Crimen de la jujeña: dos delincuentes al penal y buscan a un tercero involucrado

El fiscal especial Daniel Carniello, a cargo de la causa, les imputó el delito de homicidio agravado por el uso de arma de fuego y además los hizo responsables por el robo del auto utilizado para la persecución y el crimen.

Edición Impresa: martes, 31 de julio de 2012
zoom
Crimen de la jujeña: dos delincuentes al penal y buscan a un tercero involucrado

El vehículo utilizado para el crimen tiene huellas que permitieron identificar al tercer sujeto aún prófugo. (Orlando Pelichotti / Los Andes)

Oscar Guillén - oguillen@losandes.com.ar

Marcos Zelada (28) y Diego Estrella (31) dos ex delincuentes que estuvieron presos por la misma época, fueron llevados ayer nuevamente al penal de Boulogne Sur Mer, luego de que se los imputara por el asesinato de Nélida Torres (28), la mujer que fue acribillada en Lavalle el sábado, mientras viajaba con su familia hacia Jujuy.

Además de ser imputado por homicidio agravado por el uso de arma de fuego, el fiscal especial Daniel Carniello también los responsabilizó por el robo del auto en el que los detenidos se movilizaban junto a un tercero y que ahora es buscado por la policía.

Y este tercer delincuente está identificado ya que, antes de bajarse del auto en el que iba junto a su compañero, "olvidó" una huella dactilar que fue tomada por Policía Científica y, tras ser chequeado en el sistema AFIS, se logró dar con su identidad.

Lo que sigue siendo un misterio para los investigadores es el móvil del crimen. En principio llama la atención la forma en que la mujer fue ejecutada: recibió cuatro disparos y quince proyectiles dieron en el vehículo, una Peugeot Partner conducida por Alberto Torres (22) , acompañada por su madre, Nélida Velázquez (50) y los dos hijos de la víctima, de 2 y 6 años.

Un caso confuso

En principio, los investigadores han descartado por el momento un asunto relacionado con el tráfico de drogas. Es que ninguna de las personas que viajaban en la Partner hacia Jujuy, de donde son oriundos, tiene antecedentes por este asunto en su provincia natal. Según una fuente policial consultada, la mujer muerta se dedicaba a la venta de ropa que era comprada en Bolivia.

Sin embargo, otra fuente consultada indicó que "iban a Jujuy para hacer un trámite y tenían el dinero que cualquiera puede llevar en un viaje".

La policía descarta que se tratara de un robo del automóvil ya que fue chocado por los delincuentes que luego le hicieron 15 perforaciones en la parte trasera.

"A la hora de especular, se descarta un tema de narcotráfico y se apunta más bien a que fueron "entregados". Alguien les pasó el dato a los delincuentes que llevaba dinero o alguna carga importante y por eso fueron atacados. Tenían una información errónea", explicaron.

En el ámbito judicial, el tema ha sido tomado con cautela ya que tienen a dos personas imputadas a los que se les secuestró dos armas calibre 38 con las que se habría producido el ataque.

Creen también que la otra arma utilizada, una pistola 9 milímetros se la llevó el delicuente que logró huir y está siendo buscado.

El sábado a las 21.30, los tres delincuentes que actuaron en el asesinato robaron un VW Voyage en el barrio Municipal de Gutiérrez, Maipú.

Ese auto fue utilizado para la persecución de la Partner que terminó con la muerte de Torres y luego fue perseguida por la policía desde el Acceso Norte a la altura del aeropuerto, hasta que se los detuvo en Costanera y Brasil de ciudad. En el vehículo se encontró un casquillo de 9 milímetros.

Con antecedentes

Zelada, residente en el barrio Quintanilla de Guaymallén, tiene antecedentes por delitos contra la propiedad, entre ellos un robo agravado de 2008 -por el que fue condenado a tres años de prisión- y en 2009 un robo agravado en poblado y en banda y estupefacientes.

En tanto que Estrella, quien vive en el barrio Los Pinos de Guaymallén tiene antecedentes por delitos contra la propiedad y las personas y en 2002 fue condenado a ocho años de cárcel por un homicidio.

Libre, en 2007 fue detenido por portación de arma de fuego. En abril pasado se le otorgó un régimen de semi libertad, oportunidad que aprovechó para no regresar a la cárcel.
Más notas de esta sección
Copyright 2010 Los Andes | Todos los derechos reservados