Espectacular robo de la corona vendimial

Donada por Vendemmia, la usaba la reina en actos oficiales. El robo se concretó en dos etapas y creen que lo llevó a cabo alguien que conocía los movimientos de la joyería. Ya piensan en un concurso para hacer otra corona.

Edición Impresa: martes, 14 de mayo de 2013
imagenes
zoom
Espectacular robo de la corona vendimial

Los ladrones hicieron un boquete en la pared que separa el edificio en construcción con la joyería. (Florencia Kaiser / Los Andes)

Ignacio de la Rosa - idelarosa@losandes.com.ar

La auténtica corona de la Fiesta Nacional de la Vendimia fue robada durante el fin de semana de la joyería Vendemmia (lugar donde fue confeccionada para luego ser donada a la Provincia, y donde permanecía en custodia) junto con un millonario botín que incluyó joyas y dinero en efectivo y que dejó prácticamente vacía la joyería.

Más allá del valor simbólico, patrimonial y nostálgico resaltado por los funcionarios del Gobierno, el valor material de la corona ronda los 28 mil dólares.

En tanto, el subsecretario de Cultura, Fabricio Centorbi, resaltó que desde el Ministerio del que forma parte convocarán a un concurso abierto para todos los mendocinos con la idea de diseñar la nueva corona de la Fiesta máxima.

“Solamente la Reina usaba la durante la noche de la coronación y en actos oficiales de la Vendimia, como la Bendición de los Frutos. En el resto de las ocasiones se usaba una réplica”, indicó Centorbi, quien agregó que la convocatoria para confeccionar la nueva corona la conversó durante la mañana de ayer con la ministra de Cultura, Marizul Ibáñez y con el gobernador Francisco Pérez, una vez confirmado el robo.

El golpe

La noticia del gran golpe se conoció ayer las 7.30 de ayer, cuando los obreros que están trabajando en el terreno donde hasta hace no mucho tiempo funcionó un ciber y una sandwichería (en calle San Martín, frente al Ministerio de Turismo) notaron que algo no estaba bien.

Por la entrada a la obra que da a calle 9 de Julio (el edificio ocupa toda la cuadra a lo ancho) los trabajadores encontraron que el o los ladrones habían abierto un boquete en la pared que separa el edificio en construcción con la joyería utilizando las mismas herramientas que estaban en el lugar en construcción y luego de entrar por una playa de estacionamiento.

Según precisó el jefe de Policía de Mendoza, Ángel Fozzatti, el hueco tiene un diámetro de no más de 40 cm, por lo que se estima que la persona que ingresó es delgada.

Más allá de que no hay confirmaciones sobre la cantidad de ladrones que actuaron, en los videos de la cámara de seguridad del lugar se observa a una sola persona encapuchada.
Según confirmaron fuentes oficiales, el robo fue en dos partes.
 
Primero, a las 22.30 del sábado, oportunidad en la que se habrían llevado la corona. Luego, alrededor de las 5 del domingo, cuando habrían regresado por el resto del botín.

“Se nota que ha sido un trabajo profesional, de alguien que venía siguiendo desde hace tiempo los movimientos”, destacó visiblemente conmovido Enzo Vendemmia, propietario del comercio.

Precisamente uno de los datos que más llama la atención y que lleva a pensar que no se trató de un golpe improvisado es que más allá de la puerta de reja forzada de la playa y del boquete en la pared, una vez adentro de la joyería no hay nada violentado, ni siquiera las cajas de seguridad donde estaba el dinero.

Fue el propio Vendemmia quien confirmó que durante la madrugada del sábado sonó la alarma, aunque la posibilidad de que se tratase de un robo fue (erróneamente) descartada desde el principio.

“Cuando se activó la alarma, la empresa vino hasta acá y no vio nada extraño. Nos avisaron, pero se desestimó la posibilidad del robo, por eso no se dio aviso al 911. Y ya adentro desactivaron todo el sistema de seguridad”, continuó el propietario de la joyería, quien dijo sentirse “muy apenado, ha sido un golpe fuertísimo”.

La construcción, lindante a Vendemmia, es parte de la ampliación de una casa de electrodomésticos ubicada al otro lado de la joyería.

La investigación, en tanto, recayó en el fiscal de Delitos Complejos, Daniel Carniello, quien ayer inspeccionó el lugar.

Más notas de esta sección
Copyright 2010 Los Andes | Todos los derechos reservados