que no hay peor sordo que el que no quiere oír. ¿O será que la inseguridad y la pobreza son un buen negocio para varios?

¿Ya hemos guardado en el baúl de la desmemoria colectiva frases tales como: "Si yo les hubiera dicho lo que iba a hacer, nadie me hubiera votado", o "Tengo ya armado el mapa del delito", o "Si hago algo que a ustedes no les gusta, sáquenme a patadas de la Casa Rosada"?

Las opiniones vertidas en este espacio, no necesariamente coinciden con la línea editorial de Diario Los Andes.
Más notas de esta sección
Copyright 2010 Los Andes | Todos los derechos reservados