Envenenan al perro y drogan a la mujer para desvalijar una casa

Ocurrió en Florencio Varela. Una familia fue violentamente asaltada por delincuentes que golpearon al dueño de casa y obligaron a la mujer a tomar pastillas que encontraron en la casa.

viernes, 11 de enero de 2013
Un matrimonio de comerciantes fue asaltado en su casa de la ciudad bonaerense de Florencio Varela, donde los ladrones envenenaron a la perra y drogaron a la mujer, que fue recientemente operada por un cáncer, informaron hoy fuentes policiales.

El hecho ocurrió ayer a las 3.30, cuando tres hombres forzaron la reja de la propiedad ubicada en Tokio 583, donde utilizaron una barreta para ingresar a la casa.

En la vivienda estaban Luis Alarcón, de 37 años, y su esposa, Miriam Ferreira, de 43, dueños de un almacén, junto a sus hijos de 7 y 12 años.

"Los tres estaban armados. Nos pedían la plata. Me ataron los pies y las manos. Yo les di mis ahorros, unos 15 mil pesos, pero querían más y sacaban los espejos y los cuadros para encontrar dólares en una caja fuerte que no tenemos", le contó Alarcón al diario Muy.

La mujer, en tanto, se encontraba en la cama porque hace poco tiempo fue operada por un cáncer de útero, pero los ladrones se comportaron violentamente y la obligaron a tomar dos pastillas que uno de ellos sacó de un bolsillo.

"En el hospital me hicieron un lavaje de estómago. Me dijeron que era una droga muy fuerte", apuntó Ferreira.

Además, los asaltantes golpearon a los niños: "Bajaron de los pelos a mis hijos que duermen en la habitación de arriba. Primero nos amenazaron con matarlos, después con llevárselos", dijo el hombre.

Los ladrones cargaron electrodomésticos, herramientas, insumos del almacén como una cortadora de fiambres y mercaderías en el Renault 9 de la familia, para escapar con unos 15.000 pesos.

Minutos después, Alarcón salió por la ventana a pedir ayuda a un vecino y descubrió que su perra rottweiler, "Tutuga", había sido envenenada por los delincuentes.

"Tenemos mucho miedo. Necesitamos ayuda para volver a empezar. Ni un centavo nos dejaron. Pago los impuestos, trabajo para darles una buena educación a mis hijos. Estoy defraudado con la seguridad. ¿Con qué necesidad hicieron eso?", planteó el comerciante. El matrimonio fue llevado a un centro asistencial de la zona, donde a la mujer debieron hacerle un lavaje de estómago por la droga que le suministraron los ladrones.

Tomó intervención la comisaría primera de Florencio Varela, donde se instruyeron actuaciones por "robo calificado, por el uso de armas, en poblado y en banda, privación ilegal de la libertad y lesiones".
Más notas de esta sección
Copyright 2010 Los Andes | Todos los derechos reservados