“Está asustado y decaído”, dijo el nuevo abogado del portero

Miguel Ángel Pierri anunció hoy que finalmente asumió la defensa del Jorge Mangeri, en tanto que sus familiares organizaron una marcha para pedir su liberación. Apreció el padrastro pero no quiso hablar.

miércoles, 19 de junio de 2013

DyN

El abogado Miguel Ángel Pierri anunció hoy que finalmente asumió la defensa del portero Jorge Mangeri, acusado del crimen de Ángeles Rawson, y aseguró que el imputado está "asustado y decaído".

"Todo lo que tiene la causa hasta ahora es el acta testifical de la mención que supuestamente hizo Mangeri en cuanto a que se autoincriminara, y nada más. Es la única pieza que tiene además de las pruebas que se han colectado en su momento", dijo Pierri según informó Radio 10.

Ahora, la defensa evaluará los indicios y pruebas que hay en el expediente con vistas a que el portero hable finalmente en calidad de acusado, luego de haberse negado en dos oportunidades a prestar declaración indagatoria.

La defensa oficial de Carlos Garay le había recomendado guardar silencio pero la estrategia de Pierri sería diferente, aunque por el momento no trascendió qué medidas pedirán en el expediente.

La familia de Mangeri fue la promotora de que Pierri se hiciera cargo de la defensa pero el acusado no estaba muy convencido, hasta que -según informaron desde el estudio de Pierri- finalmente asumieron la representación legal.

Los familiares y amigos de Mangeri tenían previsto realizar una marcha frente al edificio de la calle Ravignani, donde vivía Ángeles, para insistir en su inocencia.

Reapareció el padrastro pero no quiso hablar

Justo cuando se reunían los familiares del portero para marchar, Sergio "Pato" Otapowski, el "padrastro" de Angeles Rawson, apareció esta noche en el edificio donde habría ocurrido el crimen y permaneció allí junto a su hijo durante 30 minutos, hasta que se retiró sin querer hablar con los periodistas. Nada, nada, fuera", dijo Otapowski cuando un numeroso grupo de cronistas, camarógrafos y fotógrafos lo abordó para consultarlo sobre el vuelco que había tomado el caso y las acusaciones contra el portero Jorge Mangeri.

Otapowski, instructor de pesca con mosca y marido de la madre de Angeles, fue el "vocero" de la familia cuando su cadáver apareció el martes 11 de junio pasado en el predio del CEAMSE de José León Suárez.

Sus apariciones mediáticas lo llevaron a quedar en el ojo de la tormenta y había versiones que lo relacionaban con el crimen de la menor.

Incluso, cuando el hombre llegó en la noche del viernes a la fiscalía para declarar de imprevisto, muchos especulaban con que podría llegar a quedar detenido a raíz de la aparición de un testigo que aportó la funcionaria de la cartera de Seguridad Cristina Caamaño. Pero todas esas especulaciones se desvanecieron en la mañana del sábado cuando Mangeri declaraba como testigo y le dijo a la fiscal María Paula Asaro: "fui yo".

Desde entonces, Mangeri está preso mientras su familia asegura que es un "perejil", y los familiares de Ángeles decidieron romper el vinculo con los periodistas.

Fue por eso que hoy llamó la atención la aparición intempestiva de Otapowski y su hijo de sangre en el edificio.

Allí ingresaron al departamento de la planta baja donde vivía hasta hace diez días y, tras unos 30 minutos, se retiraron llevando una caña de pescar.

Otapowski no quiso hablar: le gritó "fuera" a los periodistas que le hacían preguntas, dijo "no sé" cuando lo interrogaron por el portero y agregó: "todo lo tiene el juez, que lo investigue".

Más notas de esta sección
Copyright 2010 Los Andes | Todos los derechos reservados