Inicio suspendido porque la lluvia aguó la fiesta

El circuito número 12 del Gálvez quedó inundado, por lo que la jornada quedó postergada para hoy. El inconveniente se originó en los desagües.

sábado, 04 de agosto de 2012

La Asociación Corredores Turismo Carretera, por decisión de sus comisarios deportivos, decidió suspender la actividad que el Turismo Carretera había programado para ayer ante la inundación del circuito en varios sectores que se encontraban anegados para el tránsito normal de los autos y la intensa lluvia que azotó al autódromo Oscar y Juan Gálvez de Capital Federal.
De esa manera, tras el informe oficial de la ACTC, se reprogramó para hoy el comienzo de la décima y penúltima fecha de la fase regular del torneo, en la que se celebrarán los 75 años de la divisional.

El problema se suscitó por los desagües del trazado ya que, al no funcionar correctamente, provocaron que el agua brotara en todos los sectores. Sergio Garone, que se desempeña como comisario deportivo de la cita porteña, afirmó que “los desagües están tapados porque no se hizo el mantenimiento”.

El integrante de la ACTC también comentó que “nos dijeron que estaban trabajando, pero fuimos a hacer una recorrida al circuito y no vimos a nadie. Cuando empezó a llover se fueron del autódromo”.

La suspensión de los ensayos y las primeras clasificaciones para Turismo Carretera y TC Pista no cayó para nada bien en la ACTC. Sin embargo, Gustavo Ronchetti (uno de los responsables del autódromo de Buenos Aires), aseguró: “El sistema hidráulico está en condiciones pero no dio abasto. Veníamos de dos días soleados pero muy fríos, por lo que en dos días llovió lo que llueve en dos meses”.

A su vez, Ronchetti dijo: “Hubo máquinas trabajando en las últimas dos semanas para que el agua canalizara mejor a las rejillas, pero no fue suficiente. Cuando son situaciones normales, podés meter trabajo y solucionar las cosas, pero es imposible pelear contra la naturaleza. Creo que la condición del Gálvez mejoraría notablemente el domingo si no lloviera más”.

El dirigente no mostró sorpresa por lo ocurrido. “El terreno estaba saturado de agua en la inspección del jueves pasado. Había lagunas en lugares donde habitualmente no hay. Es bueno saber que las banquinas del circuito estarán complicadas todo el fin de semana a causa de la lluvia”.

Después, en un programa radial de Buenos Aires, el encargado de la empresa que concesiona el autódromo que lleva el nombre de los hermanos Gálvez, manifestó que “nos vendría bien que se pudiera modernizar el autódromo. Si hubiera un acuerdo nación-ciudad para recibir a la Fórmula 1, lo tendríamos a la altura. El Gálvez es de todos los argentinos. Hubo proyectos privados, como el del circuito en Zárate, que hacía gala de armar un autódromo para la Fórmula 1 y tampoco lo tuvieron en cuenta”.

  • Facebook
  • Twitter
  • Twitter
  • Linkedin
  • Digg
  • Delicius