Desde Buenos Aires llegaron bicis para los chicos del secano

Dos bonaerenses, junto a un grupo de mendocinos, llevaron 30 bicicletas recicladas a los alumnos de una escuelita de Lavalle.

Edición Impresa: jueves, 20 de junio de 2013
Desde Buenos Aires llegaron bicis para los chicos del secano

Mauro, de 4 años, mira a sus compañeritos de escuela andar felices por la tierra pedregosa.(Marcos García)

Sandra Conte - sconte@losandes.com.ar

"¿Esas bicicletas son para nosotros?", pregunta Mauro González (4) mirando en dirección a un camión que se encuentra a varios metros. Detrás del vehículo, un grupo de personas está armando las bicis que llegaron en partes desde Lanús (Buenos Aires) hasta la escuela de El Cavadito (en el desierto lavallino), por la tarea solidaria de dos organizaciones que se contactaron casi por casualidad.

Cuando le responden -para mantener la sorpresa- que son para otra escuela, Mauro lanza que ya tiene bicicleta, pero hace una pausa y reconoce que no. Y su sonrisa, cuando rato después le entregan un rodado, aclara cualquier duda que pudiera quedar. Sin la menor vergüenza por ser el primero en recibir su bici y por el público que lo rodea, se sube y emprende la pedaleada con entusiasmo, para casi caer unos 20 metros más adelante, sin saber bien cómo funcionan los frenos. El niño siguió dibujando huellas en la tierra pedregosa, sin parar, mientras continuaba el acto de entrega a cada uno de los alumnos.

Los pequeños que asisten a la escuela 1-734 Ángel Rizzo saben que la visita de Liliana Torrico y Cristina Silva, de "Amor en Acción", significa que llegan ropa, útiles, mercadería y golosinas. Y que si se acerca el Día del Niño, seguramente se sumarán juguetes. Sin embargo, ayer vieron, poco antes de que comenzara el acto por el 20 de junio, cómo aparecía el camión de José Luis Cano por la huella que conduce al colegio y la parroquia.

Mientras los 21 alumnos de sala de 4 a séptimo grado participaban del acto en homenaje a Manuel Belgrano -y juraba a la Bandera la única alumna de cuarto, tiritando por el frío-, Germán Lasserre y Gustavo Rodríguez trabajan alejados y ocultos de las miradas curiosas de los niños. Con la ayuda de algunos pares de brazos voluntarios, ensamblaban partes, inflaban cubiertas y ajustaban alturas de asientos.

Los dos jóvenes, oriundos de Lanús, son los creadores de "Bicis por sonrisas". Cuando se conocieron, uno propuso reciclar bicicletas en desuso y al otro se le ocurrió que las podían donar a escuelas rurales. En mayo del año pasado organizaron un recital de bandas cuya entrada era un repuesto o parte de un rodado, y cuando una radio difundió su propuesta, les llegaron más.

En sus tiempos libres fueron armando las 30 que llevaron ayer. Sin embargo, no sabían a quién entregarlas y buscaron en Internet escuelas rurales vulnerables. Una de las primeras páginas que apareció fue la de "Amor en Acció", una asociación en formación que creó Liliana Torrico, la presidenta del club de fans de Chayanne en Mendoza (ver aparte). Desde hace tres años, esta entidad ha reunido diversas donaciones para cinco escuelas de distintos parajes de Lavalle: La Majada, El Cavadito, El Retiro, El Puerto -los cuatro del secano- y Costa de Araujo.

Aunque los jóvenes de "Bicis por Sonrisas" ya habían encontrado una escuela para entregarlas, todavía faltaba dar con la manera de transportarlas desde Buenos Aires a Lavalle. Liliana cuenta que contactó a varias empresas pero todas les cobraban -aunque fuera menos del valor habitual- por la carga. Hasta que Ricardo Gutiérrez, de Expreso Malargüe, ofreció traerlas en forma gratuita. Y Cata Internacional y Fundación Fundacom aportaron los pasajes para Germán y Gustavo.

En la mañana de ayer, el camión con las bicicletas y unos vehículos más partieron desde el carril Rodríguez Peña hasta El Cavadito, una localidad que se encuentra a 70 kilómetros de Costa de Araujo. En el sitio se ubica la parroquia San Judas Tadeo -adonde cada octubre llegan cerca de 10 mil peregrinos-, la escuela Ángel Rizzo, la sala de primeros auxilios y tres viviendas. El resto de las familias del paraje, unas 50 en total, viven en puestos distribuidos en el entorno.

A la escuela asisten apenas 21 niños y el maestro-director, Antonio Briones, explica que fue creada en 2008, porque antes los chicos debían trasladarse unos 30 kilómetros para ir a las de San José o Asunción. En una misma aula, aunque con mesas diferenciadas, cursan los pequeños de sala de 4 a segundo grado; en otra, los alumnos de tercero, cuarto y quinto; y los de sexto y séptimo tienen su lugar en la misma pequeña habitación donde está la dirección y sala de profesores.

Todos -o casi todos- llegan a diario a la escuela a pie. Caminata hasta el aula que ahora podrán reemplazar por una pedaleada menos agotadora y hostil. Una buena razón para sonrisas como las que mostraron ayer al recibir las bicis.
Más notas de esta sección
Eviar comentarios
  1. grafico
    perrito | 20/06/2013 | 10:04 hs
    grafico
    #3
  2. GENIOS totales, muchas gracias!!!!!!!!
    • Positivo (1)
    • Negativo (0)
    • Mostrar respuestas (0)
  1. grafico
    Juanpa | 20/06/2013 | 09:54 hs
    grafico
    #2
  2. Que bien ! Lo veo bien.
    • Positivo (0)
    • Negativo (0)
    • Reportar comentario (0)
    • Mostrar respuestas (0)
  1. grafico
    vengadorverde | 20/06/2013 | 09:31 hs
    grafico
    #1
  2. Muy buen gesto e iniciativa
    • Positivo (2)
    • Negativo (0)
    • Reportar comentario (0)
    • Mostrar respuestas (0)
Copyright 2010 Los Andes | Todos los derechos reservados