Estilo

Ciclo Verano Zero

Cobalto: "Antes de quejarnos, autogestionamos"

Cerca de su primera década rocker, la banda acaba de editar su segundo disco con producción de Felipe Staiti y un invitado soñado. Hoy agita sus canciones en la Nave.

Cobalto: "Antes de quejarnos, autogestionamos"
El cuarteto de rock será parte del ciclo Verano Zero (fotos: José Gutiérrez/ Los Andes).

miércoles, 30 de enero de 2013

No tienen manager ni discográfica. Como tantas otras bandas, los mueve la autogestión. Pero tienen una máxima: "No pagar para tocar". Nunca. Acaso tal premisa es el único límite que se imponen los integrantes de Cobalto, pues la base de la banda está fundida, sobre todo, en la convicción. Y la fe.

Hoy suben a la segunda fecha de Verano Zero, el ciclo co-producido por Zero (Gabriela Góngora y Darío Manfredi) y la Nave Cultural (ver: Noche rock & pop) .

Pero el quintero viene de meses agitados: tocaron en La Trastienda, en la final del Quilmes Rock; se volvieron un clásico de los parlantes de la Coope (con "Las hojas volar"); y giraron en el canal de TV QMusica con "Amargo elixir". En primavera telonearon a Tan Biónica (en San Carlos) y en diciembre volvieron a Fader Récords para comenzar a grabar su segundo disco. Entre tanto, enchufaron 25 'en vivo' y se metieron de cabeza en nuevas búsquedas compositivas.

Andro Gómez (voz y bajo), Cristian Quipildor (primera guitarra), Santiago 'Zurdo' Tourré (segunda guitarra) y Marifé Gómez (coros y segunda voz) llegan a la sesión de fotos con los instrumentos al hombro. Sólo falta Natalio Staiti (batería); ausente con aviso. Así alineados inventan gestos, poses.

"Fue un año grosso", coinciden. Y descuelgan, tal vez intuitivamente, una anécdota que los define: "En la final del Quilmes Rock, en Buenos Aires, todas las bandas llegaban con sus managers y productores. Nosotros parecíamos 'los nenes de provincia'. No sentimos chiquitos. Pero no nos achicamos en ningún momento".

Por eso se acercan a su primera década rocker (comenzaron en 2004) y acaban de editar su segundo disco; un puñado de diez canciones producidas, una vez más, por Felipe Staiti (Enanos Verdes).

-¿Cómo se contactaron con Staiti?

-En principio porque Nata, su hijo, entró a la banda. Por entonces era 2009 y nosotros decidimos instalarnos en Buenos Aires, justo en el peor momento de la gripe A. Los lugares estaban cerrados, no se podía tocar; sólo nos quedamos medio año. De vuelta en Mendoza, grabamos el primer disco.

El álbum debut se llamó "Respirar" y fue grabado en los estudios mendocinos Fader y El Callo; y masterizado en Igloo Music, de Los Ángeles. En estas primeras diez canciones, Staiti coló valiosos riff y Goy Karamelo prestó su voz.

La banda presentó el material en escenarios locales, de Córdoba y Buenos Aires; y lanzó los clips de "Amargo elixir", "Pachamama" "¿Y cuándo pasa?", los tres bajo la dirección de la dupla Ricardo Turesso y Ana Pelichotti (realizadores del documental "Los desobedientes").

Ahora, cuenta Andro, están centrados en lo que vendrá: "El nuevo disco ya entró a la etapa de masterización; a fines de febrero comienza la edición de mil copias. Lo grabamos con la misma modalidad que el anterior: en Fader registramos bata, voz y bajo; y en el estudio de Felipe (Staiti), las guitarras".

-¿De qué hablan estas nuevas canciones?

-La mayoría de las canciones se refieren a situaciones de vida; a cuestiones que nos pasan a todos. Me interesa que las letras cuenten una historia. En este contexto, siempre está presente el amor; como algo positivo o no. También suelo mechar frases que muestren una influencia. La idea es transportar a otro lugar a quien escucha.

-¿Tienen invitados?

-Felipe, claro, y un músico internacional que no podemos develar aún. Aunque dudo que alguien se imagine que hayamos tenido un contacto tan directo con él.

-Dejemos indicios, entonces...

-Es argentino pero realizó su carrera en otro país. Tiene relación con la música rioplatense. Su participación te puede gustar. O no.

-¿Por qué diez canciones?

-Creemos que diez es un buen número. Hoy, poca gente se sienta, como antes, a escuchar un CD. Ahora, ese espacio quedó reducido al auto, mientras manejás, o cuando estás frente a la compu.

-Las descargas también fundaron una nueva manera de escuchar un disco...

-Definitivamente, el disco ya perdió peso. Bajo la creencia de que ya no se venden CD, muchas bandas obvian editar los suyos. En nuestro caso podemos decir que no es así: de las mil copias de "Respirar" nos quedarán unas 300. Los vendemos en los recitales; de mano en mano. Es la única manera de no perder con los porcentajes. Y te aseguro que la gente los compra.

-Respecto a los recitales: ¿existe un circuito o cada banda va generando el propio?

-Cada banda crea el suyo. Claro que hay algunos establecidos pero están destinados a los mismos de siempre o a quienes tienen contactos. Para no caer en la queja, ni estar esperando que alguien nos llame, autogestionamos. Pero establecemos condiciones...

-¿Cuáles son?

-Uno: no pagar para tocar; dos: tener un sonido digno. Muchas veces esto interpreta como que somos exquisitos... En realidad significa que no queremos jugar. Queremos dedicarnos de verdad a la música.

Cobalto en proyección

En los próximos meses, la banda centrará sus energías en la edición del álbum (esta etapa podría finalizar en marzo) y en imaginar un escenario para el próximo estreno.

-¿Tienen algo pensado?

-Aún no definimos si la presentación será algo grande o haremos varios recitales. Si pensamos en hipotéticos lugares, nos gustan el auditorio Ángel Bustelo y la sala 1 de la Nave; sabemos que el teatro Independencia no se lleva bien con las guitarras eléctricas. Por otro lado tenemos fechas confirmadas en San Luis, Córdoba y Rosario; y estamos viendo algunas en Buenos Aires.

Sí: piensan moverse. Porque el nuevo CD renovó, en los Cobalto, las ganas de ampliar su territorio autogestivo. Andro estira la sonrisa: "Pensamos instalarnos en una ciudad, tal vez Buenos Aires. O en otro país".

-¿En otro país?

-Sí, nos tira México. No pretendemos imitar la carrera de Los Enanos pero sabemos que, en países como Venezuela y Nicaragua, en donde ellos son referentes, la gente recibe bien este tipo de rock.

-¿Se refieren al rock-pop?

-Más bien diríamos que Cobalto es rock. En nuestro caso, el costado 'pop' tiene que ver con lo popular, con la canción. Claro que lo que hacemos no es nuevo: llevamos el estilo de ese rock argentino que legaron bandas como Las Pelotas, Los Piojos o La Bersuit. Bandas que, a su vez, habían recibido la herencia de Charly, Fito, Spinetta. Monstruos, todos. Mariela Encina Lanús- mencina@losandes.com.ar
grafico
Peliculas Cine Genero
grafico