Estilo

Los antiguos dueños del Solar del General San Martín

Entre 1814 y 1817, el Gobernador de Cuyo, que luego se pondría al frente del Ejército de los Andes, habitó en nuestra ciudad una casona que guarda importantes recuerdos.

domingo, 18 de agosto de 2013

El 26 de junio pasado la Legislatura sancionó la Ley 8.573,  la cual habilita a la Municipalidad de Capital para la expropiación de una casa ubicada en calle Corrientes 343, de Ciudad. Ese lugar, donde hoy funciona un taller mecánico, fue el sitio que habitó el General San Martín con su esposa Remedios de Escalada y donde nació su única hija, Mercedes Tomasa.

Este emplazamiento tiene una interesante historia, que se remonta a los primeros años del fundador de Mendoza. Conozcamos a cada uno de sus dueños.

Llegaron los conquistadores

En noviembre de 1560, el gobernador de Chile Don García Hurtado de Mendoza, nombró a Pedro del Castillo como capitán general y teniente gobernador, para poblar, fundar, repartir tierras y encomendar indios en la provincia de Cuyo.

La expedición partió con 38 hombres a fines de enero de 1561. Luego de atravesar la cordillera y pasar por Uspallata, el 22 de febrero los colonizadores llegaron al valle de Huentota en donde se establecieron.

El 2 de marzo, Pedro Ruiz del Castillo realizó legalmente la fundación y la denominó Mendoza en honor al gobernador de Chile que organizó la expedición. Como era costumbre, los escribanos levantaron una serie de actas y después Castillo tomó juramento a todos los presentes.

Los reunidos allí prometieron sustentar la nueva ciudad y no despoblarla salvo por una causa extrema como el hambre, la  sed, o la fuerza de muchos enemigos. Se nombró a los representantes del Cabildo y, por último, prestó juramento como teniente gobernador.
 
Seis meses después se procedió a repartir las tierras para los primeros colonos que se dividieron en cuarenta y un terrenos de seis cuadras cada uno, con el objeto de formar huertas y viñas.

Entre los nombres figuraban Antonio Cambranes, Gabriel de Cepeda, Juan de Contreras, Martín Inga, Pedro Moyano Cornejo, Gaspar Ruiz de Rojas, Juan de Villegas, Pedro de Zárate, Lope de la Peña y Francisco de Urbina.

Los nuevos solares

A mediados del siglo XVII, la pequeña aldea se extendió hacia el sur, norte y oeste en donde se delinearon nuevas parcelas. Toda la manzana en donde se encuentra la casa de la actual Corrientes 343, fue  propiedad de Carlos Nieto Carballo.

Por aquel momento, Mendoza era un puñado de casas y de personas que iban creciendo paulatinamente. La mayoría de estas parcelas eran verdaderas fincas con huertos y pastizales en las que se criaban animales para el sustento familiar.

A mediados del siglo XVIII, cuando Nito Carballo falleció, la manzana se dividió y una parte pasó a manos de su esposa, Margarita Sosa, y de su hija María Nieto, casada con Alvarado.
Después de enviudar, doña Margarita se casó en segunda nupcias con Isidro Álvarez.

El matrimonio Alvarado vivió allí hasta la muerte de ambos y quedaron sus hijos como sucesores de esos terrenos, ubicados  en las actuales calles Corrientes, José F. Moreno, Montecaseros y Córdoba.

Al ritmo del XVIII, la ciudad siguió creciendo. Se podía ver varios edificios importantes como los templos de los ex Jesuitas (hoy ruinas de San Francisco), el de Santo Domingo, la de la Matriz o el Cabildo. También muy cerca de la casa de los Álvarez y Alvarado, se encontraba la calle y paseo principal llamado “La Cañada”, lugar de encuentro de las familias más importantes.

Los Álvarez fueron creciendo y Tomás se casó con doña Agustina Obredor: tuvieron varios hijos, entre ellos doña Trinidad, María Josefa y José Marcos, quien luego ocuparía un lugar importante en la historia.

Don Tomás falleció a fines de 1700 y fue entonces que sus hijos (Marcos, Trinidad y  Josefa) recibieron parte de la manzana comprendida entre la mitad de calle Corrientes y José Federico Moreno.

La casa del Libertador

A principios de setiembre de 1814, días antes de la llegada del gobernador de Cuyo, José de San Martín, el Cabildo de Mendoza le ofreció una vivienda para que se alojara, ubicada muy cerca de la Plaza Mayor.

Éste, con humilde decisión, agradeció la propuesta pero pidió establecerse en otro sitio elegido por él. Las autoridades insistieron y San Martín accedió a uno ubicado en la actual calle Corrientes 343.

El 24 de agosto de 1816, en el mismo lugar en que se habían establecido en 1814, nació una niña a la que llamaron Mercedes Tomasa. Según la tradición oral  Josefa “Pepa” Álvarez fue una de las personas que asistió a Remedios en el parto.

En enero de 1817, San Martín marchó con su ejército para cruzar los Andes y liberar el territorio chileno.

Remedios y su niña tomaron rumbo hacia Buenos Aires, desalojando aquella vivienda.

De aquí a la eternidad

Pero el tiempo siguió su curso y los Álvarez, a mediados del siglo XIX, vendieron esa propiedad a Gerónimo Corvalán quien por algunos años estuvo viviendo con su esposa Elena.

En la noche del 20 de marzo de 1861, la ciudad  sufrió un gran terremoto que destruyó la gran mayoría de los edificios que existían. La antigua casa en la que había residido el Padre de la Patria tuvo también ese destino.

La zona quedó muy dañada y la viuda de Villanueva vendió veinte años después esa propiedad al italiano Juan Bautista Pais Libera.

La familia Pais Libera vivió más de 100 años en ese lugar. Otro  sismo, ocurrido el 26 de enero de 1985, destruyó parte de la antigua vivienda edificada a fines del siglo XIX.

Fue en ese momento que los Libera enajenaron esta propiedad a la familia Marcovecchio, actuales dueños.

Carlos Campana - las2campanas@yahoo.com.ar
grafico
Peliculas Cine Genero
grafico