El Alma Argentina luchará por el bronce

EEUU volvió a demostrar todo su potencial y derrotó a la Argentina por 109-83. Ante Rusia, la “Generación Dorada” jugará por el tercer puesto.

sábado, 11 de agosto de 2012
No era el rival ideal para ir en busca de la final de los Juegos Olímpicos. Pero siempre Estados Unidos está en el camino de Argentina. En los cinco Juegos anteriores en los que participó nuestro país se enfrentaron, y acá no podía ser la excepción. Es más, jugaron las semifinales del 2004, del 2008 y ahora.

Y, salvo el del 2004, siempre el triunfo quedó para Estados Unidos.

Pero El Alma no es Francia, no es Rusia y no es España. No arruga en las difíciles y no especula nunca, por eso todos sabíamos que, en el peor de los casos, los 12, y el cuerpo técnico, caerían juntos.

Argentina empezó mal, le costó entrar en ritmo y, en ese lapso, Estados Unidos ya estaba enchufadísimo, especialmente por el lado de Kobe Bryant, un especialista para estos partidos, para los que pensaban que estaba en Londres de vacaciones.  La selección de la NBA, ante la zona de Argentina que le ofrecía el tiro, entró derecho y clavó 3 de 4, sacando rápidamente 11 de luz. Encima, Nocioni y Scola se ponían en dos faltas.

Pero, de a poco, enfriando el trámite, como le convenía, Argentina se fue reponiendo. Scola adentro y, sobre todo, Delfino afuera. El Lancha clavó un par de bombas, Manu otra, y Argentina se puso a 2 (metió un 10-0 en un momento), para terminar el primer cuarto: 19-24.

Krzyzewski tuvo que mandar a la cancha de nuevo a James y Bryant para revertir la historia y lo logró en parte, porque Argentina ya estaba acomodada, en juego. Con un par de tiros lejanos, penetraciones y descargas y aprovechando alguna pérdida inoportuna de los sudamericanos, volvió a sacar 10, y lo manejó.

Tenía para abrir la brecha, pero no pudo por la inteligente defensa de Argentina, porque Estados Unidos bajó su eficacia y porque los reservas entraron bien, tanto Juan Gutiérrez como Leo. Pipa metió 4 puntos rápidos y Leo un triple, para seguir en carrera.

Cuando parecía que Estados Unidos volvía a quebrar, Argentina cerró bien la mitad con otro triple, el sexto de la mitad, de Ginóbili, para irse al descanso largo 7 abajo, 40-47. Los norteamericanos querían, de cualquier manera, que el bahiense no entrara en ritmo. Igual, sumó 8 en ese período. Y Delfino, 13.

El tercer cuarto fue el decisivo (como en el último juego de la fase de grupos). Argentina empezó a notar el desgaste físico y Estados Unidos, una máquina en ese rubro, utilizó todo su arsenal para cargar al rebote, conseguir segundas o terceras opciones y sentenciar el juego.
La diferencia en los recobres fue la clave, además de la defensa. Estados Unidos casi no se la dejó tocar más a Delfino, a Scola le costó mucho cerca del aro y se dependió de Ginóbili. Pero una ráfaga de Durant hizo que se terminara la lucha.

Dos bombas, 18 de ventaja y a otra cosa.

El último período sobró. Encima, Carmelo Anthony metió 4 triples seguidos y la distancia se fue a 27 (93-66). Julio Lamas puso a los suplentes para guardar a los jugadores centrales para el domingo, salvo al capitán Scola, que siguió un rato más.

Fue 109-83 para Estados Unidos, que irá otra vez por el oro ante España, el rival que se salió con la suya cuando no hizo nada por ganarle a Brasil para llegar a la definición.

Argentina, dignísima, tendrá una oportunidad histórica ante Rusia, para conseguir su tercera medalla consecutiva, la de bronce que, si se alcanza, valdrá como la dorada. Fuente: basquetplus.com
  • Facebook
  • Twitter
  • Twitter
  • Linkedin
  • Digg
  • Delicius