Estilo

Teen fashion

Escuela de rock

Los integrantes de la banda Kapikúa son los protagonistas de esta producción. En vísperas del Día del Niño nada mejor que tenerlos como rock-stars de la moda teen.

Escuela de rock
La banda de rock infantil Kapikúa (fotos: Orlando Pelichotti/ Los Andes).

Notas Relacionadas

lunes, 06 de agosto de 2012

La banda que se formó en el 2010 tiene una característica muy particular: está compuesta íntegramente por niños. ¡Sí!: pequeños músicos que se suben al escenario para deslumbrar a su audiencia con sus sonidos nacionales e internacionales. Lisa Obregón (batería), Antón Deputat (teclado), Alejo Llanes (bajo), Santos Peralta (guitarra), Valentín Castro (guitarra) y Luna Alfonso (guitarra) son los integrantes de este power sexteto que promete, y mucho.
Fascinados con la idea de salir en el diario, los músicos también se animaron a ser modelos.
 
Y, como estamos en vísperas del Día del Niño, nos pareció estupenda la oportunidad para cruzar una ropa para niños moderna y urbana -que acaba de aterrizar en Mendoza- con estos chicos que, como compañeros de su escuela (Colegio Andino) decidieron armar este inusual grupo de rock que es Kapikúa (un dato: actuarán el sábado 11 de agosto, a las 18, en la Fiesta del Día del Niño que organizará el Alto Dorrego Mall de Guaymallén).

Además la locación elegida fue perfecta: sobre las tablas de la Nave Cultural, los peques hicieron sonar sus instrumentos.

Los rockeritos, uno por uno

Lisa Obregón, la baterista. En su genética hay música. Desde muy chiquita sus papás le hacían escuchar grandes canciones y la llevaban a presentaciones rockeras. Imagínense que con tan sólo un mes de edad la mini-Lisa estaba a full en el recital de Fito Páez. Su instrumento es la batería, que empezó a tocar a los 8 años, y su tutor en esta disciplina es el músico local Juampi Dicésare (hoy de gira nacional con su disco “Silencio y Volumen”). Sus bandas preferidas son los Guns N’ Roses y los Beatles. Es más: es tan fanática del cuarteto inglés que tiene una columna propia sobre el tema en el programa de radio “El último disco virgen”, que se emite por la Rock & Pop Mendoza. En sus sueños vislumbra un camino muy marcado por la música y la posibilidad de estudiar Comunicación Social, como su papá.

Antón Deputat, pone las teclas. Para él entrar a la banda fue la excusa perfecta para empezar a tocar el teclado. Su instrumento había estado presente en casa desde los inicios de su memoria, pero la idea de darle vida también vino de la mano de “el mejor maestro”. Facundo Silione (uno de los integrantes del grupo La Casa, y músico que hace también su proyecto solista) es su profesor y amigo, “es muy buena onda, además tenemos un vínculo que nace de nuestro fanatismo por Nirvana”, cuenta Antón; que, demás está decirlo, es su banda mega-favorita del grunge.

Antón también nació rodeado de música, sobre todo por la voz de su mamá (la cantante de Fadangos, que se mezcla con la neblina de los puertos entre los tangos y el fado). “Ella es mi referente, me gusta su onda”, remata el tecladista.

Alejo Llanes, la voz del grupo. Dueño de una personalidad arrolladora, él no tiene problemas con pararse al frente de la banda y hacerse cargo de todo lo que hay que cantar. “En la voz la estoy piloteando, pero hace poquito que empecé a trabajar con ese tema”, dice Alejo.

Juampi Dicésare, que también se encarga de ensamblar los arreglos musicales de Kapikúa, es quien le da las herramientas necesarias para pulir su joven voz. Multifacético, Alejo también toca el bajo desde el año 2011. Algo que comenzó como una casualidad, ahora se ha convertido en su obsesión. Gracias a su hermano mayor es fanático de los Beatles: “Una noche mi hermano me puso ‘Let it be’ y fue un boom en la cabeza, después de eso me enfermé”, dice el cantante y bajista.

Santos Peralta, guitarrista. Hace un año se compró su primera guitarra con sus ahorros. Su primer profesor fue su mejor amigo: Valentín; quien también forma parte de Kapikúa. Más tímido y medido que sus compañeros de grupo, Santos piensa cada una de las palabras que va a decir. Mientras tanto, Marcos Tapia, el encargado del estilismo de esta producción aplica los últimos retoques de maquillaje. “Me gustaría parecerme a cualquier buen rockero -cuenta Santos, y continúa-. Me siento bien sobre el escenario”. Además destaca a los Rolling como su banda preferida.

Valentín Castro, el guitarrista y compositor. “Slash para mí es un dios”, arranca con todo. Cuando era chiquito su papá le regaló una guitarra criolla. La premisa era simple: si sabés tocar este instrumento vas a poder tocar una eléctrica sin problema. Y así fue… A los 10 años le regalaron, para su cumpleaños, una guitarra “muy copada”. Sus compañeros de banda lo gastan porque le dicen que tiene un club de fans propio; mientras tanto él, desmiente todo. Es de Escorpio y tiene unos ojos azules impresionantes. Además le gusta componer melodías y, por lo general, le pone música a las canciones de su amigo Alejo. Sus estilos preferidos son el blues, el heavy y el hard rock.

Luna Alfonso, uno de los motores de Kapikúa. Proviene de una herencia musical fuerte, ya que su papá toca la batería en la banda Pumba Colosal. Ella se inició en la música tocando la guitarra. Es la más grande de la agrupación. Con 12 años fue uno de los motores iniciales de Kapikúa. Si bien le encanta el rock nacional, los Beatles son su fascinación. En su casa su familia la apoya al máximo con esta iniciativa que, además, va viento en popa. La blondie-girl nos confiesa que mientras está actuando en vivo, y los nervios la atacan, para calmarse sólo piensa en los acordes de su guitarra. Producción y textos: Diana Codina
grafico
Peliculas Cine Genero
grafico