Un punto de reunión

Edición Impresa: lunes, 13 de agosto de 2012
Al final del barrio El Fortín, donde las viviendas abren paso a los viñedos, se encuentra el Centro de Jubilados. Un espacio que supieron crear entre todos. Dos de los lotes iniciales del complejo se dejaron para ser ocupados con este fin y el de crear una pintoresca plazoleta, que sirve como espacio público en el lugar.

"Hace muchos años, funcionaban aquí unas oficinas del PAMI", cuenta una vecina. Después, como la entidad provincial no pagaba el alquiler, los vecinos lo adoptaron como centro de sus actividades sociales, sobre todos para las personas de la tercera edad.

El lugar cuenta con un gran salón donde realizan eventos y otras dependencias para el sector administrativo y para consultorios. Con el paso del tiempo, este edificio se convirtió en el punto de citas. Por esos días, se está gestando allí la jornada de juegos y regalos con la que las familias del barrio El Fortín quiere agasajar a los más pequeños de la zona.

Más notas de esta sección
Copyright 2010 Los Andes | Todos los derechos reservados