Convidos y copleros

Durante todo agosto tendrá lugar la Fiesta de la Pachamama de los Pueblos Andinos. La celebración pagana en una de las regiones más religiosas, responde a antiguas creencias incas que hoy se patentizan en una cultura mestiza, propia, con identidad muy definida.

domingo, 29 de julio de 2012

Si hay algo que caracteriza a nuestro noroeste son sus fiestas populares, esa autenticidad que no se doblega ni en tiempos cuando las comunicaciones no requieren un tête à tête. Allá prevalecen otras redes,  las que sobreviven a los tiempos y a los colonos de turno; las que se propagan de casa en casa, de pueblo a pueblo, abarcando lo pagano y lo religioso y, entre tanto, los nuevos tintes que la vida da.

Los rituales en torno a la Pachamama forman parte de esta inmensa red cultural especialmente en Jujuy y Salta. Por allí la mamá tierra, fértil y amorosa, tiene un mes dedicado a ella. Agradecer, honrar, pedir por un año de abundancia, para que la naturaleza dé sus frutos con generosidad, cubre la agenda de agosto.

El mes festivo

Desde el 1 de agosto los pueblos de la montaña se visten de color y cantan coplas, realizan ofrendas y brindan con esperanzas en  quichua, aimará y también en español. Los de la Quebrada de Humahuaca por ejemplo, son de esos poblados en los que hay que vivir esta tradición ancestral. Por allá los collas realizan apachetas para agasajar a la mamá grande y realizarle regalos no sólo por estos días sino todo el año. Y cómo no hacerlo si la Pachamama, según sus creencias, es la responsable de abrir sus entrañas y regalarle la vida a cada paso, tanto lo relacionado con la ganadería y la agricultura como lo que conlleva el trabajo; es el caso de los tejidos, las artesanías y hasta las cuestiones más cotidianas. 

El ritual en la Puna jujeña es el de la chaya o pago (tributo). Se la realiza el primer día de agosto, durante todo el mes, y en muchos lugares también el primer viernes de cada mes. Desde tiempos inmemoriales las ceremonias estaban a cargo de personas ancianas o de mayor autoridad moral dentro de cada comunidad, tradición que hoy continúa y que los aimara llaman 'yatiri'. Pero éstas no son las únicas ocasiones. Las ceremonias se repiten al partir de viaje o al pasar por una apacheta.

La agenda salteña

La XVII  edición comenzará el 1 de agosto a la 0 hora con el Ritual del Sahumerio en todas las casas del pueblo de San Antonio de los Cobres, en Salta. Ese mismo día, la Municipalidad hará la apertura del mes de la Pachamama. Por su parte, el evento central tendrá lugar el 4 de agosto. Esa jornada habrá exposición de artesanías regionales y comidas típicas de comunidades de la Puna.

También se exhibirán antigüedades autóctonas (chuspas, hondas, sogas, cerámicas, etc.). Luego de las palabras del jefe de la comunidad se dará inicio a la Ceremonia del Chayaco. Participarán comunidades collas y distintas etnias de la provincia tales como Wichi, Toba, Chorote, Chulupi, Gaurani, Tapiete, Chane y Diaguita Calchaquí. Más tarde danzas y música de sikuris, coplas a la homenajeada y bailes autóctonos de las distintas etnias tendrán lugar.

En tanto en la localidad de Tolar Grande, también habrán instancias festivas durante todo el mes, especialmente convidos. El 31 se encararán allí los actos del cierre.

Los turistas pueden participar de las diversas instancias, como la Ofrenda Colectiva que se da cada año en el cerro Sagrado de la Pachamama. Eso sí no deben olvidar llevar algo para ofrendar. Por la noche cuando las banderas de la Comunidad Colla de Tolar Grande, de Salta y de Argentina se izan, dan inicio a la celebración comunitaria en la que todos lo asistentes pasan, de a dos por el Pujio (Pozo) de la Madre Tierra para dejar su regalo y agradecer o solicitar algún favor a la "Pachita".

Este ritual es dirigido por el cacique de la comunidad Colla y participan todas aquellas personas que deseen agradecer y lograr “equilibrio, armonía y vinculación espiritual con la madre tierra y, a la vez, asumen el compromiso de cuidarse a sí mismos y proteger y cuidar a la Pachamama.

Hay otras costumbres también para esos días, como tomar el “Té de Limpieza” o “Té de Contra” (contra todos los males) se realiza a base de 7 hierbas curativas o con propiedades medicinales (rica rica, copa copa, tola, añagua, chichicana, flor de puna y coca) que se encuentran en la Puna o regiones del Altiplano.

Si no está para la fiesta de cierre no se preocupe. En los pueblos andinos, no es extraño que algunas de las familias lo inviten a participar de su propio ritual, en su apacheta cerca de su hogar.

Más notas de esta sección
Copyright 2010 Los Andes | Todos los derechos reservados