Horacio Cunietti, otro mendocino que hizo cumbre en el Everest

El experimentado montañista hizo cumbre en el “Techo del Mundo” (8.848 msnm), el sábado a las 7 de la mañana, sin la ayuda de oxígeno. Un ascenso con un fin solidario.

Edición Impresa: lunes, 20 de mayo de 2013
imagenes
zoom
Horacio Cunietti, otro mendocino que hizo cumbre en el Everest

El reconocido montañista es profesor de Educación Física es instructor de Andinismo y guía de montaña

Ricardo Sánchez

Pensar en ascender los 8.848 metros del cerro más alto del mundo puede generar -como mínimo- respeto o temor en cualquier simple mortal. Pero estas emociones no representaron obstáculo alguno para Horacio Cunietti, un intrépido andinista de nuestra provincia que decidió hacerle frente al "techo del mundo" sin oxígeno. Y lo consiguió.

El sábado pasado -alrededor de las 7 de la mañana (hora nepalí)- Cunietti logró llegar a la cumbre del pico más alto del planeta, acompañado por tres experimentados montañistas: Horacio Galanti, Laura Cano y Allan Jhonson.

Como parte de una familia enamorada del montañismo, los Cunietti no pudieron contener su alegría y hacerse eco del éxito de uno de sus miembros.

Eduardo Cunietti -primo hermano de Horacio- transmitió a Los Andes las primeras noticias que recibieron  desde el lugar más alto de la Tierra: "Cuando Horacio llegó a la cima se comunicó a través de un teléfono satelital con su esposa. Ahí nos enteramos que había hecho cumbre cerca de las 22 del sábado (hora argentina)", destacó.

"Sabíamos que estaban en el Campamento Base esperando que se abriera una ventana en el tiempo. Esa mejora se dio en la madrugada del 18 y emprendieron el ascenso hasta llegar a la cumbre al rededor de las 7 de la mañana de Nepal. Fue todo muy veloz", detalló alegre su primo.

Eduardo destacó también que desde hace bastantes años que su primo se estaba preparando para esta expedición: "Esta es la primera vez que Horacio sube el Everest, y además ¡lo ha hecho sin oxígeno!".

Horacio Cunietti es un reconocido profesional del medio: es profesor de educación física, además de instructor de andinismo y guía de montaña. En su legajo cuenta con el récord de ser una de las pocas personas que ha ascendido el Aconcagua 59 veces, recorriendo todas las rutas existentes.

Formó parte de la expedición argentina al Monte Dhaulagiri en Nepal y recientemente logró la cima en el Monte McKinley, en Alaska. "Todavía no sabemos bien cuándo regresará a Mendoza, porque una vez que descienda junto a sus compañeros viajarán a China a dar una charla para una de las empresas que los patrocinaron", concluyó Eduardo Cunietti.

Ascenso solidario

El desafío para llegar a la cima del cerro más alto del mundo no responde simplemente a las motivaciones personales de un grupo de montañistas, es también una campaña de concientización ecológica y solidaria.

Extreme Everest 8.848 es el nombre del proyecto que aglutina a estos profesionales, y que va detrás de dos metas principales; la primera de ellas es recolectar cerca de 200 kilogramos de basura y 50 tanques de oxígeno para su reciclaje, que están dispersos a lo largo de la ruta de ascenso. Para ello contarán con la colaboración de 15 sherpas que prestarán servicios en el acarreo de estos materiales.

Por otro lado entregarán ayuda al único centro médico de la región, y que es de vital importancia para los habitantes de la ciudad Namche Bazaar, considerada como la "puerta del Himalaya".

Las tareas solidarias las completarán con la donación de materiales educativos, libros y computadoras a una escuela de la misma zona.

Cumbre sin oxígeno

Los deportistas amantes del montañismo recurren a diversas técnicas y herramientas cada vez que enfrentan el desafío de realizar un ascenso, en las que no todos suelen estar de acuerdo.
La utilización del oxígeno como instrumento para lograr la deseada cumbre tiene una aceptación dispar dentro del ambiente de los escaladores.

Jonathan Loretti, un joven andinista mendocino explica en breves palabras la aprobación diversa a la utilización de este producto: "Subir un cerro sin oxígeno es un estilo particular de escalar. Es lo más natural y libre para encarar la montaña".

Por eso, muchos optan por hacer cumbre sin recurrir a la ayuda adicional de la técnica, como es el caso de Horacio Cunietti, quien se ha convertido en el segundo mendocino -y el tercer argentino- que llega a lo más alto del cordón del Himalaya sin oxígeno.

Los otros dos compatriotas que lo preceden en esa marca son el mendocino Heber Orona -en el año 1999- y el chubutense Mariano Galván -con  cumbre el 19 de mayo de 2012-.
Más notas de esta sección
Copyright 2010 Los Andes | Todos los derechos reservados